Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

SOPA DE LETRAS
SOPA DE LETRAS

Mi bisabuelo y el cumpleaños de internet

Se cumplen 30 años del nacimiento de Internet. Una realidad que ha transformado nuestra forma de relacionarnos, de trabajar, de aprender y de divertirnos.

Belén Galindo
Belén Galindo
Actualizada 29/03/2019 a las 13:00

Mi abuela Luisa solía contar que su padre vivió con fascinación la llegada del primer aparato de radio a casa. Nos decía que el bisabuelo Mariano, cuando enviudó y se trasladó a vivir a la ciudad con su hija –mi abuela- , acostumbrado a la vida sencilla del campo, no podía entender que, de una caja de madera, saliera una voz elegante y timbrada que cada mañana daba en el parte las noticias de la jornada. Así que, antes de sentarse a la mesa a desayunar, se aseaba y se acicalaba con esmero, se vestía con el traje de los domingos y se preparaba para escuchar a aquel caballero tan educado con el que interactuaba como si de una conversación se tratara, asintiendo con la cabeza cada poco, incluso respondiéndole al saludo, porque estaba convencido de que dentro de aquel aparato mágico había una persona que se dirigía directamente a él.

Últimamente me he acordado en varias ocasiones de mi bisabuelo. Me ha ocurrido al hilo de conversaciones acerca de lo mucho que avanza la tecnología o en momentos en que me he parado a pensar cómo esa tecnología está modificando usos, costumbres, formas y hasta el fondo de lo que somos como seres humanos. No hace falta remontarse hasta comienzos de los años 60, con la irrupción masiva de la radio en los hogares de España, para tomar conciencia de lo rápido que avanza todo. Yo misma viví mi infancia en un entorno de tecnología incipiente que nada tiene que ver con el de hoy en día. Nosotros no teníamos teléfonos móviles, ni ordenadores, ni internet. Los baby boomers fuimos la generación de la televisión, del fax, de las enciclopedias y del teléfono alámbrico, así que hemos asistido a la llegada de los grandes cambios subiéndonos al carro de la tecnología no ya como nativos sino como inmigrantes digitales, adquiriendo los usos y los nuevos medios a pesar de habernos criado en un mundo analógico, en un entorno de comunicación lineal y cercano.

Este mes de marzo acaban de cumplirse 30 años del nacimiento de internet. Tres décadas desde aquel 12 de marzo de 1989, cuando nació la World Wide Web, que cuenta ya en España con más de 33 millones de internautas , lo que representa el 71% de la población, y que suma 200 millones de dispositivos conectados, según datos del informe Cisco VNI.

En estos 30 años, han pasado muchas cosas. En términos tecnológicos, muchas más de las que han ocurrido en los últimos 300 años. Internet ha transformado nuestra forma de trabajar, de aprender y de divertirnos y, a día de hoy, casi una tercera parte de los españoles no imaginamos cómo podríamos vivir nuestro día a día sin internet o sin teléfono móvil o cómo podríamos desarrollar nuestros trabajos sin estar conectados o sin tener toda la información que podamos necesitar al alcance de un clic. No nos resulta fácil imaginar salir a la calle sin nuestro teléfono móvil, ese aparatejo amado y vilipendiado a partes casi iguales que nos conecta con todo y con todos, y nos hace sentir como si lleváramos el mundo en el bolsillo.

Internet ha traído consigo muchas cosas positivas, qué duda cabe, conectando personas, creando nuevas formas de trabajo y facilitando nuevos entornos de aprendizaje. Otra historia sería hacer balance de la cantidad de problemas y conflictos que ha generado, comenzando por el elevado nivel de dependencia que padece ya un alto porcentaje de usuarios, sobre todo los más jóvenes. Me pregunto qué diría o qué haría mi bisabuelo Mariano si pudiera asomarse a este tiempo. No sé si podría llegar a asimilar nuestra permanente conectividad universal o si esto ya a él le parecería una auténtica jaula de grillos y optaría por darse media vuelta y seguir conversando con el locutor del parte radiofónico.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE