Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
San Fermín 2013

Boquiabiertos bajo la carpa del circo

  • Los acróbatas y los animales adiestrados son los grandes artistas de un espectáculo que visita Pamplona durante los Sanfermines

0
Actualizada 10/07/2013 a las 22:12
Etiquetas
  • ujué lorente. pamplona
Los toros no son los únicos protagonistas de los Sanfermines. Al menos dentro de la carpa que aloja el Circo Mundial, que visita Pamplona hasta el 21 de julio y donde se pueden apreciar actuación de tigres dorados, perros malabaristas, camellos y elefantes. Esta espectáculo que puede acoger hasta 1.700 personas en el jardín de La Casa de Misericordia, también incluye acróbatas, bailarines, trapecistas y payasos.

Sin duda, la mayor ovación se la llevaron este miércoles por la tarde los acróbatas, quienes en su primer acto entusiasmaron a los asistentes con acrobacias sobre dos ruedas giratorias enormes en lo alto de la carpa circense. Después continuaron con los malabares sobre una fina cuerda situada a varios metros sobre el suelo. Los espectadores miraban hacia el techo del recinto con nervios esperando que saliera todo bien. Y salió.

Sobre una moto de tres ruedas pisó la arena el malabarista Marco Lorador, quien a ritmo de música discotequera, lanzó malabares y pelotas al aire. Tras él, llegaron seis perros que caminaban sobre unas pelotas enormes y daban vueltas sobre ellas. También anduvieron en un patinete, una idea que a muchos de los niños asistentes les dio la risa y alguno hasta aseguró que lo probaría con su animal.

Con metralletas y pistolas aparecieron los 'Gangsters de Chicago', a quienes apenas se les veía la cara debido a los característicos sombreros negros que llevaban. Sobre una colchoneta y con un columpio colgando del techo, hicieron triples saltos mortales, al son de música de la época. El hombre láser hizo bailar a los asistentes con ritmos electrónicos de fondo. Además, los trapecistas voladores saltaron de columpio a columpio sobre el público.

Los animales también consiguieron los aplausos y sonrisas del público. Los tigres dorados y el blanco sacaron una sonrisa a mayores y pequeños cuando pisaron el coso y comenzaron a saludar. Muy obedientes, siguieron las instrucciones de su domador, Alfred Beautor. Bajo su látigo también siguieron sus instrucciones los cuatro camellos siberianos blancos. Tampoco faltaron los caballos, quienes interpretaron un baile dirigido por tres amazonas y un jinete. Y, finalmente, llegó el turno de los elefantes, quienes dieron vueltas, se agarraron de las trompas y saludaron al público en su actuación.

El turno de los payasos estuvo reservado para los minutos entre actuación y actuación. Entre cada una de las interpretaciones, los payasos hacían su aparición entre las gradas y sacaban al público para hacerles sonreír. Cinco asistentes fueron los protagonistas del último número musical, en el que un payaso organizó una simpática orquesta.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra