Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

RESTAURACIÓN

Guerguitiáin, antes y después

La foto refleja el estado de la misma ermita, tras la reforma, en una imagen tomada esta semana.
La foto refleja el estado de la misma ermita, tras la reforma, en una imagen tomada esta semana.
SESMA/GOÑI
En la foto se puede comprobar el deteriorado aspecto de la ermita en marzo de 2010
En la foto se puede comprobar el deteriorado aspecto de la ermita en marzo de 2010
SESMA/GOÑI
La bóveda contaba, sobre el coro, con un gran agujero que produjo hace 50 años la caída de una campana. Ahora se ha reparado toda la cubierta, lucido el interior y reproducido el pavimento cerámico original
La bóveda contaba, sobre el coro, con un gran agujero que produjo hace 50 años la caída de una campana. Ahora se ha reparado toda la cubierta, lucido el interior y reproducido el pavimento cerámico original
SESMA/GOÑI
La bóveda contaba, sobre el coro, con un gran agujero que produjo hace 50 años la caída de una campana. Ahora se ha reparado toda la cubierta, lucido el interior y reproducido el pavimento cerámico original
La bóveda contaba, sobre el coro, con un gran agujero que produjo hace 50 años la caída de una campana. Ahora se ha reparado toda la cubierta, lucido el interior y reproducido el pavimento cerámico original
SESMA/GOÑI
Se ha reabierto una ventana que permanecía oculta tras un retablo ya desaparecido y se han reparado tres grietas verticales, además de consolidarse los restos de distintas pinturas.
Se ha reabierto una ventana que permanecía oculta tras un retablo ya desaparecido y se han reparado tres grietas verticales, además de consolidarse los restos de distintas pinturas.
SESMA/GOÑI
Se ha reabierto una ventana que permanecía oculta tras un retablo ya desaparecido y se han reparado tres grietas verticales, además de consolidarse los restos de distintas pinturas.
Se ha reabierto una ventana que permanecía oculta tras un retablo ya desaparecido y se han reparado tres grietas verticales, además de consolidarse los restos de distintas pinturas.
SESMA/GOÑI
  • ASER VIDONDO. GUERGUITIÁIN
Actualizada 23/11/2012 a las 16:08
Sólo las ruidosas grullas, que migran hacia el sur para pasar el invierno, rompen la paz del entorno. Se respira silencio y naturaleza en estado puro, y el otoño tiñe con una amplia gama de colores los robles de los alrededores. Una pista de 2 km conduce desde Induráin, entre campos de cereal recién sembrados y que ya verdean, hasta este lugar. Antaño habitado, este viernes apenas quedan los muros ruinosos de menos de una decena de viviendas. Por fortuna, no se puede decir lo mismo de su antiguo templo. En el despoblado de Guerguitiáin, la ermita de San Martín, un destacado ejemplo del románico rural navarro, acaba de ser restaurada. El valle de Izagaondoa lo reclamaba desde hacía más de 5 años con acciones culturales y demandas oficiales. Se prevé inaugurar este sábado.

El lavado de cara ha sido absoluto. Ejecutado por Construcciones Aranguren de Sangüesa, lo ha sufragado el Gobierno de Navarra con 321.345 euros. Destaca el Ejecutivo "su valor dentro del conjunto del patrimonio histórico del valle".

Exteriormente, se ha acabado de derribar la anexa casa del cura, se ha rejuntado la piedra y se han reparado las cubiertas. Sobre la zona del coro había un gran agujero que se produjo hace medio siglo por la caída de una campana, que atravesó el techo. Se han retirado también contrafuertes añadidos que no cumplían ninguna función.

En los muros, se han cerrado cuatro grandes grietas verticales, tres de ellas en el ábside, y otra en la pared de los pies del templo. Ya en la nave, se han lucido muros y bóveda, rescatado el antiguo pavimento de cerámica (el actual era de madera) y reabierto la ventana ubicada tras el altar (tapiada desde el s. XVII). Se han consolidado pinturas en el ábside, reformado la sacristía y reconstruido el coro de madera de pino, conservándose la colorida balaustrada.

PELIGRO DE HUNDIMIENTO

Según la empresa adjudicataria de los trabajos, ejecutados por unas 20 personas de abril a octubre en este templo propiedad del arzobispado, el principal problema era el peligro de hundimiento de la cubierta y el agrietamiento de muros. Estudios geotécnicos han descartado que el desplazamiento de muros se deba a problemas del terreno.

La ermita, de unos 75 m2 de planta, se construyó a finales del siglo XII, y se aprecia que fue obra de dos talleres. En el siglo XVII se hundieron las bóvedas y se levantaron los muros dos metros más para crear falsas bóvedas de ladrillo y cubrirlo todo con una estructura de madera, tabla y teja como la actual.

Petrus me fecit ('Pedro me hizo'), dice en latín una marca de cantero grabada en piedra en uno de los capiteles interiores ubicado junto al coro, zona de la segunda fase constructiva original. Y éste es uno de los principales valores de la ermita de Guerguitiáin, objeto de visitas guiadas, entre otros lugares, del grupo cultural del valle. Un libro recién editado del estudioso Simeón Hidalgo, titulado La ruta del maestro Petrus de Guerguitiáin, atestigua que es uno de los seis únicos canteros que 'firmaron' en las casi 200 iglesias románicas que existen en Navarra, o de las que quedan vestigios.

Asimismo, tras visitar otros lugares, Hidalgo vio que su estilo de trabajo en los capiteles, con motivos populares y sencillos, está también presente en otros templos, la mayoría cerca de Guerguitiáin. Dice que hay rasgos similares en capiteles de iglesias de Vesolla, Sengáriz, Leoz, Aibar (Santa María), Eúsa y Najurieta.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE