Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

FIESTAS EN IRURTZUN

Irurtzun baila al son de 10 gigantes

Más de 400 personas despidieron ayer a los gigantes de Irurtzun en su último día de fiestas, en el que, por XXVIII vez, estuvieron acompañados por las comparsas de Olite y Baigorri

  • ANDREA GURBINDO . IRURTZUN
Actualizado el 25/07/2011 a las 02:35
L AMENTARON los quince grados de temperatura. La lluvia. Y que ayer fuese su último día de fiestas. Resguardados durante más de una hora, los gigantes de Irurtzun se hicieron esperar. Un domingo impropio de verano fue el culpable de que más de una hora tardasen los más grandes en pisar por última vez durante este 2011 las calles de la localidad navarra. Junto a ellos, seis anfitriones procedentes de Olite y Baigorri ansiaron de la misma manera poner en marcha esta tradicional gigantada.
A las 12.10 horas y luchando contra el chirimiri, se puso en marcha la XXVIII edición de la concentración de gigantes, a la que acudieron 400 personas. García Ximénez, Amaia, Teodosio de Goñi y Petrónidas, los cuatro grandes de Irurtzun, rescatados de la historia del siglo VIII de la localidad, bailaron hasta el frontón. Cien metros. "Con este tiempo es difícil hacerlo como teníamos pensado, así que vamos a refugiarnos", dijo Ana Santander Lizaso, una de las responsables de la Comparsa.
Deseando entrar estaba en ese momento Aitor Espartero, de 3 años, que junto a su hermana Lierni, de 1, su padre y su abuela, se mostraba encantado de ver bailar a los gigantes. "Me gusta Petrónidas. También hemos venido con la amá", aseguró Aitor mientras señalaba a uno de los, para él, titanes de la mañana.
Se trataba del rey de Navarra de la Comparsa de Baigorri, que jugaba con sus faldas y al ritmo de gaitas y tambores junto a sus tres hermanos. Gigantes de 50 kilos fueron ayer levantados por quince vecinos de esta población de Iparralde, que acudieron como invitados a Irurtzun por primera vez con los goliats "más viejos y guapos de todos", dijo uno de los miembros de la comparsa, Iñaki Goicoetxea. Tras ellos, el presidente de la Comparsa de Olite, Luciano Bacaicoa Elías, que suma ya 11 años de experiencia bailándolos, se lamentó especialmente del tiempo. "Nos llamaron para venir y hemos venido diez, y encantados", afirmó.
Los dos reyes navarros que viajaron desde Olite y hasta esta localidad de La Barranca entraron los últimos al frontón al ritmo de los gaiteros que ambientaron la mañana. Como antónimos a parte de los protagonistas de ayer, estuvieron los más pequeños que haciendo gala de la ocasión más de uno se vistió de un gigante más apropiado a su tamaño. Mientras, otros se mostraron dispuestos a abandonar a uno de sus más fieles compañeros.
Adiós al "tete"
No era el caso de Oier, que a falta de unos días para cumplir dos años, animaba junto a su madre, Edurne Alegre, la gigantada. Pero sí que lo hicieron otros, que dejaron el chupete en las muñecas de sus gigantes. "Es una excusa bastante buena para ellos. Es como si creciesen y lo abandonasen", indicó José Royo García, miembro de la comparsa de Irurtzun desde hace 8 años. Entre caramelos se produjo esta despedida. Un adiós al "tete", un hasta luego a los gigantes y, de paso, un hasta el año que viene a las fiestas.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora