La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Opinión
OPINIÓN

Las demoras del carril bici

Imagen de Jesús Sukuntza

Jesús Sukuntza

13/09/2017 a las 06:00
Etiquetas
  • Jesús Sukuntza

Desde hace unos años, San Sebastián se ha convertido en un referente gracias a su política de infraestructuras ciclistas y está logrando que la bicicleta sea una de sus grandes señas de identidad. Todo esto, lejos de ser fruto de la casualidad, ha obedecido más bien a la voluntad, al compromiso y al esfuerzo mostrados por los distintos agentes implicados en la promoción de dicho medio. En la historia de este proceso ha habido un hecho significativo que ha marcado un antes y un después. Se trata de la creación del famoso y, en su tiempo, polémico carril bici de la Concha.

Sus orígenes se remontan a 1991, cuando la asociación ciclista Kalapie propuso un diseño de carriles bici, que fue proyectada por el Ayuntamiento en el barrio de Ibaeta con el fin de facilitar una futura conexión con el resto de la ciudad. Después de 11 años de pulsos reivindicativos con manifestaciones, contramanifestaciones y otras movilizaciones, por fin, en el año 2002 se hizo realidad. Para ello, contó con el apoyo de 75 entidades ciudadanas, destacando entre ellas, Kalapie y la plataforma ciudadana Bidegorria Kontxan (Carril bici en la Concha), y también con el compromiso firme del alcalde de entonces, Odón Elorza.

Se materializó así un carril bici bidireccional, al estilo de eje radial, desde el barrio de Antiguo hasta la Playa de la Concha. A su vez, la calzada, vía principal con dos carriles por sentido (con conexión con la N-1, con la Autopista a Bilbao, con Igueldo y con Universidad) se convirtió en una vía de circulación motorizada con un único carril por sentido. Hoy, nadie duda del éxito rotundo de esa doble actuación, tanto para los coches como para las bicicletas. Por dar un dato, la media de desplazamientos diarios en bicicleta por el carril bici de la Concha en el mes de agosto de 2016 fue de 5.745 (según la Secretaria Técnica de Planificación Territorial de Guipúzcoa).

Si hacemos la comparativa, por su trascendencia, del carril bici de la Concha con lo que podría ser su equivalente en Pamplona, el futuro carril bici de Pío XII, lo primero que salta a la vista es que llevamos 15 años de retraso en políticas de infraestructuras ciclistas respecto de San Sebastián. Pero, por fin, tendremos un importantísimo eje de movilidad ciclista, que nos permitirá movernos de manera cómoda y segura, facilitando que el uso de la bici pueda estar al alcance de cualquiera y que el número de usuarios vaya incrementándose. Unirá zonas de gran concentración de población y de desplazamientos habituales: Mendebaldea, Iturrama, Zona Hospitalaria, Echavacoiz, San Juan, Universidad de Navarra, Casco Viejo, Primer Ensanche, Barañáin, y además con posibilidades de uso como Camino Escolar Seguro hacia los diversos centros escolares que se encuentran a su alrededor.

Con todo esto a favor, podemos pensar en que dicha actuación, si se hace correctamente, ateniéndose a los correspondientes criterios técnicos de homologación (por cierto, no estaría de más que fuese pintado, cosa que, inexplicablemente, no se hace en Pamplona), podría marcar un punto de inflexión y una nueva etapa en lo que debería ser la creación de una red básica y conexa de carriles bici. Se trata de una vieja demanda ciudadana, tal y como lo ponen en evidencia las numerosas encuestas realizadas en Pamplona.

Pero, por otro lado, no conviene olvidarse de los opositores al carril bici, sean ciclistas o no. Se ha comentado el temor de los comerciantes a que dicha actuación pueda tener una repercusión negativa sobre su sector. Sin embargo, numerosos estudios ponen de manifiesto que la afluencia ciclista favorece al comercio. La Comisión Europea de Medio Ambiente, en la obra En bici, hacia ciudades sin malos humos, afirma que “los automovilistas no son mejores clientes que los ciclistas, los peatones o los usuarios de los transportes públicos” o que “los ciclistas compran menos cantidad cada vez que van a comprar y van con mayor regularidad y están más expuestos a la tentación”.

Respecto a los ciclistas contrarios al carril bici, que también los hay, creo que sus opiniones y críticas son muy respetables, siempre y cuando sus intervenciones sean en torno al proyecto y sus posibles alternativas, y no en forma de ataque a las personas que lo defienden, como se ha dado algún caso, valiéndose de la crítica destructiva y despiadada, que lo único que hace es descalificarles a sí mismos (¿no será que hay nerviosismo y miedo ante la posibilidad de que el carril de Pío XII tenga éxito y cree el efecto llamada para seguir haciendo más carriles bici?). De manera que quienes prefieran circular por la calzada, coexistiendo con los coches, que lo hagan, pues nadie se lo va a impedir, faltaría más, pero eso sí, sin poner impedimentos a que otros puedan hacerlo por los carriles bici, respetando la total legitimidad de quienes optan por ellos para sentirse seguros y protegidos.

Si de verdad nos importa la bicicleta, pedaleemos, pero también dejemos pedalear a los demás, pues no sobramos nadie.

Jesús Sukuntza Lazkano es ciclista urbano y miembro de la Asociación de Medios de Transporte Saludables (AMTS)


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra