Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Las 9 entidades locales de Améscoa, contra la incineración en Portland

Una comisión local ha solicitado el apoyo de todos los consistorios de Tierra Estella

  • R.A. . ESTELLA
Publicado el 23/11/2011 a las 00:03
Los cuatro ayuntamientos y cinco concejos de Améscoa, entidades locales regidas todas ellas por candidaturas independientes, han ratificado un manifiesto en contra de la incineración en la planta de la cementera Portland Valderribas en Olazagutía dentro de una movilización dentro del valle promovida por una comisión vecinal que lleva por nombre Améscoa Aire Limpio. Los plenos de los consistorios han ido aprobando el documento sucesivamente el 21 de septiembre (Eulate), 28 de septiembre (Larraona), 5 de octubre (Aranarache) y 25 de octubre (Améscoa Baja). Los cinco concejos de Améscoa Baja (San Martín, Ecala, Zudaire, Artaza, Baquedano y Gollano) también se han adherido al movimiento, así como otra de las instituciones principales del valle, la Junta del Monte Limitaciones.
El paso siguiente en esta campaña ha sido la búsqueda de adhesiones entre las grandes entidades supramunicipales de la merindad. El primer apoyo ha llegado del Consorcio Turístico de Tierra Estella, que suscribió el documento en la reunión del consejo de administración celebrada el pasado 16 de noviembre. También está previsto enviarlo a la Mancomunidad de Montejurra y a Teder.
Aunque la incineración de residuos en la cementera de Portland Valderribas en Olazagutía tendrá lugar en una zona administrativa distinta de Tierra Estella, en Améscoa preocupan los efectos que pueda tener la cercanía de las instalaciones, ya que algunas localidades distan tan sólo 9,15 kilómetros de las instalaciones, como es el caso de Zudaire, el núcleo de población más próximo en este lado de Urbasa-Andía.
"Lo que no es lógico es que nos hagan un parque natural y que ahora monten una incineradora. El efecto de las emisiones, particularmente de dioxinas y furanos, se transporta a través del aire hasta la sierra, su vegetación y sus animales, incluso a la propia agua con la que nos abastecemos. ¿Cómo puede permitir algo así una zona cuyos quesos de oveja se encuentran entre los mejores del mundo?", se preguntaba Carlos Zabala Urra, miembro de la comisión Améscoa Aire Limpio y concejal de Améscoa Baja. El texto del manifiesto se expresa en términos muy similares.
Solicitud a ayuntamientos
Pero la solicitud de apoyo se está extendiendo a todos los ayuntamientos de Tierra Estella, a los que se está enviando el manifiesto para su votación en pleno. "El radio de influencia de las incineradoras alcanza unos 30 kilómetros a la redonda y por tanto llegaría hasta Cirauqui, Arróniz y Los Arcos", añadió Zabala. En los próximos días también se va a profundizar en la movilización del valle. Por ello se han remitido también un centenar de manifiestos a todo tipo de asociaciones, club de jubilados, ludotecas, ganaderos, queserías, alojamientos turísticos, cajas de ahorros y todo tipo de establecimientos empresariales.
Con esta iniciativa Améscoa se pone del lado de la plataforma contra el proyecto que se presentará el sábado que viene. Tanto el Ayuntamiento de Olazagutía como la Mancomunidad de Sakana, regidos por Bildu, están en contra de la valorización.
DIVERSOS ASPECTOS DEL PROYECTO1 La autorización. El pasado 26 de mayo el Gobierno de Navarra autorizó la valorización de residuos de biomasa como combustible en la cementera Portland Valderribas de Olazagutía. El 14 de septiembre el Gobierno foral rechazó los 926 recursos que se habían presentado en contra del proyecto.
2 La justificación económica. Con la incineración de biomasa como combustible alternativo al petróleo Portland Valderribas pretende producir cemento con costes similares a los de las otras 27 cementeras que ya lo están haciendo en España para garantizar el mantenimiento de 160 puestos de trabajo. Supone una inversión de 3,5 millones.
3 Las diferencias. La licencia de Portland se ciñe a la incineración de biomasa y, por tanto, no es exactamente una incineradora de residuos como las que se construyen para los desechos urbanos. Sus detractores, sin embargo, argumentan que en el futuro se quemarán otros compuestos como neumáticos o residuos cárnicos.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora