Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

FERIAS

Santesteban al trote

  • La feria de otoño forma un revuelo con cerca de 5.000 congregados en sus calles

Un caballo se mueve nervioso, sujeto por su propietario en el recinto ganadero habilitado en la plaza del Mercado de Santesteban.
Un caballo se mueve nervioso, sujeto por su propietario en el recinto ganadero habilitado en la plaza del Mercado de Santesteban.
N.G.
  • Natxo gutiérrez. Santesteban
Actualizada 16/11/2015 a las 06:00
Andar el viernes por las calles de Santesteban era poco menos que tarea ardua por el gentío arremolinado en torno a una oferta dispar que transformó el centro urbano en un bazar de amplias dimensiones. A 14 euros el metro lineal de ocupación, los más de 200 puestos instalados aportaron una cuantía considerable que el Ayuntamiento pretendía invertir en el gasto de la fiesta. Como decía el alcalde, Xanti Uterga (EH Bildu), “lo importante no es la recaudación. Lo importante es mantener la tradición y crear ambiente”. La feria, condimentada por la tarde con una atracción deportiva, mantuvo a residentes y visitantes sin descanso en la difícil habilidad ocular de encontrar el producto deseado.

“Después de fiestas y carnavales, es el gran día del año”, apuntó el primer edil en una comparación de las fechas rotuladas en rojo en el calendario local.

Su apreciación se vio refrendada por la alta concentración de que obligó a los rezagados a aparcar sobre la acera en el acceso a un abarrotado polígono Aparan.

Como foco de atracción, que da razón de la celebración anual, el certamen ganadero de la plaza del Mercado concitó el interés de cuantos quisieron calibrar el estado de la cabaña de la comarca. “Se vende muy despacio”, fue el apunte de Andoni Mendiburu Alzuri cuando se le sondeó su opinión sobre la progresión de traspasos de ganado. Sucesor de la saga Mendiburu en el trato de animales resumió la mañana con un balance regular.

A su lado, su padre, Víctor Manuel Mendiburu Martín, concluyó con un gesto de resignación en la comparación del pasado solicitada por un recién llegado. “Olvídate. Lo de antes pasó. Todo va para atrás”, fue el veredicto de un experto de dilatada trayectoria en la compra-venta de ganado. Padre e hijo, -como corresponde-, vistieron de bata negra, el distintivo de tratantes. A su alrededor, abundó la experiencia con entrados en edad que revivieron su infancia y juventud.

Las nuevas generaciones tuvieron, por su parte, ocasión de aprender a apreciar los bienes de la tierra y el auxilio que prestaron los animales en otro tiempo para cultivarlos con mimo por ser recursos de supervivencia cuando apretaba la necesidad. Entre mayores y pequeños, la feria mantuvo su poder cautivador.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE