Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

MINERÍA

Magna va a abrir una nueva mina en Erro-Zilbeti

  • EFE. Pamplona
Actualizado el 29/03/2011 a las 10:16
La empresa Magnesitas Navarra de Zubiri está a punto de abrir una nueva mina en Erro-Zilbeti, en el paraje comunal de Antzeri, un yacimiento que le permitirá extraer 180.000 toneladas anuales de magnesita, con los que garantizarán la "supervivencia" de la empresa, que da trabajo a 170 familias.

Según ha comentado a Efe el director industrial de Magna, José Antonio Yeregui, a su mina de Azcarate, en Eugi, de la que ahora se extraen 400.000 toneladas de magnesita al año, que se reducirían a 180.000, le quedan "cuatro años de vida", de modo que si no tuviesen el nuevo proyecto, tendrían que "pensar en finiquitar la actividad y cerrar".

Yeregui ha apuntado que la "bondad" de este proyecto es la "compatibilidad y complementariedad de los productos" que extraen actualmente en sus minas de Eugi y Borobia, en Soria, con los que se pretenden obtener en Erro-Zilbeti, y con los que podrán generar productos "con un valor añadido".

Magna se halla a la espera de que el departamento de Ordenación del Territorio les conceda las licencias de ocupación de suelo, el último trámite tras la declaración favorable de Impacto Ambiental, lo que les permitiría comenzar las obras en el plazo de un mes, tras siete años de gestiones para abrir una nueva mina.

En 2002, Magna ya había comenzado negociaciones para explotar una mina en el valle de Baztán, un proyecto que se truncó en 2008, "no por problemas de tramitación administrativa sino políticos".

"El departamento de Medio Ambiente nos exigía como condición para pedir los permisos que lográramos un acuerdo previo con el valle de Baztán, pero, como no lo conseguimos, no pudimos ni solicitar los permisos", ha descrito Yeregui, que ha añadido que no se lo "denegaron formalmente", sino que, finalmente, fue la empresa la que "desechó la posibilidad".

Pero, en esta ocasión, desde Magna confían en que el proyecto culminará satisfactoriamente, ya que según ha "definido el propio Gobierno de Navarra", éste reviste un "interés supramunicipal", dado que los concejos de Erro, Zilbeti y Eugi, que componen la Comunidad de Oiarmendi, recibirán hasta 300.000 euros anuales para desarrollar proyectos.

Además, la mina, cuyo presupuesto ha sido cifrado por Magna en once millones de euros, ha superado los trámites "desde el punto de vista medioambiental y de desarrollo", como lo muestra la creación de seis empleos "ya antes de empezar", según ha indicado Yeregui.

Además, cuando se ponga en marcha la explotación se prevé que se generarán entre diez y doce puestos más, amén de los empleos indirectos, que, según ha aseverado Yeregui, se crearán en Zilbeti para dar cobertura de "servicios, transporte, con incremento de parque móvil, mantenimiento de equipos mecánicos...".

Los plazos previstos son de un mes para el comienzo del desarrollo del proyecto, que, además de la puesta en marcha de la planta, comportará la construcción de una galería de 1.217 metros para la circulación de camiones-bañera con los que extraer el material entre la mina y la NA-138, y de un túnel de 350 metros.

Con esta última infraestructura, para cuya construcción Magna aportará 2,7 millones de euros, se mejorará el acceso a Zilbeti desde la carretera N-135 y, además, con el fin de aumentar la comunicación de esta localidad con la mina, se crearán pistas y viales destinadas al "transporte menor".

En cuanto al inicio de las extracciones de material, se programan, si todo sale según lo previsto, para finales de 2011, y podrían prolongarse durante cuarenta años, la vida útil que se le supone a esta explotación, de la que saldrá un mineral cuya formulación química aumentará la "refractariedad" de los productos.

Este material, idóneo, según Yeregui, para sectores de la industria siderúrgica como los altos hornos o los convertidores por la "capacidad de las masas refractarias para que el acero fundido no afecte al recipiente que lo contiene", será tratado íntegramente en la fábrica que Magna tiene en Zubiri.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones