Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Opinión
Editorial

El riesgo de lastrar la gobernabilidad

El presidente Sánchez ha dejado claro su propósito de continuar el Gobierno de coalición. España necesita una política más centrada ante los problemas que entraña la recuperación

  • Diario de Navarra
Actualizada 03/01/2021 a las 06:00

El presidente Pedro Sánchez puso esta semana una nota de sobresaliente a su primer año de Gobierno y dejó claro su propósito de continuar con la coalición PSOE-Unidas Podemos. Tampoco podía pronunciarse en otro sentido. La apuesta por los apoyos que contribuyeron a la moción de censura contra Rajoy y los que aseguraron su investidura para sacar adelante sus primeros presupuestos, impide a Sánchez despertar ninguna duda sobre cómo piensa llegar hasta 2023. Por ahora todo indica que no será él quien se desentienda del pacto suscrito con Pablo Iglesias. Y éste solo está en condiciones de amagar con una posible ruptura. La pandemia contribuyó a suavizar las desavenencias latentes entre socialistas y morados. Pero sus consecuencias han trastocado el “programa de progreso” que puso en valor las intenciones de Unidas Podemos, orillándolas o posponiéndolas para cuando se haga patente la recuperación. La pandemia permitió al Gobierno de coalición concentrar un poder sin precedentes en democracia sobre los resortes legales del Estado y sobre la cotidianeidad ciudadana, hasta el punto de anular a la oposición y relegar a las demás instancias constitucionales. Pero diez meses de excepcionalidad generan un desgaste en todos los órdenes, que se hacen sentir hasta en las relaciones personales dentro de un Gobierno de coalición. El problema para el país no consiste en que los socios del Ejecutivo central mantengan y aireen diferencias, siempre que el Consejo de Ministros adopte decisiones de manera colegiada. El problema radica en que ambos socios se acomoden en sus disputas para eludir responsabilidades de gobierno, y para transmitir el mensaje de que el futuro de España depende solo de cómo se entiendan las izquierdas. Imaginemos que la conversión del Consejo de Ministros en el órgano de decisión sobre el destino del Fondo Next Generation haga pivotar la distribución de sus ayudas en torno al pulso que mantienen Sánchez e Iglesias. O que el Gobierno como tal haga suya la ilusión ‘podemita’ de sumar a sus fuerzas a ERC y EH Bildu para el resto de la legislatura y pase lo que pase. España necesita una política más centrada ante las dificultades que entraña la recuperación.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE