Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

PERSONAJES DE LA FIESTA

"Fui la primera en vestir a la primera alcaldesa de Pamplona"

Carmen Ibáñez Ursúa, modista del Ayuntamiento de Pamplona
Carmen Ibáñez Ursúa, modista del Ayuntamiento de Pamplona
J.P.E.
  • JOANA PERNAUT. PAMPLONA
Actualizada 06/07/2013 a las 06:01
Diseña ropa con la creatividad de su madre y la tenacidad de su padre. Sus puntadas han creado los trajes de gala de las concejalas de Pamplona. De hecho, Carmen Ibáñez Ursúa es la modista del Ayuntamiento desde 1999. "Lo recuerdo muy bien porque fue el año en el que Yolanda Barcina salió elegida y fui la encargada de vestir a la primera alcaldesa de la ciudad", relata.

El día en el que le tomó las medidas a la actual presidenta de Navarra tampoco se le borra de la memoria. Describe que llegó a su estudio rodeada de unas cuatro personas, algunos periodistas, y que no pararon de hacerle fotos: "Todo aquello fue muy fuerte", expresa contudente.

Pero a Ibáñez lo que le preocupaba era que había realizado cambios en los vestidos de las ediles que, hasta el momento, nadie del Consistorio pamplonés había aprobado. "La largura de los trajes llegaba a los tobillos, pero al ser de gala y al ir los hombres vestidos con frac, tenía que alargarlos hasta los pies. No sé si gustará, le comenté a Barcina, y ella me respondió: 'Me gusta a mí', así que genial".

Para Ibáñez, esta tarea implica "mucha responsabilidad". Para los nueve trajes, cada uno de más de 2.400 euros, ha invertido unos tres meses de trabajo y días sueltos para realizar cambios por embarazos y accidentes que han sufrido las representantes municipales. Cuando habla de su oficio, se cuela el nombre de su madre, Carmen. Falleció el año pasado e Ibáñez cada vez da más importancia al apellido materno, hasta en su estudio, donde luce con letras más grandes: "A ella le gustaba mucho la manualidad, siempre la recuerdo cosiendo bordados, era muy de detalles, de color y muy pausada. Y eso lo he sacado de ella".

Natural de San Adrián y con una edad que "no se nombra", se declara muy "devota de San Fermín" y una amante de su profesión, a la que llegó por casualidades. Ella había estudiado Administración de Empresas y trabajaba como secretaria. A los 21 años se casó y con 22 tuvo a la primera de sus dos hijas, Sonia. A la pequeña comenzó a hacerle la ropa, siguiendo en parte los pasos de su madre. Y en una tienda de Pamplona sus diseños llamaron la atención. "Me preguntaron que dónde la compraba y me empezaron a encargar bocetos".

Y de los bocetos llegó su propio estudio. Primero se ubicó en La Milagrosa, a continuación en Carlos III, justo encima de la tienda en la que "la descubrieron". Siguió en la calle San Fermín y desde hace dos años trabaja en la Plaza del Castillo. Entre tanto, estudió patronaje y alta costura y todas las navidades viajaba a Italia para seguir aprendiendo. "Un profesor me decía que soy como una esponja, que tengo que absorberlo todo, y así es", opina.

EL BLANCO Y ROJO, UN "UNIFORME ECONÓMICO"

Confiesa que su pasión es "vestir a las personas que se dejan asesorar" y que le gusta mucho la Princesa Letizia. Entre sus diseñadores favoritos figuran Balenciaga, Galeano y Armani, y sobre el atuendo que se utiliza en San Fermín valora: "Son prendas cómodas, adecuadas para la fiesta. Es un uniforme muy económico, que lo puede llevar todo el mundo para estar todos juntos con una misma idea. Para mí el día 6 es muy emotivo".

Estas fiestas ella vestirá con creaciones propias, como las que luce en la fotografía. El resto del año también lleva prendas 'made in' Carmen Ibáñez Ursúa. "Todas las chaquetas son mías. Pero soy muy de vaqueros y ésos me los tengo que comprar", admite.

En su estudio, la crisis ha entrado sobre todo este año, según declara. "De tener listas de espera de 7 meses en 2007 y 2008 he pasado a hacer los vestidos en mes y medio". Ibáñez afirma que ninguna de sus dos hijas, Sonia y Noelia, va a seguir sus pasos. Eso sí, sabe que ambas están orgullosas, al igual que su marido.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE