Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
IE BUSINESS SCHOOL

“Todos los directivos deberían volver a las aulas cada cinco años para reinventarse”

Manuel Bermejo, director de Programas de Alta Dirección del IE, remarca la necesidad de que los altos cargos de las empresas desarrollen su empleabilidad y mejora continua para hacer frente al entorno cambiante actual

Manuel Bermejo, director de Programas de Alta Dirección del IE Business School

Manuel Bermejo, director de Programas de Alta Dirección del IE Business School.

Cedida
Actualizada 21/06/2016 a las 18:54
Etiquetas
“Si un directivo no está dispuesto a trabajar en su empleabilidad y en su mejora continua es que no está entendiendo el mundo de hoy y el entorno cambiante en el que vivimos”. Así de rotundo se muestra Manuel Bermejo, director de Programas de Alta Dirección y Empresa Familiar del IE Business School, al referirse a las necesidades formativas que tienen los directivos de las compañías para poder aportar verdadero valor a sus empresas.

Profesor de esta escuela de negocios desde 1992 y experto en temas de emprendimiento y empresa familiar, Bermejo considera la formación como un aspecto vital para el desarrollo profesional de los directivos. “En la vida hay cosas urgentes e importantes, pero es fundamental generar espacios para atender las cosas importantes. Todos los directivos deberían tomar conciencia de que cada cierto tiempo, cada cinco años, hay que volver a las aulas de una escuela de negocios para adaptarse y para reinventarse porque el mundo de los negocios está en continuo cambio”, sentencia.

En un entorno de incertidumbre como el momento económico que vivimos, los máximos dirigentes de las empresas se enfrentan, en opinión de Bermejo, a tres importantes retos para los que tienen que estar preparados. Deben ampliar su perímetro de visión para desarrollar importantes inteligencias de mercado e identificar por dónde se mueven sus empresas para diseñar estrategias de hacia dónde se tienen que dirigir. El Brexit, el precio del petróleo, China… estamos en un mundo cada vez más interconectado entre sí y lo que ocurre en cualquier punto del planeta puede afectar a cualquier negocio, por lo que hay que tomar siempre en consideración el entorno macroeconómico. Pero no hay que olvidarse del entorno micro ni de analizar muy bien qué competidores presentes, futuros o disruptivos están apareciendo ahora mismo.

El segundo gran reto es la transformación de las empresas en sentido global. Deben prepararse para cambiar y adaptarse a este nuevo contexto. Y para lograrlo, hay que trabajar la capacidad para liderar esa transformación, que nos conduce al tercer reto: el liderazgo. “Un líder es el que hace que lo que tiene que pasar pase”, remarca Bermejo.

Sobre estos tres ejes: visión, transformación y liderazgo giran gran parte de los contenidos del Advanced Management Program (AMP) que el IE impartirá en Navarra el próximo año y que será presentado este jueves 23 de junio en el marco de la master class “7 claves para promover tu marca personal online”, que se celebrará a las 19:30 h., en la sede de Diario de Navarra en la calle Zapatería de Pamplona.

“El objetivo del AMP es formar directivos que realmente aporten valor a sus compañías, que es lo que buscan todas las empresas”, apunta el profesor del IE, quien se muestra totalmente convencido de la utilidad de este programa de excelencia académica.

“Al finalizar cada uno de los programas realizamos una investigación y más del 90% de nuestros alumnos declaran que tras el AMP han aumentado las ventas, han desarrollado innovación en procesos o productos y, además, han mejorado la rentabilidad de sus empresas. Esta es la prueba de que nuestra formación realmente aporta unos beneficios importantes y tiene un claro retorno de la inversión en términos del valor aportado a la empresa”, detalla el director de Programas de Alta Dirección.

Pero el IE no se conforma con estos resultados y sigue innovando e incorporando nuevos contenidos y metodologías al programa, para ofrecer una formación que va más allá de la convencional. Una de estas novedades es el Plan de Desarrollo Personal, que consta de sesiones de trabajo antes, durante y después del programa, y que busca ayudar a cada participante a convertirse en el mejor directivo posible a través de un programa personalizado. Focalizando sus talentos, fortalezas y competencias, conociendo sus motivaciones e identificando sus factores de riesgo, se traza un plan de acción individualizado que le permitirá crecer personal y profesionalmente.

“La transformación de las compañías empieza por la transformación de las personas. Si las personas no nos transformamos es imposible cambiar las organizaciones. Por eso en el AMP trabajamos tanto la mejora individual como la gestión organizativa, porque ambos planos son muy importantes”, indica Bermejo.

¿En qué consisten las tres fases de las que consta el Plan de Desarrollo Personal?

Primero se realiza un diagnóstico previo de cuál es la situación de cada individuo, cuáles son sus fortalezas, los aspectos a mejorar… mediante unas pruebas online sobre destrezas y capacidades. Durante el AMP, y de la mano de un personal advisor, se diseña un plan de acción específico para cada persona. Se trata de salir del programa con una hoja de ruta muy clara que sirva para potenciar las habilidades de liderazgo de cada uno, junto con planes de mejora individualizados de aquellas otras capacidades que están en un estadío no tan alto y que haya que mejorar.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo sobre los que suelen tener que trabajar los directivos?

Es absolutamente personal, no hay un solo factor. Pero sí que hay grandes cuestiones a tener en cuenta, por ejemplo, saber trabajar en colaboración. Cada vez las compañías desarrollan menos cosas al 100% y cooperan más con otras. Recientemente aparecía en prensa una noticia de que Zara se aliaba con Alibaba para vender en China online, es decir, incluso las grandes corporaciones se unen a veces para hacer cosas juntas. Una habilidad muy relacionada con este nuevo contexto es saber gestionar en entornos de redes, donde ya no hay simplemente una relación jerárquica sino que se gestiona entre iguales. Cada vez hay más alianzas, compañías que gestionan su I+D con universidades, otras que su servicio posventa lo realizan en colaboración con otra empresa, unidades de negocio que tienen socios nuevos... Ante estas situaciones, entender cómo gestionar esa red es algo muy relevante para los directivos de hoy.

De igual manera, los altos cargos se van a encontrar, cada vez más, acompañados de gente con cosmovisiones muy distintas. Ya no se enfrentan solo a una diversidad de género o funcional sino que este mundo global nos lleva a convivir con una enorme heterogeneidad. Y esto me parece también otro territorio que hay que potenciar e ir trabajando para adaptarse a este nuevo escenario.

En este plan personalizado, ¿cómo influye en los directivos el conocimiento de sus propias motivaciones para su desarrollo profesional?

Se trata de que cada cual se dedique a lo que le hace feliz. No hay que olvidar que detrás de este tema tan complejo que es la gestión empresarial están las personas y lo que mueve a las personas es su felicidad. Se trata de identificar qué cosas hacen a la gente ser más feliz porque cuando alguien es feliz entrega mucho más. Esto está basado en una tendencia actual importante que es el liderazgo positivo, que consiste en crear las condiciones adecuadas para que la gente esté en un entorno en el que se encuentre feliz.

En compañías muy punteras como las que de la costa oeste de Estados Unidos, en grandes compañías exitosas como Google, Apple, Facebook… están empezando a trabajar mucho sobre temas que provocan la felicidad en cada individuo particular. Por ejemplo, hay empresas que ya permiten a sus empleados acudir con sus mascotas a trabajar, otras están potenciando la flexibilidad…

¿A qué se refiere cuando habla de las cosmovisiones?

Las nuevas generaciones a las que los directivos van a tener que gestionar buscan otras cosas distintas, que no son ni mejores ni peores, son diferentes. Tienen otros principios y otros criterios y es necesario tener empatía suficiente para entenderlos. Hay que pensar en crear entornos agradables para que estén cómodos y sean felices, para que estén tan motivados como para entregar un 120%. Entre aportar el 90 o el 120% está muchas veces la diferencia que permite a una compañía tener mucho éxito y a otra no tanto.

Entonces, ya no solo hay que atraer el talento sino conseguir retener a los mejores creando un entorno adecuado.

Efectivamente. El reto del talento pasa, primero, por atraerlo y, luego, por retenerlo y desarrollarlo. Para poder retener el talento debe existir un proyecto emprendedor en la compañía, tiene que haber proyectos de crecimiento a través de los cuales las personas se puedan desarrollar. Si una compañía no crece no genera expectativas ilusionantes a sus empleados. El crecimiento puede ser entrar en un mercado nuevo, desarrollar un segmento distinto… cualquier actividad que genere oportunidades para el desarrollo.

Otro aspecto importante es que vivimos en la época de la hipertransparencia, lo que nos lleva a que los temas reputacionales cada vez pasan a ser mucho más tangibles. La reputación es hoy una gran palanca de creación o destrucción de valor. Todos estos aspectos se abordan en el AMP porque forman parte de los nuevos paradigmas en los que está sumida la gestión empresarial.

Entre los contenidos del programa, uno de los temas transversales es el emprendedurismo corporativo, ¿qué se busca con este módulo?

Es un módulo central, no solo del programa sino de la realidad de las compañías de hoy. Las empresas están abocadas a crecer en el mundo actual y para ello tienen que desarrollar mecanismos de emprendimiento interno. No vale con que alguien emprendió en la primera generación y ahora estamos en la tercera, o con que alguien tuvo una buena idea hace 20 años… permanentemente hay que crear procedimientos para asegurar que las compañías sigan contando con liderazgo emprendedor y cultura emprendedora.

Solo las compañías que tengan liderazgo emprendedor y cultura emprendedora se van a adaptar a este tiempo y van a ganar. La tesis de Darwin de que sobrevive el que mejor se adapta está de plena vigencia en el mundo de hoy. Es necesario que las organizaciones tengan un espíritu emprendedor, que se muevan, que sean flexibles, no sirve quedarse quieto. Hay que avanzar porque el mundo de los negocios no permite las parálisis organizativas ni el vivir de las rentas.

Uno de los puntos fuertes de este tipo de programas de alta dirección es el networking que se produce entre los alumnos, todos ellos directivos de alto nivel ¿qué beneficios aporta esta interacción con personas de otras empresas y sectores?

Los programas de alta gerencia tienen que combinar know how y know who. Se aprende mucho y los alumnos se llevan a casa muchos conocimientos pero también es muy interesante poder compartir ese tipo de enseñanzas con sus pares. El directivo muchas veces vive en soledad y tiene que tomar decisiones él solo, así que le resulta muy útil poder contrastar opiniones y experiencias con otros como él. Damos tanta importancia a este tema que el programa incorpora una metodología de aprendizaje en grupo en la que los participantes, al acabar cada módulo del programa, comparten las enseñanzas que para cada uno de ellos ha supuesto ese tema.

Además, a posteriori, las personas que han realizado el programa pasan a formar parte de la comunidad Alumni del IE, que está compuesta por más de 40.000 personas por todo el mundo y que abre unas puertas extraordinarias.
Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra