Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Opinión
Opinión

Dirección de proyectos: pasión por lo nuevo

Socio director de Beesy Gestión de Proyectos

foto de Juan Carlos Recio, socio directos de Beesy

Juan Carlos Recio, socio directos de Beesy

Actualizada 11/11/2016 a las 14:49
  • JUAN CARLOS RECIO

Las organizaciones (englobando en este concepto a cualquier entidad del ámbito laboral, como pueden ser las empresas, las entidades o los organismos) realizan su labor en una doble vertiente: la operativa y los proyectos.

 

La operativa se refiere a la serie de actividades que se desarrollan para realizar el día a día del negocio. Las organizaciones se consolidan, producen y facturan a través de esta operativa. Queda entonces fuera de toda duda su carácter fundamental. Por otro lado, los proyectos son el esfuerzo temporal emprendido para crear un producto, servicio o resultado único. Articulan el crecimiento, la evolución y la innovación. Nadie dudará tampoco de su importancia. 


Ejemplos de operativa pueden ser la elaboración de conservas vegetales, la fabricación de automóviles, la atención sanitaria de los pacientes, el transporte de viajeros y el reporte de
actividad de una empresa a través de un cuadro de mando.


Proyectos son la creación de una nueva variedad de conserva, el diseño de un nuevo vehículo, la implantación de un nuevo tratamiento médico, el diseño y puesta en marcha de una nueva línea de transporte urbano o la definición de indicadores de actividad y el medio de recogida de los mism os. “ Nueva, nuevo...”: innovación, evolución. 


Hablemos de algunas características de los proyectos y de cómo los profesionales que los dirigen y participan deben tener en cuenta las mismas a la hora de afrontarlos. Como hemos indicado antes, un proyecto es un esfuerzo temporal, lo que quiere decir que una serie de personas, recursos materiales y presupuesto se dedicarán a la consecución de ese producto, servicio o resultado. Por lo que una de sus características es que los proyectos tienen un inicio y un final.


El carácter único de lo que se consigue en el proyecto define otra característica, la alta incertidumbre en que se desenvuelven. Consecuencia de esa incertidumbre son las estimaciones,
las aproximaciones que en cuanto a plazos de entrega, dedicación y presupuesto rodearán la ejecución del proyecto.


Finalmente, la eficacia (“¿Hemos obtenido lo que realmente necesita la organización?”) va más allá del fin del proyecto. Esa eficacia se demostrará con la operativa que pondrá en explotación lo realizado.


Si indicamos ahora que las características de la operativa son la repetición continua de una actividad, la posibilidad de realizar cálculos, el ejecutarla en un entorno de certidumbre (“Ya
sabemos lo que tenemos que hacer”), entonces nos encontramos con que las realidades de operativas y proyectos son, si no antagónicas, al menos complementarias

 

Esa diferente realidad es la que hace que la dirección profesional de proyectos aporte como beneficios el saber gestionar los riesgos (el impacto de la incertidumbre en la consecución de los objetivos), el alcance (qué queremos obtener y qué debemos hacer para conseguirlo), el tiempo (sincronización de actividades y duración de las mismas), la calidad (¿nos satisfacen los resultados obtenidos?), las personas que participan en el proyecto (¿cómo podemos facilitar su trabajo y aplicar sus habilidades?), las relaciones con los proveedores, la gestión de los costos y la comunicación del estado del proyecto a todos los interesados en el mismo.


Para ello, el director de proyectos pone en juego habilidades como el liderazgo, la actitud abierta, la creatividad, la negociación, la orientación a resultados, la toma de decisiones y la ética. 

 

La dirección de proyectos es el medio que utilizamos en Beesy junto con nuestros clientes en su crecimiento, evolución e innovación. Este fue el tema que abordamos recientemente en una sesión en la CEN.


En resumen, diferentes realidades necesitan diferentes respuestas. Y el hecho de que las organizaciones se dediquen fundamentalmente a la operativa hace que quieran aplicar las dinámicas propias de la misma a los proyectos. Es una tentación que deben vencer y aprovecharse de los beneficios antes señalados para no aplicar lo que dijo el psicólogo estadounidense A. Maslow: “Si sólo tienes un martillo, tiendes a ver cada problema como un clavo”.


Juan Carlos Recio es socio director de Beesy Gestión de proyectos.
 

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra