Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Etxalar

Etxalar registra el paso de paloma más bajo de los últimos 30 años

  • El observatorio de la localidad francesa de Sara avista 152.325 ejemplares esta campaña

Uno de los puestos de avistamiento de Etxalar, en el collado de Iarmendi.
Uno de los puestos de avistamiento de Etxalar, en el collado de Iarmendi.
ARCHIVO
  • NATXO GUTIÉRREZ. Pamplona
Actualizada 28/11/2015 a las 06:00
El paso de paloma ha sido fugaz en el collado de Iarmendi, en la divisoria de Etxalar con la localidad francesa de Sara donde se cultiva la captura en red desde el siglo XV. El balance de los observatorios instalados al otro lado de la frontera -Sara, Urrugne, Arnegi y Banca- arroja un resultado presimista sobre las previsiones barajadas por cazadores de escopeta y red. Sirva de referencia para tener una idea de su repercusión en la vertiente opuesta de Etxalar del avistamiento de Sara, reducido en lo que va de temporada a 152.325 ejempalres.

La cifra resulta la más baja de las últimas tres décadas. El alcalde de Etxalar, Miguel María Irigoien, se remite al dato para confirmar el descenso. Su impresión particular es que la entrada de las bandadas se ha escorado hacia la costa, al abrigo de temperaturas más suaves. La opinión se ve corroborada en las estadísticas. En Urrugne, por ejemplo, situado hacia el litoral francés, el registro apuntado hasta ayer era de 1.268.616 en un notorio contraste con los puestos situados hacia el interior.

En esta tesitura, la campaña de red, clausurada el pasado fin de semana, dejó en el collado de Iarmendi -el “santuario de la paloma”, a juzgar de entendidos y aficionados que frecuentan la zona-, un saldo de 60 docenas y tres unidades recogidas. Como comparación, hace dos años las redes atraparon 85 docenas.

La tradición de palomeras es hoy cultivada por 15 aficionados que se rigen por las técnicas heredadas de sus antepasados en su intento por dar continuidad a una tradición apegada al término municipal de Cinco Villas.

La documentación más antigua de la práctica data del siglo XIV en Roncesvalles. Las referencias escritas conservadas en Etxalar se remontan a un siglo posterior. Es costumbre que el Ayuntamiento de la localidad renueve cada año la ocupación de terreno perteneciente a Sara con la firma del acuerdo de Lizaieta.

La temporada arrancó el 1 de octubre y se estiró hasta el pasado domingo. Antes, el 7 de septiembre tuvo lugar la tradicional subasta de puestos de caza. La primera recaudación fue de 33.895 euros.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE