Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

fiestas

Culto a las tradiciones por San Juan

  • La Barranca destapa la esencia arraigada a sus costumbres en una fecha coloreada del calendario de Uharte Arakil, con el 25 aniversario del 'zortziko'. La fiesta se amplió a Alsasua con enramadas y helechos, y Arbizu, que honró a su patrón en la ermita

  • natxo gutiérrez. Alsasua/Arbizu/Uharte Arakil
Actualizada 27/06/2013 a las 06:01
En el cultivo de las tradiciones, la Barranca y Burunda pone esmero y cuida cada detalle para entrelazar pasado, presente y futuro. En San Juan, como en otras fechas de significado especial, un reguero de costumbres discurre paralelo al río Arakil que salpica los márgenes de Alsasua, Arbizu y Uharte Arakil. En el primer término, alfombras de helechos en la entrada de viviendas y comercios y enramadas colgadas de balcones refrescan la memoria de sus gentes sobre un mensaje de buenos augurios que recibieron de sus mayores.

Kilómetros adelante de la corriente cultural que recorre el valle, la ermita de San Juan, de 1792 según reza el dintel de la puerta, recibe a los vecinos de Arbizu que tienen a bien honrar al patrón en su templo. "La ermita es anterior a 1792. Probablemente sería la iglesia de un antiguo poblado, desaparecido con la unificación del pueblo en la época medieval". Quien ofrece la explicación histórica es el sacerdote Saturnino Múgica, de 82 años, ayer acompañado en el presbiterio de Benito Ijurra y Felipe Araña, ambos religiososo de la orden Canóniga Regular de San Agustían. La novedad de ayer en el día grande estuvo representada por la ausencia de la corporación municipal en el camino a pie desde el centro urbano, precedido por los sones de Txaranga Jaiak. Con gestos de lamento, hubo fieles que no comprendieron la falta de las autoridades locales de Bildu por primera vez en la historia. La costumbre dictaba años atrás la obligación del Ayuntamiento de acudir al domicilio del párroco para componer un séquito en la ascensión a la ermita. El repaso a la historia devolvió el fin semana al presente un episodio de la Guerra de Independencia, como fue el incendio desatado por las tropas napoleónicas.

Mientras, en la cercana Uharte Arakil, veinte parejas ataviadas con indumentaria tradicional abrieron ayer la comitiva formada al término de la misa en la parroquia San Juan Bautista para completar un itinerario urbano, acompañadas de la comparsa de gigantes y cabezudos, con punto final en la plaza del Ayuntamiento. En el emplazamiento hubo distinción a José María Betelu Ayerbe e Iñaki Retegi Martiarena por su contribución en la recuperación y conservación del zortziko desde hace 25 años. "Llegaron a nuestros oídos de su existencia hacía años y fue gracias a tres mujeres mayores cómo pudimos recuperarlo. Nos pusimos a ello con mi mujer, Micaela Aldaz Zufiaurre y Juan Miguel Etxeberria. Nos ayudó mi cuñada, Izaskun Aldaz, como txistulari", relató ayer el primero. Fue en la sociedad Aralar-Mendi, que canaliza la vida social en el municipio, donde se fraguaron los albores de la restauración del baile.

En el elenco de las costumbres, Uharte Arakil festejará hoy un nuevo episodio con la romería de Zamarce que trasladará a sus habitantes hasta el enclave de la desaparecida mansión romana de Araceli.


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE