Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
FERIA DEL TORO 2013

Dos valientes sin recompensa

El Juli y Jiménez Fortes malogran con la espada un triunfo grande en Pamplona, mientras que Padilla se fue de vacío

El diestro Jiménez Fortes da un pase con la muleta al primero de su lote, durante la sexta de la Feria del Toro de los Sanfermines 2013

El diestro Jiménez Fortes da un pase con la muleta al primero de su lote, durante la sexta de la Feria del Toro de los Sanfermines 2013

EFE
0
Actualizada 12/07/2013 a las 21:40
Etiquetas
  • EFE. PAMPLONA
Dos toreros valientes, entregados y con autoridad para resolver toros con notables complicaciones se negaron a sí mismos la salida por la puerta grande por la falta de contundencia con los aceros de muerte. 

Tanto "El Juli" como Jiménez Fortes, el maestro veterano y el prometedor aspirante, habían cortado ya una oreja cada uno a los primeros toros de sus lotes y por eso echaron el resto con los segundos en pos de una salida triunfal, a pesar de que los astados les dieron muchas menos opciones de lucimiento.

"El Juli", que fue premiado por una faena irreprochable técnicamente a un segundo toro de escaso motor y sin fuerza en los riñones, desplegó toda la autoridad de su muleta con el quinto, un rematado castaño que se reservó todas sus embestidas.

El diestro madrileño nunca le dejó desarrollar sus ganas de defenderse y violentarse, sino que impuso desde el primer momento su autoridad bajándole la mano y obligándole a tomar el engaño aun a regañadientes.

No tuvo el de "El Pilar" ni una sola posibilidad de tropezar la muleta de un "Juli" siempre afianzado en la arena y que dilató una faena que parecía improbable sólo unos minutos antes. Sólo los fallos con la espada, los únicos que tuvo durante toda la lidia, le negaron un premio muy ameritado.

También Jiménez Fortes le había cortado una oreja a su primero, un escurrido y anovillado toro de "El Pilar" que, justito de fuerzas, tuvo una gran clase en su noble forma de embestir.

Descolgando el cuello y tomando los engaños con temple, el torillo pedía un pulso que no logró darle el malagueño hasta mediado el trasteo, que tomó su vuelo definitivo cuando Fortes echó las dos rodillas en tierra y cuajó una gran tanda de largos y lentos muletazos que puso en pie los tendidos pamploneses.

Para compensar el lote, al joven espada le correspondió en sexto lugar un toro de mucha seriedad y cuajo, ese "Langostero" que tan malas noticias había dado en el encierro.

Acusó en el ruedo el de Moisés Fraile sus fechorías mañaneras moviéndose por la plaza con poder y sin ninguna entrega, rondando con incertidumbre y con los pitones en la nubes, la cintura de su matador.

Pero no por ello se amedrentó Fortes, sino que hizo un alarde de valor para pasarse por delante esa tremenda y experta cornamenta una y otra vez, con una férrea plomada sobre la arena durante una faena de largo metraje que resolvía cualquier duda sobre sus ganas de triunfo. Pero una estocada defectuosa y dos golpes de descabello le dejaron sin posibilidad de una muy merecida recompensa.

Juan José Padilla fue recibido de nuevo como un ídolo en Pamplona, pero esta vez el jerezano se encontró con dos toros sin apenas opciones: un primero rajado a las primeras de cambio, al que banderilleó con vibración, y un cuarto desrazado con el que, buscando la complicidad de las peñas de sol, mostró su versión más populista antes, también, de fallar con los aceros.

FICHA DEL FESTEJO

Cuatro toros de "El Pilar" y dos -segundo y sexto- de Moisés Fraile. Todos cinqueños, muy desiguales de cuajo y volúmenes y, salvo el noble y enclasado tercero, de juego complejo por falta de fuerzas o entrega.

Juan José Padilla: media estocada trasera y descabello (silencio); y estocada trasera tendida y dos descabellos (ovación tras aviso).

Julián López, "El Juli": estocada honda desprendida (oreja); y pinchazo, media estocada trasera y dos descabellos (silencio).

Jiménez Fortes: media estocada delantera (oreja); y media estocada tendida trasera y dos descabellos (silencio).

La Monumental de Pamplona se llenó en el octavo festejo de los Sanfermines, en tarde de calor bochornoso.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra