Tafalla

Equilibrios al trote por la Panueva

  • El barrio de la Panueva celebró el domingo la quinta edición de la Carrera Internacional de Burros

Alfonso Jiménez, a lomos del burro Mario Vaquerizo, entrando en la línea de meta. Detrás, Jesús Jiménez, con el burro Jorge Javier

Alfonso Jiménez, a lomos del burro Mario Vaquerizo, entrando en la línea de meta. Detrás, Jesús Jiménez, con el burro Jorge Javier

galdona
0
25/06/2014 a las 06:00
  • b. armendáriz Pamplona
La charanga y unas vallas metálicas estratégicamente colocadas hacían suponer que algo estaba a punto de ocurrir. La gente comenzaba a acomodarse en ambas aceras entre risas y bromas. Al fondo, en la avenida Baja Navarra del barrio la Panueva de Tafalla, estaban los protagonistas de la velada. Ocho burros esperaban su momento de gloria.

Todo el barrio se volcó el domingo con la quinta edición de la Carrera Internacional de Burros. Una tradición que se ha vuelto a recuperar después de caer en el olvido hace unas décadas. Ahora este divertido certamen es una pieza clave de las fiestas del barrio. La única diferencia es que los burros vienen de fuera. "Hace cuarenta años había muchos animales más en las casas y también en la carrera. Ahora los ocho burros que hemos traído vienen de la Hípica Zahorí de Falces, que nos los cede para este momento", explicaba Miguel Valencia, organizador y presentador del evento, quien reconocía que también los jinetes escasean últimamente. "Es difícil montar estos bichos. Duele y cuesta, porque van por donde quieren y son muy tozudos. Si tienes suerte, quizás vayan por donde quieres", advertía. De los ocho animales que llegaron a Tafalla, uno de ellos, bautizado como Potxolo, se quedó sin competir. No había jinete para él.

CAMBIO DE TORNAS

La carrera dio comienzo cuando pasaba un cuarto de hora de las seis de la tarde. Los participantes debían recorrer cerca de quinientos metros, en dos vueltas y media a la calle y después de haber hecho andando una primera ronda de reconocimiento. Ya en ese paseo se intuía la tozudez de los animales. Unos no avanzaban. Otros no paraban. Y alguno más no quería seguir el trazado previsto.

Con el pistoletazo de salida , el burro con nombre Jorge Javier cogió la delantera gracias a los azuces de Ramón Jiménez, que iba sobre sus lomos. En cambio, Doña Rogelia no tenía intención de dar un paso más y a medio camino decidió acortar el recorrido a pesar de los intentos de rectificación de su jinete, Mikel Lucea. Tampoco Mari Equísoain lo tuvo fácil a lomos de Anastasia, que se quedó parada y debió ser tirada por miembros de la organización. En la segunda vuelta, sin embargo, tras una caída sin incidentes, Alfonso Jiménez ganó terreno y se colocó en primer puesto encima del burro Mario Vaquerizo. Puesto que no soltó hasta llegar a la meta. En segundo lugar lo hizo Jesús Jiménez con Jorge Javier. Y en tercero, Adrián Echeverría, con Cándido.

"El año pasado quedé el segundo y Jesús fue primero así que este año ha sido justo al revés", recordaba Alfonso Jiménez, quien reconocía tener cierta experiencia con los burros. "He montado mucho. Mi padre antes tenía varios y también caballos, así que para mí es fácil. Sé guiarlos bastante bien", afirmaba mientras esperaba recibir el premio, una paletilla ibérica. El segundo y tercer premio recibieron sendos lotes de vino.

Tras la carrera, Hípica Zahorí cedió los ocho burros para que los más pequeños montaran en ellos y dieran unos cuentos pasos acompañados de sus padres y miembros de la organización.
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE