Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Fiesta

Los obispillos celebraron su particular fiesta de San Nicolás

  • Los jóvenes de Garínoain, Barásoain y Murillo el Fruto revivieron la tradición del día 6 de diciembre

Daphne Martínez, en el centro, vestida de obispilla en Barásoain

Daphne Martínez, en el centro, vestida de obispilla en Barásoain

Alberto Galdona
0
09/12/2014 a las 06:00
  • Alberto Galdona. Zona media
En pueblos como Garínoain, Barásoain y Murillo el Fruto, desde tiempos inmemoriales los vecinos más jóvenes celebran cada año su particular fiesta de San Nicolás en la que un niño del pueblo es designado obispillo.

En Garínoain, Marcos de la Rosa, de 11 años de edad, fue elegido en una reunión celebrada el pasado miércoles en la que se repartieron las cartas de una baraja y el as de oros designó al encargado de representar al obispillo.

Con ese mismo sistema de la baraja, en Barásoain, Daphne Martínez, de 10 años, fue la elegida como obispilla. Acompañada por los quintos, a las 10 de la mañana comenzó en la plaza del pueblo el recorrido por las casas. La llamada a las puertas de los vecinos se complementaba con la interpretación de una canción alusiva a la jornada: “San Nicolás, colorado, obispo fue”. Y después de bendecir la casa, se da a besar la cruz que portan.

Los donativos que se consiguen en este recorrido ayudan a sufragar una merienda y también a contribuir a alguna causa benéfica.

EN MURILLO, EL MAYOR

El mismo protocolo y la misma canción se utilizan en Murillo el Fruto, aunque aquí no hay cabida para la suerte en la elección del obispillo, puesto que el designado es el mayor de los quintos del año, en esta ocasión Alejandro Ortega, de 11 años de edad.

Aquí, además, el protagonista no se viste de obispo como en las anteriores localidades, sino que simplemente se encarga de llevar una réplica de la imagen de San Nicolás en su recorrido por el pueblo. Un trayecto en el que siempre se hace acompañar, además, por los quintos del año y de los años anteriores, así como por un secretario que es el encargado de llevar una bolsa de paño en la que se recogen los donativos de los vecinos.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra