Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
acto

Peaje eterno en el collado de Ernaz

  • Los valles de Roncal y Baretous (Francia) renovaron este viernes por la mañana el Tributo de las Tres Vacas ante la mirada de más de 2.000 personas, en un acto que simboliza el compromiso histórico de paz entre ambos valles

0
16/07/2013 a las 06:01
  • sheyla muñoz. la piedra de san martín
Sucedió como todos los 13 de julio desde hace más de 600 años. En el mojón 262, mano sobre mano, los alcaldes de los valles de Roncal y Baretous (Francia) pidieron por una paz duradera. Lo hicieron en la Piedra de San Martín, justo en el punto donde una línea imaginaria dibuja la frontera entre Francia y España. Así, de esta manera, se reeditó el que, según aseguran los propios protagonistas, constituye el pacto más antiguo de Europa. "Hay constancia escrita de él desde el 13 de julio de 1375, pero, seguramente, será todavía más antiguo", explicaba Marcelino Landa, secretario de la junta del valle de Roncal.

Testigos de este momento fueron las más de 2.000 personas que se acercaron hasta el collado de Ernaz para presenciar la actualización de un pacto con el que se rememora el fin de las hostilidades que en su día hubo entre las localidades fronterizas por el uso de los pastizales y el agua. Leyenda e historia se entremezclan en este Tributo de las Tres Vacas, pues una de las versiones históricas sitúa el inicio de las hostilidades entre las localidades en un enfrentamiento protagonizado por los pastores Pedro Carrica y Pierre Sonsoler. La situación llegó a tal punto que fue necesaria la mediación de la localidad oscense de Ansó y que desencadenó en la firma del Tributo de las Tres Vacas. Una ceremonia que se ha venido repitiendo hasta nuestros días, año tras año, con las únicas excepciones de 1808 y 1944, coincidiendo con conflictos bélicos.

En el acto estuvieron presentes los alcaldes del valle de Roncal, ataviados con los trajes típicos: el alcalde de Isaba, Ángel Luis de Miguel; el de Urzainqui, José Mª Baines; el de Garde, Marcos Ureña; y la de Uztárroz, Mª Carmen Fayanás. Por parte del valle francés estuvieron el alcalde de Arette, Pièrre Cazabonne; el de Aramits, Daniel Lartau; la de Ance, Christiane Castagne; el de Feas, Lucien Maunas; el de Issar, Jean Jacques Cazaurang; y el de Lanne, Jean Marc Naussitaur. Todos ellos lucieron una banda tricolor con los colores de la bandera francesa.

Tal y como marca el guión, los representantes roncaleses reclamaron la deuda y sus vecinos franceses accedieron a la demanda después de asentir, hasta en tres ocasiones, a la pregunta que les formuló el alcalde de Isaba. "¿Venís dispuestos a pagar el Tributo de las Tres Vacas?", les interpeló Ángel Luis de Miguel. Acto seguido llegó el momento principal, el del Pax Avant (paz en adelante), que todos los representantes, roncaleses y franceses, escenificaron con sus manos puestas sobre el mojón 262. La reedición del pacto quedó sellada con la firma de todos los alcaldes sobre un documento en el que también firmaron quienes ayer ejercieron de testigos. Por parte del valle de Roncal lo hicieron la presidenta del Gobierno foral, Yolanda Barcina; el consejero de Cultura y Turismo, Juan Luis Sánchez de Muniáin; el alcalde de Sangüesa, Ángel Navallas; y el de Ansó, Félix Ipas. Georges Labazée, presidente del consejo general de los Pirineos Atlánticos; y Jean Claude Coste, consejero general de Aramits, hicieron lo propio por el valle de Baretous.

Renovado el compromiso de paz, los representantes de ambos valles se desplazaron hasta un cercano recinto vallado. Allí esperaban las vacas. De entre todas las que había, se seleccionaron tres para el valle del Roncal con las que el pacto quedaba definitivamente cerrado. Así, un año más, los franceses volvieron a pagar el tributo, un peaje eterno, tal y como llevan haciendo desde hace más de seiscientos años.

Una vez concluida la ceremonia, la fiesta continuó en los alrededores de la Piedra de San Martín. Hubo una feria de artesanía y los asistentes pudieron degustar un almuerzo a base de migas de pastor y chistorra. A mediodía se celebró una comida popular.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra