Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

CORELLA

La iglesia del Carmen vuelve a lucir el teatrino barroco que se inauguró en el año 1860

Fue donado por el marqués de Bajamar a Andrés J. Sanz, que lo ha restaurado junto a un grupo de colaboradores

  • DN . CORELLA
Publicado el 21/04/2011 a las 01:03
La iglesia del Carmen de Corella vuelve a lucir esta Semana Santa un teatrino barroco tras la restauración que ha llevado a cabo su propietario, Andrés J. Sanz, y un grupo de colaboradores. Está compuesto por lienzos decorados con el que se forma un palacete en tres dimensiones para albergar el Sagrario que guarda la Sagrada Eucaristía de Jueves Santo.
Consta de cortinajes recortados en los lienzos y las partes superiores albergan tres lienzos relacionados con la Eucaristía. El primero de ellos es la Sagrada Cena; el segundo, el Cristo desposado de sus vestiduras; y el tercero las Virtudes Teologales que coronan el frontón del palacete.
Este teatrino fue encargado por los PP Carmelitas en 1860 a Juan José Nieva y Ruiz de Galarreta, pintor corellano casado con María Eugenia Porlier y Miñano, hija de los Marqueses de Bajamar. Este pintor se caracterizó por su abundante obra religiosa en Corella. Destaca la colección de 14 lienzos del Vía Crucis de la parroquia del Rosario, las pechinas de la iglesia de la Encarnación, la decoración de la sacristía de Araceli o los telones que suplieron los retablos desaparecidos de San José, San Pedro Nolasco y San Agustín de la iglesia de la Merced.
Además, pintó la capilla de San José de las Madres Carmelitas, así como la de las Ánimas del Purgatorio que los Marqueses de Bajamar, yernos del pintor, poseen en la iglesia del Carmen.
Este monumento estuvo en uso hasta 1915, cuando los Carmelitas lo vendieron a los Marqueses de Bajamar, quienes lo guardaron y usaron para la capilla de su casa. En 2008, el marqués donó el teatrino a Andrés J. Sanz Fernández, debido a su amistad y a su gran pasión por el arte corellano.
"Lo hemos colocado con el esplendor que tuvo en el culto durante la época barroca en Corella y, en especial, en la capilla para la que se creó", explicó Sanz.
volver arriba

Activar Notificaciones