Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Entrevista
Aros de rodamiento

Nano Automotive ha invertido 8 millones en su planta de Tudela y emplea a 115 personas

La incorporación de Sojitz Corporation permitirá a la empresa afrontar un "ilusionante proyecto de futuro" en el que se prevé facturar este año 22 millones de euros

foto de Carlos Rojo, responsable de planta de Nano Automotive

Carlos Rojo, director de planta de Nano Automotive

E.S.
09/02/2017 a las 18:52

Todo está de estreno en Nano Automotive. Las obras de su nueva fábrica en el polígono Las Labradas de Tudela finalizaron en septiembre de 2016, todavía se están instalando nuevas maquinarias y el nuevo horno de temple y revenido pero, en palabras de Carlos Rojo, responsable de la planta, ya están asentadas las bases para “un proyecto de futuro y muy ilusionante”.

 

“Tenemos la suerte de poder diseñar una empresa del siglo XXI desde cero y, aunque continuamos con la misma actividad que se realizaba tanto en SKF como en KPF, la fabricación de aros de rodamientos para automoción, hemos tenido la gran oportunidad de cambiar todos los aspectos que no funcionaban, para evitar repetir los mismos errores, e introducir las últimas tecnologías de la industria 4.0 y los flujos logísticos internos del Lean Manufacturing”, explica el director de esta fábrica, que el año pasado facturó 19 millones de euros, ya que durante las obras continuó trabajando en las instalaciones de SKF Tudela para no parar la producción.

 

CARLOS ROJO

Puesto:
Director de planta de Nano Automotive
Fecha de nacimiento: 10/09/1979
Formación:  
Ingeniero técnico por la UPNA
Linkedin

Desde 2015, año en el que la compañía coreana Nano Corp adquirió KPF Tudela, que se encontraba en concurso de acreedores, se ha realizado una inversión de 8 millones de euros, 2,5 en 2015 y 5,5 en 2016, que han servido para finalizar la construcción de las instalaciones, cuyas obras estaban paradas desde 2013, que tiene una nave nueva de 6.000 metros cuadrados y dispone también de una ampliación de 4.500 metros cuadrados preparada para cuando necesite dimensionar la planta. Además de los 2 millones que costaron las obras, el resto de la inversión en Nano Automotive se ha destinado a adquirir nueva maquinaria, renovar maquinaria de tornería, instalar un nuevo horno de temple y revenido, un generador de nitrógeno, instalaciones de aire comprimido y electricidad independientes y a mejorar las condiciones de los puestos de trabajo.

 

“Las inversiones eran claves para que Nano tuviera esta oportunidad. Todo ha ido muy rápido porque queremos cumplir los plazos para conseguir nuestro objetivo de salir de las instalaciones que tenemos alquiladas a SKF en 2018. Teníamos claro que había máquinas que era necesario cambiar porque eran grupos bastante viejos. El nuevo horno está todo controlado automáticamente y ha costado un millón de euros, pero nos va a permitir dar un paso de gigante en seguridad y calidad de producto y por tanto en competitividad”, asegura Carlos Rojo.

 

Otro motivo de optimismo es que, a mediados de 2016, Nano Automotive realizó una ampliación de capital de 2 millones de euros y consiguió la entrada en su accionariado de la empresa de trading japonesa Sojitz Corporation, con un 35 %. “En Sojitz hemos encontrado un excelente compañero de viaje porque invierte en parte de la compañía pero deja el control a la empresa y participa en las inversiones. Además, cuenta con una red comercial enorme y no está solo en automoción, también en industria, minería y prácticamente en todos los sectores, lo que para nosotros supone un apoyo económico muy importante que nos va a ayudar a crecer”, apunta el responsable de la fábrica de Tudela, quien no se olvida del importante papel que tiene en la evolución positiva que está viviendo la empresa su presidente ejecutivo, Jack Moon: “Nos ayuda muchísimo, nos guía, nos indica el camino y confía en el equipo que hay aquí”.

 

Parece que los malos años que se vivieron con la venta a KPF de la línea de fabricación de aros de rodamiento de SKF, el ERE temporal y el concurso de acreedores posterior empiezan a verse cada vez más lejanos y que los empleados de Nano Automotive viven con ilusión esta nueva etapa en la que los compromisos que se presentaron en el proceso de compra de la empresa se van cumpliendo y con creces. La multinacional coreana, que fabrica catalizadores industriales, adquirió todos los activos, pagó las deudas y anunció que para 2019 habría 109 trabajadores, pero en solo año y medio la plantilla ha pasado de 85 a 115 empleados.

 

De ser el responsable de Calidad de KPF pasó a convertirse en el director de la fábrica, ¿qué objetivos se marcó al comenzar esta nueva etapa?

Personales ninguno, son todo objetivos de equipo y lo que queríamos era darle un futuro a la empresa. Demostrar que sabemos, podemos y queremos llegar a ser una empresa puntera en el sector. Para que este negocio funcione es necesario que sigamos haciendo las cosas bien para que SKF siga confiando en nuestros productos.

 

¿Cuáles son sus clientes más importantes?

Actualmente, SKF Tudela para el que producimos el 80 % de nuestra facturación y el otro 20 % para SKF Italia. Pero ya estamos trabajando para buscar nuevos clientes y diversificar en otros productos, tanto a nivel nacional como internacional, parece que hay futuro.


 

¿Qué tecnologías de la industria 4.0 han implantado en su nueva nave?

Otras empresas tienen que gastarse muchísimo dinero para poder adaptarse a esta nueva era pero nosotros hemos tenido la oportunidad de diseñar toda la fábrica pensando en la industria 4.0 y  en los flujos logísticos internos. Esto sumado a que tenemos muchos años de experiencia y hemos aprendido de nuestros errores anteriores nos ha permitido convertirnos en una empresa mucho más eficiente.  

 

En la nueva planta contamos con sistemas de carga y descarga robotizados y con vehículos guiados automáticos sin conductor para la gestión de materiales de forma automatizada (AGV), que recogen la viruta de los procesos de torneado y la llevan al punto de descarga en la zona de recogida de residuos, y luego retornan el contenedor a la máquina. También hemos instalado sistemas IT en la nube (Cloud Computing) e Internet of the things con sistemas de captación de datos en máquina y automatizaciones de actualizaciones en el ERP. Esto nos permite analizar las eficiencias y productividades en tiempo real ya que disponemos de Manufacturing Management System y conexión vía wifi de dispositivos, máquinas y sistemas en toda la planta.

 

¿Qué facturación obtuvo Nano Automotive en 2016?

Facturamos 19 millones de euros y para 2017, según nuestras previsiones, esperamos crecer un 15 % y llegar a los 22 millones.

 

¿Cuáles son los nuevos retos a los que se enfrenta ahora la empresa? ¿Van a realizar más inversiones en la fábrica?

En este momento estamos trabajando en el plan estratégico de futuro de la empresa y se está valorando la opción de realizar nuevas inversiones directas en esta planta, adquirir nuevas empresas del sector o crear joint ventures con algunos proveedores.

 

Puestos a soñar… ¡a lo grande!

Es la prueba de que esto es un proyecto a largo plazo y muy ilusionante. Pero esto no quita que hay que seguir mirando cada euro porque de otra forma no vamos a llegar a ningún sitio. En esta nave no hay lujos, los últimos avances están donde tienen que estar: en las máquinas y en los trabajadores que son lo que nos aportan valor añadido.

 

Ahora mismo se están valorando todas las opciones pero dependerá de los proyectos nuevos que salgan, de la entrada de nuevos clientes, de la negociación del convenio que tenemos pendiente, de posibles ayudas que podamos recibir… todo influye en las decisiones pero se decidirá pronto.

 

¿Para qué plazo de tiempo es este plan estratégico?

Para este año y el que viene. Y como mucho el 2019.


 

Con la llegada de Nano Corp, imagino que la motivación de los trabajadores después de los duros meses que les tocó vivir estaría por los suelos. ¿Cómo han intentado devolver esa ilusión?

A todos nosotros nos tocó sufrir en aquella época una formación de vida real, de las que duelen. Eso nos permitió aprender muchas cosas que hemos podido llevar a la práctica en esta nueva empresa pero es normal que al principio los empleados se sintieran un poco a la expectativa, a la espera de ver qué iba a pasar. Pero hemos demostrado que somos un equipo de personas con nombres y apellidos, no números en una lista, y que el objetivo no es hacer dinero a cualquier precio. No estamos por encima del medio ambiente, ni de la sociedad y todo lo que podemos hacer para que nuestro entorno esté mejor pues lo hacemos. Siempre en la medida de nuestra actividad empresarial.

 

Por eso utilizamos energía 100 % verde y productos químicos que, aunque sean más caros, son biodegradables y no tienen ningún componente dañino para la salud. En el tema social, hemos participado en el Reto solidario organizado por la Fundación Diario de Navarra, en el que además de ayudar a varias entidades sociales conseguimos fomentar la actividad física en la plantilla. Se creó un ambiente muy bueno entre los trabajadores y había pique sano entre la gente a ver quién hacía más kilómetros.

 

¿Qué otras acciones han llevado a cabo en este sentido?

También estamos implantando el Plan B con Brandok, que es un programa integral de salud y bienestar que tiene como objetivo mejorar el lugar de trabajo y adoptar hábitos más saludables. Aquí venimos a trabajar y cada uno tiene sus funciones y sus responsabilidades pero lo que buscamos con esta iniciativa es crear un nexo de conexión entre todos los empleados mediante unas acciones en las que todos seamos iguales y podamos participar. De hecho, muchas de las actividades que queremos hacer son para las familias, no solo para los trabajadores de la planta. Nos gustaría que nuestras familias vengan aquí, que conozcan la fábrica, enseñarles nuestros puestos de trabajo y así poder crear un sentimiento de orgullo de pertenencia a la empresa.

 

¿Cuándo implantaron el Plan B?

A finales del año pasado empezamos a perfilarlo. La primera iniciativa que hemos puesto en marcha son las manzanas. Hemos colocado en el comedor unas cestas de manzanas que están disponibles a diario para todos los trabajadores, a ver si cambiamos el bocadillo o los productos de bollería que pueden provocar colesterol por una alimentación más saludable como la fruta. Un operario contento y sano es mucho más productivo que uno desmotivado. La motivación tiene un resultado directo en la empresa ya que ayuda a ser más creativo. En este sentido, queremos que la gente participe más y aporten sugerencias e ideas porque son los trabajadores los que más conocen la empresa y pueden saber cómo cambiar las cosas para mejorarlas.

 

 

NANO AUTOMOTIVE

  • Actividad: Fabricación de componentes para automóvil
  • Sector: Automoción
  • Año de Fundación: 2016
  • Dirección: Carretera Corella km 3.5 Polígono Las Labradas Tudela (Navarra)
  • Empleados: 115 empleados
  • Grupo empresarial: Nano Corp
 
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra