Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

DEFICIENCIAS EN SU CONSTRUCCIÓN

La constructora del túnel de Belate debe 9 millones por desperfectos

  • Un informe pericial cuestiona el ritmo de perforación y alude a "voladuras inadecuadas"

Imagen de la noticia
Imagen del desprendimiento ocurrido en julio de 2006 en el túnel. DN
  • NATXO GUTIÉRREZ . PAMPLONA
Actualizada 04/10/2011 a las 00:05

El Gobierno foral reclama desde hace cuatro años a la sociedad Belate UTE y a la firma Elsamex S.A. el pago de 9.035.127 euros en concepto de "daños, perjuicios y costes" que generaron los desprendimientos ocurridos en el túnel de Belate por deficiencias en su construcción. Entre julio de 1997 y julio de 2006, la bóveda cedió en, al menos, cinco ocasiones en su parte central de manera principal. Belate UTE, compuesta por Construcciones Lain S.A., Auxini S.A., y Potasas Subiza S.A, fue la adjudicataria de las obras. Elsamex asumió la asistencia técnica de la dirección de la obra.

La cantidad reclamada fue la desembolsada por el Ejecutivo foral a Construcciones Mariezcurrena para acometer la reparación de la estructura, después de que Belate UTE desoyera un requerimiento suyo con el mismo fin. El sobrecoste del túnel -cuya ejecución, unida a la de la galería de Almándoz ya supuso 12.431 millones de pesetas- incluyó un proyecto y estudio encargado a Geocontrol.

La reclamación de los 9 millones de euros fueron recurridas por Belate UTE y Elsalmex. A la vista de sus diferentes interpretaciones, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra ordenó la apertura de dos procedimientos diferenciados. En el caso de Belate UTE, desestimó en marzo pasado un recurso al corroborar su parte de responsabilidad en los desperfectos y rechazar cada uno de los motivos jurídicos esgrimidos para pedir la nulidad de la orden foral.

En su lectura de los hechos, el tribunal, que aún no se ha posicionado sobre Elsamex, alude a un informe pericial que, de mutuo acuerdo, fue ordenado a la Universidad Politécnica de Cataluña sobre la ejecución de las obras. Las conclusiones tardaron en conocerse seis años por la complejidad del proceso, pero permitieron conocer algunos defectos.

La constructora alegó que antes del inicio de la obra fue precisó realizarse sobre los planos un desplazamiento de la boca del túnel de 60 metros "como consecuencia de los graves problemas de acometividad", según recoge la sentencia. Ese trastoque comportó un cambio del tipo de material que podía encontrarse en los trabajos de perforación, como así sucedió en determinados tramos del centro del túnel, donde -como bien justificó el perito de la UTE- se produjeron los desprendimientos. Sin embargo, la constructora, como la dirección de obra y los servicios del Gobierno de Navarra aceptaron el cambio para acometer la boca del túnel "sin pega alguna". Todas las partes aceptaron la solución al entender que el denominado Nuevo Método Austriaco -el sistema utilizado de perforación- "era compatible con la existencia de pizarras siempre que el avancey destroza se realizase de forma adecuada, es decir, en proporción adecuada entre la rapidez de la perforación y el bulonado y en su caso el abovedado".

En este punto, Elsamex insistió en la necesidad de acomodar el ritmo de la perforación en "magnitud y velocidad" a las nuevas características del terreno, como se deduce del informe pericial de la Universidad Politécnica de Cataluña.

Otras deficiencias

A la hora de desestimar el recurso de la constructora, el TSJN repara en otras deficiencias reveladas por los técnicos. Según señala a partir de las observaciones de la universidad catalana, durante los obras "se emplearon voladuras inadecuadas en el polo opuesto a la perfora, de forma que ello afectó a una evidente irregularidad del túnel".

Otros aspectos técnicos cuestionados aluden, por ejemplo, al hormigonado "que pudiera considerarse incluso de desbarajuste", como precisa el tribunal.

Al igual que sucede con el fallo de marzo de este año, otros pronunciamientos judiciales han dado la razón al Gobierno de Navarra. La empresa fue reclamada en marzo de 2001 por el entonces consejero de Obras Públicas, José Ignacio Palacios, para que reparase los daños en una resolución que fue recurrida ante el contencioso-administrativo y posteriormente ante el Tribunal Supremo. Así las cosas, el actual titular de Fomento, el socialista Anai Astiz, muestra cautela a la espera de los dictámenes pendientes, si bien anuncia su compromiso "de defender hasta el último céntimo de euro de la Administración foral, puesto que es el dinero de todos los ciudadanos y ciudadanas".



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE