Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
valle de salazar

Salazar ultima una actualización de sus “obsoletas” ordenanzas

  • Requieren 14 votos de 18 para aprobar cualquier proyecto ordinario, algo “dificultoso y nada funcional”

Javier Udi Mancho, presidente de la Junta del Valle de Salazar, con las ordenanzas de 1976.

Javier Udi Mancho, presidente de la Junta del Valle de Salazar, con las ordenanzas de 1976.

ASER VIDONDO
0
07/03/2015 a las 06:00
  • ASER VIDONDO. Ezcároz
No son a priori demasiado antiguas, están a punto de cumplir 40 años, pero si uno profundiza en sus artículos encuentra aspectos que resultan casi increíbles para los tiempos que corren. Así las cosas, la Junta General del Valle de Salazar se encuentra ultimando un proceso para actualizar sus ordenanzas, las normas generales por las que se rige, debido a que se consideran “obsoletas” en muchos de sus aspectos.

“La vida ha cambiado mucho desde el 2 de abril de 1976 en el que se homologaron por la Diputación estas ordenanzas aprobadas por la Junta el 12 de mayo de 1975. Y, en varios aspectos esenciales, no se adaptan a la normativa vigente para las entidades locales, a otros tipos de legislación e, incluso, a la Constitución”, expone Javier Udi Mancho, presidente de esta agrupación tradicional que, principalmente, se encarga de gestionar todo lo referente al comunal, pastos, venta de madera y turismo del valle.

Recuerda Udi que “intentos de modificarlas ha habido varios”, pero que nunca han llegado a buen fin, especialmente por el “blindaje” que se hizo en su día. “Para cambiarlas, se establece que se necesita el visto bueno de 14 de los 18 vocales de la Junta, y luego el voto favorable en una consulta de dos tercios de la población de valle, algo muy complejo”, indica.

MANTENER LA ESENCIA

Así las cosas, en el actual proceso emprendido desde hace tres años en el seno de la Junta, “lo que se intenta no es cambiar las ordenanzas (49 artículos), sino actualizarlas a la legislación vigente, manteniendo la esencia”.

Entre otros aspectos, la necesidad de la actualización viene marcada por el hecho de que las “obsoletas” ordenanzas hacen “dificultosa y nada funcional la gestión”. “Un ejemplo. Se establece que para las decisiones más habituales, como adjudicar una obra urgente de arreglo de un camino dañado, se debe contar con los votos de 14 de los 18 vocales totales. Eso es más del 75% de la asamblea, cuando en otras entidades locales se exige apenas una mayoría simple, pasar del 50%. Aquí, encima, suele haber vacantes, y nunca podemos venir todos, resultando muy difícil llegar a esos 14 votos”, dice.

También las ordenanzas chocan con algunas normativas más modernas, como la Ley de Contratos de las Administraciones Públicas de 1995, o con aspectos constitucionales en materia de igualdad. “Se establecen condiciones, para ser juntero, como que hay que ser varón, nativo del valle o no funcionario. Pero es un hecho que todo esto no se cumple, pues ha habido mujeres y profesores. Y es de lógica que si no procede cumplirlo, se actualice”, opina.

Otro “atípico y complejo” aspecto es la elección y composición de la propia Junta. Los 18 vocales proceden de los tres quiñones en los que se divide el valle, con 6 representantes cada uno. El de Ochagavía (con la villa de Ochagavía), el de Errartea (con Jaurrieta, Ezcároz y Esparza) y el de Atabea (con Izalzu, Oronz, Sarriés, Ibilcieta, Güesa, Igal, Ripalda, Gallués, Iciz, Izal y Uscarrés). La mitad de la junta se renueva cada 3 años, y el presidente cambia cada año, a razón de bienio por quiñón.

“Hoy lo más lógico sería que el número de junteros fuera menor, pues la población se ha reducido mucho (el valle suma 1.500 vecinos), y también simplificar la elección al estilo de los ayuntamientos, con votación popular (hoy los vecinos interesados se postulan para vocal, debiendo ratificarlos su consistorio) y para un periodo de 4 años, pues 6 son muchos. Tampoco es lógico que el presidente rote cada año, pues para cuando te centras, dominas los temas y te conocen, ya lo tienes que dejar”, reconoce Javier Udi.

GESTIONES

Ya han mantenido contactos con Administración Local y la población de cara a la actualización de las ordenanzas, existen borradores, y prevén en la próxima Junta abordar más concretamente los aspectos a actualizar.

“Estamos más o menos todos en la misma línea. Pero o lo hacemos ya este año, o el tema puede volver a caer en saco roto, pues en 2016 toca cambiar media Junta y se puede perder el impulso”, sentencia.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra