Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
ANÁLISIS

Amor a palos y bajo vigilancia

José Murugarren

José Murugarren

Actualizada 11/11/2016 a las 10:47
  • JOSE MURUGARREN
A+ A-

La golpeaba y ella no decía nada. Su único mecanismo de respuesta era inventar una esperanza ingenua, conjurándose para que no volviera a repetirse. La maltrataba de nuevo y callaba…, por los hijos. Como si la violencia sufrida fuera un fracaso que le avergonzaba. Como si ella asumiera con su silencio una responsabilidad en las palizas que recibía. Mentía al médico en cada visita cuando le preguntaba por los moratones que le salpicaban la espalda; mentía a su familia; a los amigos y tiraba adelante ocultando el drama. Por los hijos. Ni siquiera era capaz de verse como víctima de violencia de género cuando en los informativos de televisión se relataban casos como el suyo. Pudo quitarse la venda de los ojos cuando dos de sus hijas denunciaron al padre por malos tratos. Las hijas por quienes ocultaba una existencia de golpes le despertaron la conciencia sobre su propia situación. Lo confesaba esta semana una víctima en Diario de Navarra. Una de las 245 mujeres que en Navarra llevan algún tipo de vigilancia policial.


VÍCTIMAS CON ESCOLTA


No entiendo por qué hay hombres capaces de decir te quiero y golpear casi al mismo tiempo a sus parejas. No lo comprendo. Es una reflexión simple, muy simple, pero esta semana se han producido dos episodios distintos pero estremecedores: el asesinato de una periodista a manos de su ex pareja en Burgos y el descubrimiento de que 245 ‘escoltas’ protegen a mujeres maltratadas. La violencia de género es un problema viejo, cultural y forma parte del paisaje de barbaridades que padecemos a diario. Pero, en ocasiones, un texto, una fotografía, una conversación estimulan la capacidad de pensar. Lo ha sido imaginar mujeres que llegan a la compra, al trabajo, al pediatra con el niño acompañadas de un “escolta” que les protege del escalofrío de figurarse la proximidad de su atacante; marido, novio, pareja. Que haya 245 víctimas revela que hay otros tantos agresores, es decir, varones. Hombres que analizan (analizamos) estos casos como si no fueran con nosotros, como si quienes atacan a sus mujeres fueran unos perturbados. Lo grave es que hay demasiados locos. Todos los años mueren en España alrededor de 60 mujeres. En 2016 ya hemos superado la treintena. ¿Qué podemos hacer? Los hombres deberíamos hablar de esto. Afear los chistes que convierten a las mujeres en seres sumisos, doblegados y risibles. Y hablar para desautorizar a los agresores. Alguien me dijo en una ocasión que los hombres no hablamos de lo importante. Que nos refugiamos en conversaciones banales porque utilizamos “anticonceptivos contra el pensamiento”. Es una exageración. Afortunadamente una persona (también un hombre) puede mirar 999 veces un problema y de repente, al hacerlo mil veces, descubrir una chispa. Esa luz seguro que abre una puerta. Abramos puertas que desechen denominaciones como “crimen pasional”, “violencia doméstica” para algo que sigue siendo violencia contra las mujeres. Que todo el mundo sepa que la violencia es el último recurso del incompetente. Y que la ley se preocupe de que quien pone la mano encima de una mujer, no la vuelva a poner más.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra