Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

maquinista del descarrilamiento

"Habría vuelto a conducir el tren al día siguiente del accidente de Uharte Arakil"

  • El maquinista del accidente de tren más grave de Navarra, que costó la vida a 18 personas en 1997, asegura que no tuvo depresión tras el siniestro

Juan José García sale de declarar del juicio, en 2001.
Juan José García sale de declarar del juicio, en 2001.
efe (archivo)
  • dn. pamplona
Actualizada 06/09/2013 a las 06:01
Juan José García Fernández, de 65 años, sigue arrastrando la pesada carga de los 18 muertos que provocó el descarrilamiento de un intercity en la estación de Uharte Arakil, un tren que conducía con el apoyo de su compañero Miguel Ángel Marinetto. Dieciséis años después tiene la conciencia «tranquila» y una nieta de 16 meses que se hace un hueco sonoro al otro lado del teléfono, en Miranda de Ebro, según cuenta en una entrevista concedida al periodista Pablo González, de La Voz de Galicia.

El maquinista fue condenado en 2001 a 2 años y 6 meses de cárcel por el accidente que descarriló en Uharte Arakil en 1997. La pena quedó en suspenso hasta que se tramitaba la la petición de indulto, algo que apoyaban la juez y el fiscal y que recibió al menos 4.000 firmas de apoyo. García Fernández logró el indulto parcial en 2009, rebajando la condena a los dos años para no ingresar en prisión.

El accidente de Santiago le habrá recordado lo suyo, ¿no?

Sí. Cada vez que hay un accidente recuerdo aquello. Sé que el compañero maquinista lo estará pasando mal. Yo lo pasé mal. Pero también le digo que en poco tiempo pondrán los sistemas de seguridad que no había en la vía. En mi caso, el Asfa (sistema de seguridad) lo pusieron 6 meses después.

¿Ve similitudes con su caso?

No. Pienso que ahí el maquinista tuvo un lapsus. No sé si la llamada del interventor lo despistó. Y luego en ese paso de 200 a 80 tenía que haber más medidas de seguridad. Y esa curva en una línea de alta velocidad...

¿Tenía la conciencia tranquila?

Muy tranquila. Estaba convencido de que era inocente. No tuve ningún grado de depresión.

¿Cree que para el maquinista de Santiago será diferente?

Quizás el piense más en el lapsus... Cómo ha podido ser... Le dará vueltas a la cabeza...

¿Qué le diría?

Que se apoye en su familia. Que tenga tranquilidad, que la cosa ha pasado. Lo puede contar.

No sé, con 79 muertos...

Yo tenía 18. Y luego en el juicio tuve que presenciar que uno tenía el brazo amputado, otro una pierna... Es duro.

¿Contactó con algún superviviente?

No.

A usted los compañeros lo arroparon mucho...

Sí. Gracias a ellos y a la familia pude ir olvidándolo un poco.

En aquel momento Renfe controlaba la vía, no existía Adif (actual gestora). ¿Cómo se portó la dirección de la empresa con usted?

Bastante mal. Desde un principio el director de seguridad, sin saber nada de nada, al poco de pasar el accidente, dijo que la culpa era del maquinista. Y no se había investigado nada. Primero hay que hacer las averiguaciones, creo yo.

Lo señalaron a usted desde el principio.

Sí. La consigna era culpabilizarme a mí. Se cargaron todo el proceso. Al factor y al jefe de estación de esa línea ni les hicieron la prueba de alcoholemia.

Usted cree que hubo un error en la señal, que estaba en verde, es decir, que podía circular sin reducir la marcha.

La señal avanzada estaba en vía libre y la de entrada estaba en anuncio de parada. Estas señales se podían menear con la punta de un bolígrafo Bic. Se podía cambiar el enclavamiento.

¿Qué pasó para que estuviera en vía libre?

O bien el factor cambió todo el enclavamiento en el momento que pasé yo o incluso pensé en un atentado o un sabotaje.

Sorprende que la sentencia admita que este punto no quedó claro. ¿Se investigó lo suficiente?

No se quiso investigar. El director de seguridad ya declaró a las nueve de la noche, dos horas después del accidente, que la culpa era del maquinista. Y no se podía echar para atrás.

No quedó claro si la señal estaba como usted decía, y es un asunto clave. Renfe dijo que el sol le molestó.

De eso nada, Esas máquinas, las 252, llevan un quitasol.

¿Su compañero vio lo mismo?

Sí. Declaró lo mismo que yo. Ni el abogado que nos defendió se lo creía.

En realidad lo condenaron por aplicar el freno que no debía.

Con la mano izquierda llevamos los mandos de aceleración y frenado. Pero con la derecha el primer mando que tenemos es el del freno directo. Ahí solíamos apoyar la mano. Si en el momento en el que me pegué el susto accioné ese mando era una cosa casi normal.

Un acto reflejo...

A la jueza le dije que en ese momento pensé que me mataba. Al ver la señal en anuncio de parada a 200 metros y la aguja a la desviada, a 130 por hora...

Ya sabía que iba a descarrilar.

Pensé que podríamos entrar a un poco menos de velocidad. Pero cuando tiramos de urgencia fue tarde. De todas maneras el tren no descarriló en la entrada de las agujas. Lo hizo en unas posteriores en un cambio a un apartadero. Ahí hubo un descarrilamiento hacía un mes y pico de un tren a 20 por hora.

Eso tampoco se investigó.

Nadie declaró de enclavamientos. Al factor ni lo imputaron.

No volvió a conducir máquinas.

La empresa me dijo que estaba castigado. Me pusieron en una oficina hasta que me jubilé.

Nadie se quedó con la conciencia tranquila. Hasta la jueza dijo que apoyaría su indulto.

Sí. También se mandaron muchísimas firmas.

Pero tuvo que esperar mucho para que lo indultaran rebajándole la pena.

Cosas de la burocracia. Todo ese tiempo padeciendo.

Ahora tiene antecedentes. Si le pasa algo con el coche...

Sí, con el coche, porque con trenes ya no...

¿Añora conducir trenes?

Al día siguiente del accidente habría montado en una máquina para volver a conducir.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE