Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

día de la cuajada

Ultzama mima su cuajada

  • La IV edición de la fiesta que ensalza el producto del valle congregó a más de 1.500 personas en Alkotz, a pesar de las intensas lluvias

Alberto Díez de Ulzurrun con uno de los cuencos de cuajada que él mismo elaboró, el domingo  en Alkotz.
Alberto Díez de Ulzurrun con uno de los cuencos de cuajada que él mismo elaboró, el domingo en Alkotz.
p.f.l.
  • pilar fdez. larrea. alkotz
Actualizada 11/06/2013 a las 08:46
No resultó fácil llegar este domingo hasta Alkotz. Varias carreteras secundarias que circundan el valle de Ultzama estaban cortadas por las inundaciones. Los organizadores del Día de la Cuajada ya contaban con que el tiempo no acompañaría, de modo que trasladaron los actos al frontón y habilitaron una carpa en el centro del pueblo.

De esta forma, y pese a la incesante lluvia, la cuarta edición de un evento que se ha hecho un hueco en el calendario, se desarrolló con relativa normalidad y con nutrida asistencia de público. Voluntarios y patrullas de Policía Foral ayudaron a los conductores a aparcar los coches, puesto que las campas estaban inhabilitadas. A pesar de todo, unas 1.500 personas se acercaron hasta Alkotz y se repartieron otras tantas degustaciones de cuajada.

El valle de Ultzama se ha propuesto mostrar las bondades de la cuajada, uno de los productos del valle. Comenzaron hace cuatro años y, en este tiempo, el evento se ha hecho ya mayor. Lo comentaba el domingo Sandra Iráizoz, responsable de la organización, que hacía una valoración muy positiva de la jornada, teniendo en cuenta las condiciones meteorológicas. "La gente ha venido casi en canoa, y es de agradecer porque había varias carreteras cortadas para venir desde Pamplona", apuntaba. Efectivamente, la que une Ostitz y Lizaso, permaneció cortada en Ziaurritz, también lo estaba el tramo entre Larraintzar e Iraizotz.

Sandra Iráizoz subraya la implicación de los vecinos del valle en la fiesta. "El primer año los voluntarios eran casi de la familia y algunos amigos a los que engañábamos y cada vez se unen más colectivos", indicaba. Entre ellos, la asociación de jubilados Denok Bat, que enseño cómo se hacían, antaño, los colchones de lana de oveja. Lo mostraron Asun Iguelz, Carmen Erviti, Crescen Gárate, Inés Tornaría y Gloria Irigoyen. Fue una de las novedades de este año; también la ludoteca instalada en el frontón, y atendida, entre otros, por alumnos de Secundaria, en su objetivo de recaudar fondos para el viaje de estudios. Allí se centró la idea de elaborar un mural, con la imagen de una oveja, a partir de las cucharillas de plástico de las degustaciones de cuajada. No se cumplieron las expectativas en cuanto al tamaño, pero sí el objetivo de concienciación hacia el reciclaje. Alberto Díez de Ulzurrun, de Ventas de Ulzama, mostró cómo se elabora una cuajada tradicional y Florentxo Ciáurriz, ordeñó ovejas a mano.
Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE