Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

OBRAS

Fin a los cortes de agua a las puertas de Itoiz

Vecinos de los pueblos adscritos a la 'Solución Mendinueta' agradecen la "cantidad y calidad" del agua que ahora reciben por el Canal de Navarra

  • ASER VIDONDO. Urroz-Villa
Actualizado el 15/01/2014 a las 08:24
A penas una quincena de kilómetros los separaban del segundo mayor embalse de Navarra, el de Itoiz, e incluso por su propio territorio pasaba desde hacía casi una década su agua con el Canal de Navarra rumbo a regar cultivos de la Zona Media. Sin embargo, los vecinos de los municipios de Urroz-Villa, Unciti, Izagaondoa y Lizoain seguían sufriendo cortes en el suministro de agua en verano al secarse sus manantiales, llenando sus vasos con agua del grifo turbia tras una tormenta, dudando de si estaría libre de nitratos por el abono de los campos o viendo cómo la abundante cal del agua dañaba sus electrodomésticos.

Pero todo eso ya es historia. Ya tienen agua "en cantidad y calidad". Así lo atestiguaban el martes los propios habitantes de esta zona el mismo día en el que se inauguraban en Urroz-Villa las obras finalizadas de abastecimiento en alta del proyecto 'Solución Mendinueta'. Culminado en 2013, tras comenzar en 2007, da agua con garantías a 23 poblaciones de los 4 municipios. Se han ido 'conectando' a un nuevo circuito de 46 km de tuberías progresivamente desde julio. El agua de Itoiz se toma del Canal en el señorío de Mendinueta, se bombea a lo alto del monte Argonga y desde allí, tras ser tratada, se distribuye a las poblaciones.

"Era una gaita que tuvieran agua de Itoiz para regar casi en la Ribera y aquí anduviéramos con cortes". La reflexión la hacía el martes Íker Ablanedo Raro, vecino de Urroz-Villa de 35 años. En el 'Comercio a mano' que regenta, el martes varios vecinos de la zona charlaban sobre el tema del agua al hilo de la inauguración.

"Ahora abres el grifo y es una alegría. Y sabes que los cortes van a ser historia. Hubo veranos en los que te cortaban de 11 de la noche a 7 de la mañana y tocaba llenar botellas y cubos. No solo afectaba al beber, también había que asearse, fregar, etc.", recordaba Marisol Egüés Olaverri, vecina de 58 años.

Llegado desde Beortegui (Lizoain), Mateo Equísoain Ibáñez, a sus 75 años, reconocía que "había épocas en las que se tenía que andar con cuidado de no gastar agua", y que "no siempre se cloraba de forma regular". "Hoy bebo con tranquilidad y a gusto", dijo. Por su parte, Enrique Rodríguez Ibarra, de Urroz-Villa y 30 años, consideraba que "el agua del Canal sabe diferente, mejor y más fresca, y sale sin turbidez".

El asegurar el suministro de agua, un bien básico, también se valoraba el martes como una posibilidad de fijar población e incluso favorecer la llegada de vecinos o desarrollos urbanísticos en esta zona rural a 20 km de Pamplona.

Entre quienes aterrizaron tiempo atrás en esta zona, y radicaron en Urroz-Villa, están los vecinos y amigos Cristina García Vicente y Javier Rosell Tainta, de 41 años. "En Pamplona no estábamos acostumbrados a cortes de agua, y nos tuvimos que amoldar", apuntaban. "Desde que se conectó al pueblo al agua del Canal el pasado verano ya no ha habido cortes del suministro. Además, más que la cantidad agradecemos la calidad. Ahora tenemos la seguridad de poder dar agua del grifo en condiciones a los críos, ya no hace falta que sea embotellada. Y encima tiene menos cal. Mucha gente compró descalcificadores, y eso que valían unos 2.000 euros", dijeron.

SATISFACCIÓN MUNICIPAL

Por su parte, los alcaldes de los 4 municipios adscritos a la 'Solución Mendinueta' se mostraron satisfechos con la solución dada al abastecimiento de agua. "Se traían en verano y otoño camiones para llenar depósitos, y costaban unos 300 euros cada uno. Hemos gastado miles de euros", reconocía Fermín García, alcalde de Urroz-Villa. Elsa Plano (Izagaondoa), que protestó con una pegatina por la expropiación del Gobierno de una cantera en Induráin, resumió los beneficios en tres: "Se asegura la calidad del agua para el consumo y el aseo; también la cantidad; y se da un valor a los pueblos para poder asentar y atraer población".
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones