ENERGÍA

España, el quinto país con el recibo de la luz más caro de la Unión Europea

El recibo medio ha conseguido mantener la estabilidad en ese periodo en el que apenas se ha incrementado un 0,1% con respecto a los seis últimos meses de 2014

La factura media sigue superando en casi dos euros por cada 100 Kwh a la europea.

La factura media sigue superando en casi dos euros por cada 100 Kwh a la europea.

ARCHIVO
28/05/2016 a las 06:00
Etiquetas
  • COLPISA. MADRID
La luz es cara en España. Pero apenas ha subido en los últimos tiempos. E incluso otros países europeos le han tomado la delantera en cuanto al coste de la electricidad. Lo dice la oficina estadística comunitaria, Eurostat, en su informe periódico sobre el coste de la factura para los hogares. El precio que pagan las familias es el quinto más elevado de toda la Unión Europea, al alcanzar los 23,7 euros por cada 100 kilovatios/hora (Kwh) consumidos en el segundo semestre de 2015.

Sin embargo, el recibo medio ha conseguido mantener la estabilidad en ese periodo en el que apenas se ha incrementado un 0,1% con respecto a los seis últimos meses de 2014. La diferencia es notable si se compara con la subida de precios europea, que ascendió un 2,4%. Y lo ha conseguido gracias, en buena medida, a las condiciones meteorológicas, que han impulsado la utilización de las centrales hidráulicas o eólicas rebajando el coste de generación, a pesar de que el sistema compensa a parte de las renovables con las primas que se incorporan finalmente al recibo y, a la vez, lo incrementan. También por las medidas aprobadas por el Gobierno para reducir los peajes -la parte de los costes fijos que se incluyen en la factura- tanto en el mes de enero como a partir de agosto.

Con todos estos condicionantes, la factura media española sigue superando en casi dos euros por cada 100 Kwh a la europea de los 28 Estados miembro, cuyo importe se encontraba en los 21,1 euros entre julio y diciembre del año pasado. Si solo se tiene en cuenta el coste de la electricidad entre los países de la Eurozona, la diferencia es menor: en torno a un euro y medio, frente a los 22,1 que supone para los integrantes del área monetaria.

BAJADA HASTA MAYO

Gracias a la moderación de los precios finales, España ha conseguido descender una posición en el ranking de los países más caros. En 2016 sigue esta dinámica: sólo en mayo, la generación ha resultado la mitad de costosa que hace 12 meses. En 2014 se encontraba entre los cuatro más caros, pero le ha sobrepasado Italia, cuyos precios se han incrementado un 4% en el último periodo analizado. Por delante se sitúa el precio de la luz de países como Dinamarca, donde se pagan 30,4 euros por Kwh; Alemania, con 29,5 euros; Irlanda, con 24,5 euros; e Italia,con 24,3 euros. El territorio con la referencia más barata vuelve a ser Bulgaria, donde se abonan 9 euros. Los mayores aumentos se han registrado en Letonia (26,8%), Bélgica (15,1%) y Bulgaria (6,9%). Por contra, los descensos más pronunciados se observaron en Chipre(-22%), Lituania (-5,8%) e Irlanda (-3,2%).

Si se miden los precios en relación con el estándar de poder adquisitivo (PPS) de cada país con respecto al coste de otros bienes y servicios, la electricidad española es la tercera más elevada (26,5 euros) frente a los 21,1 euros que suponen para el conjunto comunitario.

La estadística de la UE también delimita cómo se encuentra estructurada la factura en cada país, entre los costes de la energía y los impuestos que se aplican en cada recibo. En este caso, las diferencias son muy notables, incluso en el caso español, donde el peso de los tributos en la factura media supone un 21% del total. Los ciudadanos pagan cada mes el IVA correspondiente además del Impuesto de Electricidad. Sin embargo, esta cifra se encuentra 12 puntos por debajo de la media de la UE, donde la presión fiscal en la factura de la luz alcanza el 33%; y hasta 17 puntos en el caso de los países del área del euro, donde los gravámenes representan un 38% de lo que sus ciudadanos pagan cada mes a las compañías eléctricas.

Los lugares en los que más impuestos se incluyen en los recibos son Dinamarca, donde representan siete de cada diez euros del recibo; Alemania y Portugal, con un peso tributario que se come la mitad de la factura en cada caso; o Francia, cuyos ciudadanos destinan un tercio del total a pagar los gravámenes asociados a la luz. El único de los grandes países europeos que apenas paga impuestos es Reino Unido, donde las tasas fiscales representan un 5% del importe de la factura.

El dato contrasta con la petición de los agentes del sector energético desde donde insisten en que es necesario retirar parte de los conceptos adicionales tributarios del precio de la luz para aliviar el recibo. Aunque también reclaman la salida de la factura de partidas ajenas al propio coste de generación, como las primas a las renovables.

En el caso del gas, España es el tercer país con el precio más caro de toda Europa, con 9,3 euros por 100 Kwh en el segundo semestre de 2015. Solo en Suecia (11,7 euros) y en Portugal (9,8 euros) el precio del gas doméstico era más caro. En España el precio del gas cayó un 2,9 % en la segunda mitad de 2015 frente al mismo periodo de 2014. Se trata de un retroceso que duplica al de la media de la UE (1,7%).
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra