Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EMPRENDEDORES

Fracasos que son lecciones de vida

Con la intención de contribuir al desarrollo del tejido industrial navarro, la creación de empleo y ser útiles y cercanos a los nuevos empresarios de la Comunidad foral, Diario de Navarra organizó este miércoles la jornada "Historia de mis grandes fracasos"

Los ponentes de la charla “Historia de mis grandes fracasos” posaron en la escalera de la sede de Diario de Navarra en Zapatería. Desde la izquierda: Javier Ábrego, Jesusa García, Ramón Sola y Ascen Cruchaga.

Los ponentes de la charla “Historia de mis grandes fracasos” posaron en la escalera de la sede de Diario de Navarra en Zapatería. Desde la izquierda: Javier Ábrego, Jesusa García, Ramón Sola y Ascen Cruchaga.

Actualizada 02/06/2016 a las 21:38
  • DN.ES.PAMPLONA
Robert F. Kenedy, hermano y asesor del que fuera presidente de los Estados Unidos, John F. Keneddy, señaló en una ocasión que “tan sólo aquellos que se atreven a fracasar son los que consiguen grandes éxitos”. Este miércoles, en la charla ‘Historia de mis grandes fracasos’, organizada por Diario de Navarra con el fin de contribuir al impulso del tejido industrial de Navarra y la creación de empleo, Javier Ábrego Sánchez-Ostiz, fundador de Tweet Binder, Ascen Cruchaga Lasa, empresaria en Orbital Critical System, Jesusa García García, emprendedora en Jes&Young, y Ramón Sola García, creador de la cadena hotelera Bed4U, se atrevieron a compartir ante casi un centenar de personas del mundo de la empresa algunas de las experiencias de su vida profesional que no volverían a repetir.

Javier Ábrego confiesa que en su empresa, Tweet Binder, dedicada a monitorizar y ordenar la información de Twitter, y que hoy emplea a casi una veintena de personas, no siempre salían los números. Debido a esa falta de rentabilidad asegura que hubo un momento en que la pregunta sobre qué debía hacer, si cerrarla o permanecer en el mercado”, le quitaba día sí y día también el sueño. “Continuar por continuar no sirve de nada. Al final te encuentras con que has de cerrar y además, con una deuda importante en el banco”. Su decisión fue continuar: “Teníamos fe en el producto. Lo habíamos testado y aportaba valor. Lo que hicimos en aquel momento fue reconocer nuestros propios errores, y gracias a ello, pudimos remontar el vuelo y conseguir ser rentables”.

La exitosa empresa creada por Ascen Cruchaga, Orbital Crytical Systems,-diseñan el software crítico de aviones y trenes-,vivió hace años un momento de incertidumbre por la morosidad de uno de sus clientes, que llegó a deberles 200.000 euros: “Mi familia me apoyó bastante. Si hubiera contando con un equipo multidisciplinar desde el principio, donde hubiera un buen financiero, no nos hubiera pasado. Cuando empiezas una empresa piensas que sabes de todo”, cuenta. “Seguro que sin contamos con un experto en finanzas lo primero que habría hecho sería mirar la solvencia del cliente. Los socios estuvimos dos años enteros sin cobrar para que el resto de trabajadores cobrar án la nónima”.

Pero más allá del aspecto profesional, la pamplonesa Ascen Cruchaga destacó todo lo que han de renunciar quienes inician un nuevo proyecto empresarial: “Mucha gente que monta una empresa descuida absolutamente todo, familia, amistades, vida en pareja... Como te vaya la empresa mal, te dejas muchas cosas por el camino. En mi caso, desde hace ocho años no me cojo más de una semana seguida de vacaciones mientras que cuando trabajaba por cuenta ajena me cogía tres semanas o un mes. Con Orbital he trabajado muchos días hasta la media noche. Eso no puedes consentirlo. Lo que haces es quemarte. El tiempo no vuelve. Cada día que no has salido a echarte una cerveza o el tiempo que dejas de estar con los amigos, no lo puedes recuperar. Si hoy montase una empresa no lo volvería a hacer”.

Confianza en los otros

Otro de los errores que también confesó Cruchaga, “común en muchos emprendedores”, tiene que ver con la confianza en las personas: “Los nuevos empresarios solemos confiar mucho en la gente. No sólo intentas ayudarles sino que además, haces tuyos sus problemas. Me he llevado muchas desilusiones en ese aspecto”.

Jesusa García, cuya firma se dedica a descubrir y potenciar el talento de los más jóvenes, relató varios aspectos de su trayectoria profesional que mejoraría: “Debería haber tomado la decisión de montar mi negocio unos cuantos años, por los menos hace 10 años. Monté mi empresa hace tres años, con 45. Pienso que la buena edad es alrededor de 35. Es verdad que la edad te da experiencia y el conocimiento, pero te quita frescura, valentía, ingredientes muy necesarios”, explicó Otro de los aspectos que calificó de fracaso es “seguir poniendo más razón que corazón en su empresa”. “A veces nos pasamos de dar razón y escuchamos poco al corazón”.

En el caso de Ramón Sola García, premio Joven Empresario de Navarra, y fundador de la cadena hotelera Bed4U, explicaba que “el deseo de crecer les llevó a diversificar”: “Contábamos con negocios hoteleros de diferentes perfiles en lugares muy diferentes. El mercado nos puso en su sitio y tuvimos que prescindir de varias unidades de negocio.

Al principio, cuando las empiezan a salir medianamente bien las cosas, puedes caer en la tentación de pensar que se te dan bien muchas cosas. Lo que vengo a decir es que nada más lejos. Es muy difícil hacer una cosa bien y que vaya bien de forma recurrente en el tiempo. Gestionar una empresa es como jugar al juego de equilibrio de los platos chinos. Debemos evitar dedicar tiempo a lo que te parece más importante. No hay que buscar la perfección en un área sino que no se te caiga ningún plato”.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra