CONFLICTOS

Preocupación vecinal en Alsasua por el descontrol de los 'piperos'

  • En dos años ha habido una veintena de quejas vecinales por ruidos a altas horas de la noche

Acceso al Ayuntamiento, donde se han formulado las quejas vecinales por los 'piperos'

Acceso al Ayuntamiento, donde se han formulado las quejas vecinales por los 'piperos'

archivo
0
28/06/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • natxo gutiérrez Pamplona
El acondicionamiento progresivo de bajeras como locales de encuentro y ocio de jóvenes en Alsasua mantiene a un sector de la ciudadanía preocupado por la alteración que está generando su funcionamiento en su descanso nocturno. Las quejas verbales expresadas en dependencias municipales por afectados, en unos casos de forma reiterada, superan la veintena. Los vecinos más expuestos a convivir con los piperos, situados en los bajos de sus viviendas, protestan por “el ruido, con música y gritos a altas horas de la madrugada”, que han de soportar y que han colmado su paciencia con una sensación de impotencia por la falta de reacción del Ayuntamiento para controlar la situación.

En un caso, la queja reiterada se convirtió en denuncia formal, que fue elevada acompañada de la petición de elaborarse un estudio del nivel acústico. El análisis dio como resultado un índice superior de decibelios al permitido por la legislación. La consecuente sanción, de unos 300 euros, según testigos que prefieren mantenerse en el anonimato, fue abonada por el grupo de jóvenes que habían incurrido en la irregularidad sonora.

La inquietud vecinal ha alcanzado en algunas situaciones tal extremo que se han registrado enfrentamientos verbales entre vecinos y jóvenes ocupantes de los piperos.

Policía Foral y Guardia Civil han practicado redadas en bajeras habilitadas para el disfrute de sus arrendatarios.

El cúmulo de circunstancias justifica la cada vez más extendida preocupación vecinal, con una revindicación, apoyada por el concejal de UPN, Francisco Javier Cerdán, para que el consistorio regule los piperos. En este sentido, el propio edil se remite al ejemplo de otras localidades, como, por ejemplo, Burlada o Santesteban, cuyas corporaciones municipales disponen de una ordenanza que establece los requisitos necesarios para que una bajera se convierta en local de ocio juvenil. Los reglamentos que sirven de referencia legal disponen, entre otros criterios, la obligación de que una persona sea la responsable del funcionamiento. Además, por norma, es preciso que las estancias cuenten con los medios necesarios de insonorización para evitar perjuicios a los vecinos de las viviendas de los pisos superiores.

TEMOR A MÁS CONFLICTOS

La adopción de medidas de control se revela necesaria para el corporativo regionalista, transcurridos -como dice- "dos años sin que el Ayuntamiento haya hecho nada".

Su demanda tiene como base el temor compartido con varios vecinos de la localidad a que los enfrentamientos se reproduzcan en una espiral creciente.

Francisco Javier Cerdán tiene constancia de que la alcaldía de Bildu ha recibido ya una propuesta de elaboración de una ordenanza para normalizar la apertura de los piperos.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE