Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Mezkiritz

El bombardero que se estrelló en el Pirineo

  • Setenta años se cumplen ahora desde que el bombardero estadounidense 'Powerful Katrinka' cayera en un hayedo de Mezkiritz en la II Guerra Mundial

LA TRIPULACIÓN DEL POWERFUL KATRINKA

LA TRIPULACIÓN DEL POWERFUL KATRINKA

cedida
1
23/06/2014 a las 06:00
  • ASER VIDONDO Pamplona
"Veníamos con los músicos por la calle cuando vimos un cuatrimotor volando con un solo motor. Enseguida saltaron varios paracaidistas. Los soldados que estaban en Burguete trajeron al pueblo a los aviadores y mi padre y un vecino, Ordoqui, que también había estado de pastor en Estados Unidos, hicieron de intérpretes". Jesús Mari Garate, vecino de Burguete, era todavía un chaval cuando sucedieron esos hechos a los que se refiere. El 'Powerful Katrinka', un bombardero del ejército estadounidense, se estrelló en esta zona del Pirineo navarro el domingo 25 de junio de 1944, en plena II Guerra Mundial. Ahora se cumplen exactamente 70 años.

El testimonio de Jesús Mari Garate, junto al de otros vecinos de esta zona, da fe de un suceso poco conocido que ha ido tomando forma gracias a la investigación de un matrimonio residente en Burdeos (Francia) formado por Maria-Esther Etcharren Etulain y Marco Julié. Ambos, ingenieros vinculados al sector de la aviación, y ella con familia por parte de madre en Burguete.

"La investigación la empezó mi padre, Juan-Bautista Etcharren, en 2010. Un amigo suyo de Suhescun (Francia), André Ouret, le contó que de pequeño, por junio de 1944, vio pasar un avión muy averiado por encima de su casa", explica Maria-Esther Etcharren.

"Volaba muy bajo y se dirigía hacia el sur. Del avión iban cayendo objetos y, de hecho, él y su hermano recogieron una botella de oxígeno con la que jugaron durante años. Supo más tarde que se había estrellado cerca de Burguete, después de que sus ocupantes hubieran saltado en paracaídas", añade. A raíz de ese testimonio, su padre recogió otros, llegando a comprobar que el hecho era cierto y que sucedió el domingo de las fiestas de Burguete, poco antes de la misa de las 11.

SUPERVIVIENTES

Retomada por el matrimonio esta investigación, además de entrevistar a otros vecinos testigos de los hechos y consultar archivos del Ejército del Aire estadounidense, contactaron con descendientes de los tripulantes y con los dos únicos de ellos que aún vivían: Bennie G. Burseth (ya fallecido) y Ralph F. Crawford. Se supo así que el bombardero era el avión B17 'Powerful Katrinka'. Pertenecía a la Octava Fuerza Aérea Americana. Dentro del bando Aliado, partió desde la base de Kimbolton, en el sureste de Inglaterra, junto con decenas más para atacar los aeródromos de Toulouse, en el sur francés, que controlaba el ejército nazi alemán.

Fue alcanzado por la defensa antiaérea alemana al atravesar la zona de Normandía en el norte francés sin, al parecer, sufrir ninguna avería. Pero, unas horas más tarde, y cerca de Toulouse, los motores empezaron a pararse. Viéndose inviable volver a Inglaterra, el avión puso rumbo a España, país neutral. Tras sobrevolar San Juan de Pie de Puerto y Arnegui, cruzó la frontera por la zona de Valcarlos y Burguete, y sus 9 ocupantes saltaron en paracaídas a los montes de la zona de Espinal y Mezkiritz. El avión se estrelló dejando atónitos a los vecinos en un hayedo de este último pueblo.

Sobrevivieron todos. Siete fueron rescatados en la zona de Burguete, uno de ellos herido en una pierna al caer del árbol donde se enganchó su paracaídas, y otros dos llegaron más al sur, hasta Nagore. "Los aviadores eran unos chicos rubios, sonrientes. Estaban contentos de haber llegado a España, lejos de los alemanes a los que temían. Por la tarde, los militares los llevaron a Pamplona", refiere otro testimonio, el de Isabel Etulain, que tenía entonces 16 años.

Ocho fueron conducidos al balneario de Alhama de Aragón y quedaron bajo la protección del ejército español y de la embajada estadounidense durante un mes. El herido permaneció en el hospital militar de Pamplona.

La mayor parte de los restos del avión fueron trasladados a Mezkiritz. Muchos acabaron en las casas y el resto se los llevaron después los militares españoles. Las telas de los paracaídas se usaron para hacer camisas, blusas y vestidos.
Selección DN+


  • Xavi-bi
    (23/06/14 10:23)
    #1

    Está bien lo que bien acaba y esta bonita historia tuvo final feliz. El suceso, casi novelesco, marcaría a los habitantes de la época que pudieron vivir una escena de "hazañas bélicas". Otro suceso, menos afortunado ocurrió en la Sierra de Peña, donde cayó un caza británico, falleciendo el piloto. Está enterrado en el cementerio abandonado, tiene una lápida colocada por la embajada de UK  y los montañeros solíamos ponerle flores al pasar por allí.

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra