UNIONES

Resistencia bancaria a las fusiones

Por ahora, no hay una urgencia para afrontar estas operaciones, como sí ocurría en 2009 o 2010

Sede de CaixaBank en Barcelona.

Sede de CaixaBank en Barcelona.

ARCHIVO
Actualizada 04/06/2016 a las 22:47
  • COLPISA. MADRID
En apenas siete años de crisis, la banca ha vivido un proceso matrimonial del que han resultado apenas una quincena de grupos financieros frente a los más de 50 solteros que convivían en 2009. Pero aún no es suficiente, a pesar de que en ningún otro país de Europa se ha materializado tal cantidad de uniones. Los clientes ya estaban acostumbrados a cambios en las marcas, en las políticas comerciales y hasta en sus números de cuenta, cuando el sector vuelve a mostrar síntomas de debilidad: su rentabilidad media apenas alcanza el 6%, la morosidad que acumulan en sus préstamos impagados aún asciende al 10%, continúan realizando provisiones en el entorno de los 25.000 millones de euros por los problemas de su ladrillo 'tóxico'... El diagnóstico está claro: necesitan fortaleza; la medicina, también: fusiones. Pero del inicio del tratamiento no se sabe absolutamente nada.

Y ello a pesar de que algunas estimaciones, como la realizada por Funcas en su último Cuaderno de Información Económica, indican que el ahorro en costes que conseguirían las entidades españolas podría alcanzar hasta el 24% con respecto al actual. Pero la resistencia a tratarse es total, pese a la presión que ejercen instituciones como el Banco Central Europeo (BCE), instando continuamente a conformar grandes bancos incluso en el ámbito europeo, más allá de las fronteras de cada país. Fuentes del mercado señalan que el problema es que "ninguna entidad quiere, por ahora". Pero desde el sector reconocen que a dos años vista será imposible contenerse a este nuevo movimiento de integraciones. "En 2016 sería una sorpresa", relatan algunos profesionales ligados a la banca. Pero estos mismos agentes reconocen que llegarán en 2017.

Por ahora, las entidades se protegen. Así lo habría hecho Banco Popular al lanzar la macroampliación de capital de 2.500 millones de euros a finales de la semana pasada. "Ante la posibilidad de una fusión, la entidad se ha intentado reforzar para aguantar", indica Javier Díaz Jiménez, profesor de IESE. Los expertos recuerdan que ya se están desarrollando operaciones similares en otros bancos de Italia; y que es una práctica necesaria en el sector portugués. Incluso en España hay bancos con un capital que es "débil" y que se verá abocado a ampliar. De hecho, se mantiene la idea de que las firmas que consigan ampliar capital mantendrán su autonomía; y las que no lo logren, estarán más expuestas a la competencia.

Además de estas operaciones, las entidades seguirán realizando otras, mucho menos llamativas en el día a día, pero que están cambiando el sector. "Están diversificando sus negocios, vendiendo parte de las actividades en las que operan o cambiando sus políticas de comisiones", recuerda Santiago Carbó, de CUNEF.

Y sin olvidar la partida en la que todas están actuando en estos momentos: los gastos. Los expedientes de empleo se suceden -los últimos, los de Santander o Liberbank-, mientras las oficinas siguen cerrando muchas más puertas de las que se abren, a cuentagotas.

Por ahora, no hay una urgencia para afrontar estas operaciones, como sí ocurría en 2009 o 2010. Y los consejos de administración de los compradores valoran qué firmas pueden comprar para incrementar su cuota de mercado en determinados territorios donde ahora no se encuentran o en sectores de clientes estratégicos, como las pequeñas y medianas empresas.

Pero, al mismo tiempo, la necesidad apremia. El sector "se encuentra en un periodo muy difícil", explica Fernando Gil de Santivañes, gestor de renta variable de Mutuactivos. "Los tipos de interés, que se mantendrán bajos mucho tiempo, limitan la rentabilidad". Y, a la vez, "la regulación es cada vez más restrictiva", apunta. A pesar de la coyuntura, Gil de Santivañes considera que "determinados modelos de negocio presentan mucho valor y saldrán reforzados" en el futuro.

OBJETIVO: LAS ANTIGUAS CAJAS

Pero, ¿quiénes son los clientes que pueden ver cómo sus actuales entidades inician nuevos procesos para unirse con otras? Popular se encontraba en todas las apuestas de los analistas y Sabadell podría haberse convertido en su nueva pareja. El núcleo accionarial de la entidad presidida por Angel Ron ha mantenido la fortaleza. Aparcada, por ahora, esta operación, el sector se fija en muchas de las antiguas cajas de ahorro, reconvertidas en bancos pero sin la eficiencia necesaria como para avanzar en su actual estado. En primer lugar aparecen las que no están cotizadas, como Unicaja, Abanca o Mare Nostrum (BMN). La posibilidad de que Bankia adquiera BMN está sobre la mesa, pero se trata de una decisión que solo se tomaría con un nuevo Gobierno en marcha tras las nuevas elecciones. Entre las entidades regionales que cotizan, Liberbank está en el disparadero. Pero el entorno político aún tiene mucho que decir al respecto. En todo este proceso, las grandes firmas como Santander, BBVA y CaixaBank jugarán un papel clave.

Para Javier Díaz Jiménez, "no hay otra solución". Y aporta este cálculo: con tres entidades por país, Europa tendría 60 bancos, "y esto no tiene sentido". Este experto sostiene que a medio plazo "habrá varios grandes bancos, pequeños y medianos intermediarios en cada país y, por otra parte, compañías que hagan la gestión de los cobros y pagos". En cualquier caso, Jesús Palau, de ESADE, considera que, antes de lanzarse a las fusiones, "habrá que ver si todas las entidades son rentables, porque si no lo son, fusionándose no ganan nada". Se pregunta Palau si firmas como Banca March o Kuxtabank tienen que someterse a procesos de integración, cuando en solitario mantienen elevada rentabilidad. Esta heterogeneidad del sector determinará cuál será la radiografía futura de la banca española.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra