Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín 2013

Los toreros, muy por encima de una pésima corrida de Alcurrucén

El torero López Simón (d) atiende a uno de sus subalternos tras un percance con el tercero de la tarde en su par de banderillas

El torero López Simón (d) atiende a uno de sus subalternos tras un percance con el tercero de la tarde en su par de banderillas

EFE
0
Actualizada 08/07/2013 a las 08:46
  • EFE. PAMPLONA
La compleja mansedumbre de los toros de Alcurrucén marcó en negativo el día de San Fermín en la Monumental de Pamplona. Pero si el festejo no cayó definitivamente en el abismo del tedio y el olvido se debió a la plena disposición de lucimiento de una terna que puso toda la entrega que le faltó a los astados.

El primero que salió por chiqueros fue el toro que esta mañana perdonó a las docenas de corredores que se amontonaban contra el vallado de Telefónica. Se paró entonces el de Alcurrucén, sin querer embestir a todos aquellos a los que tuvo a su merced, y se paró también por la tarde, desfondado ante la muleta de Antonio Ferrera.

Estuvo con él muy firme el extremeño, metiéndose entre la cuna de sus pitones para extraer con sacacorchos unas mínimas arrancadas. Igual que a éste, Ferrera también banderilleó al cuarto, sólo que haciendo aquí un despliegue de habilidad y conocimiento de la suerte, pero entre el silencio y el desinterés de unos tendidos sumidos en la merienda.

En la muleta, ese cuarto de Alcurrucén se movió bastante más que el que abrió el lote, pero de una forma engañosa, pues empezó a desentenderse en cuanto se sintió sometido. El torero de Badajoz, que siempre resolvió con gran oficio y facilidad, tuvo que volver a meterse entre los buidos pitones para apurar lo poco que ya le ofreció el animal.

Con un lote similar dio una gran dimensión en Pamplona el sevillano Antonio Nazaré. Y especialmente con el quinto, un astado altón, ensillado y de feas hechuras que también tuvo movilidad, pero sin ninguna entrega en las telas, siempre con la cabeza en las nubes.

Nazaré repitió la fórmula que había aplicado con el desrazado segundo, y se dispuso a torearle sin probaturas, presentando la muleta con sinceridad, clavando los talones en la arena y sin permitirse una sola ventaja.

Con esa firmeza de planta, movió el sevillano brazos y muñecas templadamente, apurando las reacias embestidas hasta el último centímetro en largas series de pases por ambas manos. Fue una labor de enorme capacidad y de larga duración, imponiendo sin una sola duda todo su mando a las desabridas embestidas.

Metida en fiesta la plaza, con las peñas dominando el ambiente, no tuvo el valiente y macizo trasteo de Nazaré el eco merecido. Aun así su enorme mérito no debe pasar desapercibido en una temporada en la que el de Sevilla está haciendo sobrados méritos para dar el salto a la primera fila.

Como valiente y dispuesto en todo momento estuvo también el madrileño López Simón, el torero menos rodado de la terna pero que nunca volvió la cara ante las dificultades de sus dos toros, el tercero tan parado como los dos anteriores y el sexto un violento manso al que se pasó por la faja sin pestañear, con verticalidad y quietud.

Se impuso también López Simón, porque en esto del toreo el valor siempre pudo más que la mansedumbre.

FICHA DEL FESTEJO:

Seis toros de Alcurrucén, con mucho volumen y muy serias cabezas pero muy desiguales de hechuras. En cuanto a juego fue una corrida mansa y descastada sin excepción, parados y reservones los tres primeros y con movilidad y complicaciones los últimos.

Antonio Ferrera: estocada trasera (silencio); tres pinchazos estocada perpendicular (silencio).

Antonio Nazaré: pinchazo y estocada desprendida (silencio); estocada (vuelta al ruedo).

López Simón: estocada baja y descabello (silencio tras leve petición); estocada (silencio).

El banderillero David Peinado resultó cogido al banderillear al tercero y fue atendido en la enfermería de una herida por asta de toro, de 10 centímetros y en scalp, en el cuero cabelludo, calificada como leve.

La plaza se llenó en el tercer festejo de la feria.


Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra