La Hemeroteca
Hoy puedes ver DN+ sin publicidad, como si tuvieras una suscripción... Suscríbete y será así todos los días.
Suscríbete a DN+
Opinión
EDITORIAL

Sánchez fractura la coherencia del PSOE

La aspiración de ser una alternativa al Gobierno del PP no puede ser a cualquier precio

Actualizada 23/09/2016 a las 21:38
  • DN.ES. PAMPLONA
La iniciativa del secretario general socialista, Pedro Sánchez, de celebrar unas primarias el próximo 23 de octubre para nombrar nuevo líder del partido ha convulsionado los cimientos de la dirección. Varios dirigentes territoriales ya han mostrado su oposición, e incluso los presidentes de la Junta de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y Aragón, Javier Lambán, le han avisado de que sería incoherente e irresponsable desdecirse del compromiso que adquirieron los socialistas en abril para no celebrar ese cónclave hasta que no haya gobierno. En cualquier caso, la errática e incomprensible postura de Pedro Sánchez al obstaculizar la gobernabilidad de España no solo es rechazada por gran parte de la opinión pública sino que son sus propios compañeros quienes no salen del desconcierto. Y eso en víspera de las cruciales elecciones vascas y gallegas de mañana, donde el secretario general se juega el poco crédito que le queda. Se puede entender que el dilema que debe resolver el PSOE, entre facilitar la gobernabilidad y ser fiel a su proyecto político y a su programa electoral, provoque un arduo debate interno, pero exhibir los trapos sucios no sólo destruye el partido sino que desorienta a los votantes. Pedro Sánchez ha seguido hasta ahora el mandato del comité federal de diciembre, en el que se acordó que no se daría respaldo al PP ni se pactaría con partidos independentistas. Pero la responsabilidad de un líder es actuar en consecuencia. Algunos antiguos líderes -González, Zapatero, Borrell- se mostraron partidarios de dejar gobernar al PP. Y ha habido quien defiende que cualquier solución -la abstención para la investidura de Rajoy incluida- es mejor que unas terceras elecciones. A pesar de ello, las intenciones de Sánchez pocos las entienden. De momento sólo han servido para desatar una batalla interna y para terminar de hartar a una ciudadanía cansada de los particularismos de una clase política que ha olvidado el interés general. Proponer un gobierno alternativo al de Rajoy, hoy a todas luces inviable, es un absurdo impropio de un partido como el PSOE, hasta ahora el relevo natural del PP. Pero esa deseable aspiración no puede alcanzarse a cualquier precio. Y menos a costa de cargarse su propia credibilidad.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra