Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Ocio

Crestas y espadas festejaron Baztan en el Día del Gallo

  • El grueso de los pueblos del valle revivió la fiesta con la suelta de aves de corral que los niños intentaban coger

Un grupo de menores trata de tocar con la espada de madera a un ejemplar
Un grupo de menores trata de tocar con la espada de madera a un ejemplar
N.G.
  • Natxo Gutiérrez. Elizondo
Actualizada 15/02/2015 a las 06:00
Por número de gallos no fue como tampoco por asistencia a una fiesta arraigada en Baztan. En palabras del alcalde jurado de Elizondo, Mikel Sobrino, “para los niños es más importante que Carnaval”. El Día del Gallo, caracterizado por el juego del mismo nombre que desafía a los pequeños en el hallazgo a ciegas de un ave de corral, respondió a las expectativas más optimistas. Un total de 460 menores, agrupados en función de su edad, probaron suerte con la espada de madera hasta tocar a un ejemplar colocado en un punto del frontón descubierto.

Como Elizondo, otras localidades del valle, acudieron a la tradición para festejar el Jueves Gordo. “Es una costumbre que se mantiene en los pueblos”, celebró Sobrino en un receso de la organización de las salidas escalonadas de los pequeños tras el gallo.

Alineados en el frontis, con los ojos tapados, los niños esperaron a su orden para, guiados por su intuición y las orientaciones dadas desde detrás de la valla, tender su espada de madera en su propósito de acariciar su objetivo.

“Es difícil”, presentía Aimar Del Moral Zariquiegui, alumno de nueve años de la escuela pública de la localidad, a la espera del turno correspondiente a su grupo.

La anécdota estuvo representada por el logro de reunir trece crestas para un mismo encuentro. Separados obviamente en cajas para no tentar la suerte de colocar a dos gallos frente a frente, el número de animales sobresalió por ser amplio. Los contactos de la organización con criadores del valle dieron los resultados apetecidos. “Nueve gallos provienen de Arizkun, dos de Amaiur y el resto de Beartsun, en Elizondo”, explicó el alcalde jurado. Por su comportamiento, “los más vivos fueron los de Beartzun”. No en vano, alguno de ellos voló unos metros para diversión de los congregados.

En cuestión de incentivos para los jóvenes participantes, su mera presencia en la renovación de un compromiso con la tradición fue ya un estímulo. Al margen de las motivaciones personales y colectivas, la entrega del gallo suelto en cada turno al afortunado de tocarlo por primera vez tuvo también su tirón. “El ganador se lo lleva a casa. Hay quien se lo come o se lo da a sus abuelos”, como apuntó Mikel Sobrino.

Hubo además durante el día otras actividades de entretenimiento. Por la mañana, los aledaños de la parroquia de Santiago se convirtieron en punto de partida de una comitiva que recorrió el tramo que separa el templo de la plaza de Los Fueros. Los más pequeños disfrutaron en el emplazamiento público de una oferta lúdica dispar. Un segundo grupo, integrado por alumnos de los ciclos superiores, se desplazaron hasta el frontón para rivalizar en un clima cordial en la pericia de pruebas adaptadas a su edad.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE