Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín 2011
San Fermín 2011
CON EL PAÑUELO ROJO | CALIENTE, CALIENTE

Homenaje sorpresa en los 50 Sanfermines de Noel Chandler

  • "Siempre en mi contrato con las empresas he puesto como condición viajar a San Fermín"

Imagen de la noticia

Noel Chandler, con jersey rojo al cuello, junto a amigos de Pamplona en la calle de la Merced. CALLEJA

0
Actualizada 10/07/2011 a las 02:09
Etiquetas
  • G. ASENJO . PAMPLONA .

Cincuenta años seguidos, sin fallar uno, viniendo a Pamplona. Es el galés de 72 años Noel Chandler, antiguo ejecutivo de Fujitsu por medio mundo. Miles y miles de kilómetros y miles de dólares invertidos durante medio siglo por una feliz adición: los toros y los Sanfermines. Recuerdan los más veteranos entre americanos, canadienses, irlandeses y suecos que este antiguo jugador de rugby en País de Gales es el patriarca de todos ellos en San Fermín. La gente de Pamplona como Tito Murillo o Atanasio le enseñaron a correr y él ha hecho lo mismo con otros visitantes. Se confiesa adicto a los toros desde que hace más de medio siglo entró en España desde África y se quedó impactado con el toreo largo y hondo, como el descubrimiento de una especie de ballet con la muerte de fondo. Aprendió de Antonio Ordóñez. Y todavía sigue aprendiendo porque viaja de feria en feria sin olvidar nunca Pamplona.

Este año, en el inicio de la fiesta que más ama, sus amigos americanos y de medio mundo le sorprendieron a su llegada a Pamplona regalándole 50 rosas y una fotografía enmarcada de Jim Holander. Y ayer le volvieron a sorprender sacándole de su casa de la calle Estafeta e invitándole a un almuerzo en la calle La Merced donde se escuchan las jotas de José Echarte "Puchero". Y pasaron corredores veteranos para felicitarle. No faltaron compatriotas de gigantesca calidad humana como Larry Belcher o Joe Distler. Recuerda que también conoció a Matt Carney, la referencia de todos los angloparlantes que llegaban a Pamplona. Matt Carney tenía la simpatía y la humanidad que le faltaba a Hemingway, y cuando murió, Chandler apadrinó a su hija que también ha llegado a correr en el encierro.

Ahora, alto ejecutivo jubilado, ha elegido retirarse en Madrid que es donde puede participar de algo que sólo se explica en el territorio de las emociones, el valor y el arte: el toreo. Lleva vistas más de 3.000 corridas.

¿Por qué esa pasión por San Fermín?

Nace por mi afición por el toro, los encierros y las corridas, pero sobre todo porque este pueblo me ha dado un montón de amigos especiales. Es una amistad distinta. En Sevilla, por ejemplo, no tengo tantos amigos. Ya soy excorredor, echo de menos el miedo de todas las noches y el salir con los amigos íntimos del encierro.

¿Cómo ha organizado su agenda para no faltar ningún año?

Tuve suerte con las empresas con las que he trabajado. Los primeros años estaba en Londres y hay vuelos muy baratos a Gibraltar. Siempre en mi contrato con las empresas he puesto como condición venir a Pamplona en el mes de julio.

Ha viajado desde Singapur por ver toros...

Fue para ver a Antonio Ordóñez en la corrida goyesca de Ronda.

¿Qué anécdotas no olvida?

En una ocasión, trabajando en Méjico, tomé un avión a Miami, para enlazar a Londres. Era un viernes. De Londres tomé otro avión a Bilbao y en aeropuerto alquilé un coche para llegar a mi casa en Pamplona. Me levanté por la mañana para llegar con tiempo a correr en el encierro de Tafalla. Llegué a Tafalla y vi que no había nada. Le pregunté a un policía y me dijo que el encierro ya se había celebrado. Resulta que me olvidé de cambiar la hora de Londres por la hora de España y me quedé sin encierro porque al lunes siguiente tenía trabajo en Londres. Fue divertido.

¿Cómo les explica a sus amigos una fiesta que ha evolucionado tanto en 50 años?

Hay cosas de ahora que no me gustan, como ese chico que citó a un toro en la Plaza de Toros. Eso es un problema como el enorme ambiente de la noche. Me gustaba la música espontánea de antes en los bares, no la música electrónica de ahora. Ahora es imposible oír una jota en la Plaza del Castillo. Es un folclore y una maravillosa cultura que debemos conservar. No puedo imaginar otro sitio en el mundo con esta variedad de cosas. Hay fiesta para todo el mundo, para los niños, para los veteranos, para todos. Pero soy un poco pesimista si pienso en el encierro.

Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra