Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ORONOZ-MUGAIRE

El legado del hermano Segundo

De izquierda a derecha, Agustín Eraso, Juan Luis Oscoz, Victorio Morrás, José Antonio Seminario, Jesús Arregui, Javier Alzuguren, Pello Berho y Paco Vierbücher

De izquierda a derecha, Agustín Eraso, Juan Luis Oscoz, Victorio Morrás, José Antonio Seminario, Jesús Arregui, Javier Alzuguren, Pello Berho y Paco Vierbücher

N.G.
1
Actualizada 15/06/2013 a las 09:35
  • Natxo gutiérrez. Oronoz-Mugaire
Una imagen de Segundo Gangoitia, el hermano Segundo en el lenguaje colegial que aún se escucha en el desaparecido centro educativo San Martín, cuelga de las paredes del local de la Asociación de Ex-Alumnos Maristas de Oronoz-Mugaire.

La instantánea del religioso, ataviado con sotana, mantiene vivo su recuerdo. Una brizna de brillo ilumina el rostro de sus discípulos cuando evocan su imagen en la contracancha del frontón largo, que hoy lleva su nombre. Por un instante, su mente regresa al Día de la Pelota, una fiesta que convertía el colegio en santuario de la pelota en sus diferentes modalidades. "El hermano Segundo tenía contacto con los intendentes de los mejores frontones. Aquí venían las estrellas del momento", rememoran con la ilusión de adolescente retratada en sus rostros rematados en testas canosas.

García Ariño, Carmelo Balda o Atano III, por poner algunos ejemplos de los ilustres del frontón, desfilaron ante la mirada obnubilada de unos jóvenes estudiantes que recibían a sus ídolos vestidos con la indumentaria de rigor de pelotaris.

La estampa repetida durante años permanece grabada en su mente dentro del rosario de anécdotas protagonizadas en su etapa de estudiantes del colegio San Martín, sostenido por la Fundación Urrutia y regido por los Hermanos Maristas.

Las vicisitudes compartidas tanto en el frontón como en el pupitre alimentan hoy su asociación, referente, por ahora, de 400 de los 1.200 alumnos que pasaron por las aulas del ya desaparecido centro. Planificado en 1928 por Gerardo Plaza, su trayectoria, bajo la orden Marista, discurrió entre 1931 y 1974. Después recibió a alumnado de enseñanza agrícola.

Sus inicios descubren un plan de estudios compuesto por "taller mecánico, dibujo industrial, contabilidad y perito". Fue esta última especialidad, junto con bachiller, la que reportó prestigio en posteriores generaciones al colegio San Martín. La impronta Marista en su enseñanza, estructurada en ingreso y cinco años de estudios de Comercio, iluminó la mente de hombres que, con el decurso del tiempo, despuntaron en gestión de empresas y negocios bancarios. El elenco de profesionales que bebieron del pozo de sabiduría en Oronoz-Mugaire y coparon cargos distinguidos incluye al consejero de El Corte Inglés Florencio Lasaga o los hermanos Sánchez, de la empresa Gutarra, como exponentes de la proyección profesional apoyada en una sólida base académica.

De Guipúzcoa, Navarra, Vizcaya, La Rioja y Aragón, adolescentes con perspectiva de labrarse un futuro prometedor encontraron en el colegio San Martín un pilar sobre el que erigir su edificio de conocimientos.

Cuenta Jesús Arregui Ayastuy, natural de la localidad guipuzcoana de Bergara y hoy residente en San Sebastián, que pidió expresamente a su madre que le enviase a estudiar a Oronoz-Mugaire después de examinarse por primera vez en la Escuela de Comercio de San Sebastián. "Los de Oronoz salían muy bien preparados", relata. San Sebastián era para los aspirantes a perito comercial el lugar de referencia donde obtener de manera oficial su título tras someter sus conocimientos a una única prueba. Un símil encontraban los matriculados en bachiller en Oronoz-Mugaire y que debían desplazarse a Zaragoza para examinarse.

Asamblea anual en junio

Los avatares de la época estudiantil entretejen las mimbres de la memoria conservada en la asociación de ex-alumnos. Inaugurada su sede en un lateral del desaparecido centro en una fecha especial - "el 11 del 11 del 2011 a las once de la mañana", como señala su presidente, Javier Alzuguren Echeverria-, la agrupación tiene a bien favorecer "la relación entre antiguos estudiantes, ampliar su base de asociados para que participen en la asamblea anual y reunir listados e imágenes" del vivero educativo que acrisoló una etapa de su vida. Será el 22 de junio cuando renueven su compromiso de mantener vivo el espíritu de San Martín en su asamblea anual, en la que brindarán un homenaje al grupo de pinches que ayudaban en el servicio de comedor. Como señala José Antonio Seminario, con la experiencia de la vida prevalecerá "un recuerdo de juventud".
Selección DN+


  • Pako
    (16/06/13 12:46)
    #1

    ¿Y de lo que han permitido hacer del legado de don Martín Urrutia Ezcurra no tienen los esxcolegiales nada que decir?

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra