Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

CAZA Y PESCA

Cazadores de Urraúl Alto dicen "respetar los límites"

  • ASER VIDONDO. PAMPLONA
Publicado el 18/03/2012 a las 13:42
Cazadores de Urraúl Alto consideran que las declaraciones de una vecina del valle que acusó al colectivo de "campar a sus anchas" por terrenos no incluidos en los cotos de caza, y que denunció ante la Policía Foral una agresión el sábado 25 de febrero, no son "ni correctas ni reales".

Tildan de "falsas acusaciones" algunos comentarios de la vecina sobre este colectivo como que "campan a sus anchas", "no respetan los límites de los cotos" o "actúan en plan avasallador", así como su declaración en la que acusa a un cazador de agarrarla y propinarle un puñetazo en una mejilla.

"Todas y cada una de esas denuncias infundadas, y las barbaridades que se detallan, son consideradas infracciones sancionables. Con este tipo de mentiras, lo único que se consigue es hacer daño y enfrentar a los vecinos del valle, creando tensiones y peor convivencia entre los pocos habitantes del mismo", consideran.

Dicen también los cazadores que "en el relato de la denunciante falta un dato importante, y es que su coche estaba parado en medio del camino rural, impidiendo el paso del todoterreno donde viajaban los cazadores, motivo por el cual no tuvieron otro remedio que detenerse".

"Ése fue el preciso momento en el que la persona denunciante procedió a realizar fotos a las personas ocupantes del todoterreno. ¿Qué quería conseguir con eso? ¿Provocar una discusión o un enfrentamiento?", se preguntan. Según expresó ella, trataba de tomar pruebas para demostrar que cazaban fuera del coto, y denunciarlo a la Policía.

Indican los cazadores que el coto de caza en el que sucedieron los hechos "tiene una superficie de unas 6.000 hectáreas, compuesta por terrenos del Ayuntamiento, de Patrimonio del Gobierno de Navarra y de propietarios del valle que los ceden". "Estos últimos cobran una parte de lo que se paga por las mismas y, la otra parte, se deriva en ingresos en beneficio del propio Ayuntamiento del valle".

"Las tierras de la denunciante (entre 200 y 300 hectáreas) están excluidas del acotado de caza y siempre se han respetado los límites, nunca se ha entrado en su propiedad. Leyendo su declaración, da la impresión de que por el contrario los cazadores avasallan y campan a sus anchas", dicen.

FOTO ERRÓNEA

"Por el contrario, ella engaña aportando una fotografía que se publica como prueba en el artículo, de una supuesta señalización de un puesto de caza (en una borda en sus terrenos) con el nº 2 en una tablilla roja. Dicha tablilla pertenece al instituto Sierra de Leyre de Lumbier, y es una baliza que utilizan como señalización para sus prácticas de orientación en el monte con el alumnado", indican.

Sobre el tema de la agresión, aclaran que sí hubo una discusión, pero que "en ningún momento se produjo tal agresión como se dice en el artículo, y este punto se resolverá en el juzgado".

"En este conflicto, provocado por la denunciante y sus acompañantes, se muestra una imagen de los cazadores como delincuentes con rifles en la mano, cosa que no es cierta en ningún momento. En cambio, sí son ciertos los insultos y las amenazas que los cazadores recibieron (hecho que ha ocurrido en más ocasiones y con más personas), pero como hemos dicho, esto se aclarará donde sea conveniente", sentencian.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones