Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Inundaciones en Baztan

Rescatan documentos deteriorados tras las riadas de Elizondo

El agua y el lodo inundaron el 4 de julio de 2014 la sede del Juzgado de Paz de la villa

Arriba, un libro de registro de defunciones ya recuperado; abajo, tal y como quedó tras la riada.

Arriba, un libro de registro de defunciones ya recuperado; abajo, tal y como quedó tras la riada.

Cedida
Actualizada 25/03/2017 a las 13:08
  • DN.ES

Una gran avenida del río Baztan, de esas que las personas entendidas calculan que se repiten cada 50 o 100 años, quiso borrar la mañana del 4 de julio de 2014 la historia cotidiana del Valle de Baztan recogida en los archivos del Juzgado de Paz y el Registro Civil de Elizondo.

Una historia aparentemente de segundo nivel, porque no atesora tratados internacionales, documentos regios o sentencias judiciales, pero que resulta imprescindible cuando una pareja casada quiere registrar a su hijo recién nacido, cuando una familia acepta la herencia de un familiar fallecido, o cuando la nieta de un emigrante baztanés solicita la nacionalidad española.

Al igual que ocurrió con varias viviendas, calles y servicios municipales, el agua y el lodo inundaron esa mañana la sede del Juzgado de Paz, ubicada en la trasera de la casa consistorial de Elizondo, muy cerca del cauce del río. Todo su archivo, que se remontaba hasta mediados del siglo XIX, quedó prácticamente arruinado. Una información rutinaria, de nacimientos y defunciones, matrimonios y procesos electorales, notificaciones judiciales o antecedentes penales, pero que resulta valiosa para la ciudadanía baztanesa y los registros administrativos.

La recuperación de estos documentos ha sido un objetivo del Departamento de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, que se ha conseguido mediante el trabajo conjunto de varias administraciones acompañado de técnicas de restauración artesanales. Así, el Consorcio de Compensación de Seguros y el Gobierno de Navarra han asumido con 200.000 euros la financiación de la recuperación del archivo; el Ayuntamiento de Baztan ha dispuesto los medios materiales necesarios; y la empresa madrileña Barbachano & Beny, que colabora con la Dirección General de Cultura, ha llevado a cabo la restauración de los documentos en sus talleres de Cercedilla. Esta restauración y digitalización de los fondos estaba también contemplada en el convenio de colaboración suscrito en septiembre de 2015 entre la consejera de Presidencia, Función Pública, Interior y Justicia, Mª José Beaumont; y el ministro de Justicia, Rafael Catalá.

Una labor compartida en la que también han participado las empleadas del juzgado; personal de los archivos judiciales de Pamplona, implicado cuando sucedieron los hechos en el rescate de los documentos, su secado y posterior limpieza; y vecinos y vecinas de Baztan, que prestaron mobiliario y han facilitado las labores de atención y archivo en el juzgado durante este tiempo.

Desafortunadamente, tal y como predicen los cálculos del Servicio de Economía Circular y Agua sobre el periodo de retorno, una avenida como la de 2014 se presenta de media una vez cada 50 años, y lo que no ofrece ninguna duda es que una riada como la de hace tres años se repetirá en el futuro, más tarde o más temprano, aunque no sepamos la fecha exacta. No obstante, los fondos del juzgado de paz y del registro civil recuperados estarán a salvo en su nueva sede ubicada en la antigua comisaría de la Policía Foral, lugar al que se trasladarán la próxima semana tras el acondicionamiento que ha realizado el Ayuntamiento de Baztan de estos locales, que serán visitados próximamente por la consejera Beaumont.

TODOS LOS DOCUMENTOS, RECUPERADOS

La riada afectó a 138 libros y 97 cajas de documentos manuscritos, mecanografiados e impresos, los más antiguos de 1854. Todos han sido recuperados. En ellos se recogían los nacimientos, matrimonios y defunciones del Valle de Baztan de los últimos 84 años, la documentación de los procesos electorales celebrados desde 1899, y los actos de conciliación, exhortos o conciliaciones dictadas por este juzgado de paz desde mediados del siglo XIX.

Gran parte de estos libros y cajas quedaron sumergidos por el agua y el lodo. Cuando pasó la riada, fueron retirados en un proceso laborioso. Los materiales estaban empapados, por lo que se resbalaban y rompían con gran facilidad. Además, dados los altos índices de humedad y el tiempo transcurrido hasta su completo secado se produjo una proliferación de microorganismos, con un grado de contaminación que variaba desde unas pocas manchas hasta bloques de hojas completamente compactadas por los hongos.

A estos daños se sumaban otros como el desvanecimiento de las tintas que impregnaban los papeles, puesto que eran solubles al agua; las deformaciones que provocó la humedad, con algunos libros doblados y cajas retorcidas; la oxidación de los elementos metálicos que agrupaban documentos, como grapas o clips; y la alteración de las encuadernaciones, que ya no permitían cerrar los libros porque las páginas habían aumentado su volumen por efecto del agua.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra