Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
sucesos

El socorrista que salvó una vida en Tudela

  • Íñigo Martínez Jiménez, de 18 años, reanimó a un niño de 3 años que cayó al agua y estaba inconsciente
  • El niño ya ha sido dado de alta; el socorrista contó con el apoyo de su compañera Miriam Blasco Sada

Íñigo Martínez Jiménez y su compañera Miriam Blasco Sada posan delante de la piscina donde cayó el niño.

Íñigo Martínez Jiménez y su compañera Miriam Blasco Sada posan delante de la piscina donde cayó el niño.

manrique
3
14/07/2013 a las 06:01
Etiquetas
  • jesús manrique. tudela
"Preferiría que no me dieran tanto la enhorabuena y que esto no hubiera pasado". Son palabras del joven socorrista tudelano de 18 años Íñigo Martínez Jiménez, que el miércoles salvó la vida de un niño de 3 años que había caído al agua en la piscina intermedia del complejo Ciudad de Tudela (1,15 metros de profundidad máxima). 

Y es que Íñigo era el hombre del día. En apenas 20 minutos, cinco personas se acercaron a darle la enhorabuena y una mujer le comunicó que había hablado con la madre del pequeño y que ya había sido dado de alta en el hospital. Él, con la colaboración de su compañera Miriam Blanco Sada, fue el 'culpable' de que todo quedara en un susto.

Todo ocurrió el miércoles hacia las siete y media de la tarde. El propio Íñigo recordaba ayer lo ocurrido. "La piscina estaba llena y estaba regañando a otros usuarios cuando nos empezaron a llamar. Yo ya vi al niño fuera de la piscina. Estaba con toda la cara morada e inconsciente. Entonces empecé con la reanimación", recuerda el joven tudelano, que lleva tres años de socorrista, dos en Tudela y uno en Barillas.

La mejor noticia llegó poco después. "Al hacer la segunda maniobra el niño abrió los ojos y al hacerle las dos insuflaciones empezó a llorar y nos relajamos un poco. Lo colocamos en posición de seguridad y poco después vomitó. Había tragado mucha agua. Ahora, gracias a Dios, ya está bien", se felicita el joven mientras sigue recibiendo la enhorabuena de los bañistas, muchos también impresionados por lo ocurrido el día anterior.

De hecho, y según relató el propio Íñigo, cuando el niño reaccionó la alegría se desbordó en la piscina. "Estaba llena y todos empezaron a aplaudir y a darnos la enhorabuena, pero nunca sabes cómo van a salir las cosas. Estoy contento porque el niño esté bien, pero prefiero que no me den la enhorabuena y que no hubiera pasado nada", insiste.

Desde su empresa (Ociosport-Giroa) y su familia también le llegaron felicitaciones. "Llamé a mi madre porque está fuera y me dio la enhorabuena. Y cuando se lo conté a mi abuela no se echó a llorar por las justas", recuerda.

Íñigo también aprovecha para hacer alguna recomendación para evitar estas situaciones. "Lo más importante es no perder nunca de vista a los niños y, si es posible, que los lleven cuanto antes a aprender a nadar", destaca.

Miriam Blasco Sada, tudelana de 19 años que suma dos años de socorrista y compañera de turno de Íñigo el miércoles, también alabó su actuación. "Es el salvador. Él fue quien consiguió reanimarle y yo me dediqué a dar el aviso a emergencias, aunque los teléfonos estaban colapsados. Luego volvió y apoyé en lo que pude tranquilizando a la madre. Tuvimos la suerte de estar cerca", explica.

Curiosamente, Miriam es hermana de Íñigo Blasco Sada, otro joven de Tudela que hace dos años también salvó la vida de un niño que había caído al agua en las piscinas de Ribotas. "Ya me dijo que sigo con su legado, pero la verdad es que estaba asustada, no pude cenar. Impresiona mucho una situación como ésta y más con un niño. Es una impresión muy fuerte y ahora sólo espero que no vuelva a pasar", afirma.
Etiquetas
Selección DN+


  • PATRICIA
    (15/07/13 12:20)
    #3

    totalmente de acuerdo patxi, me parece un trabajo muy sacrificado si lo haces bien pero como en todo hay de todo... Yo me pongo de los nervios cuando veo al socorrista con el whatsapp... y los hay...

    Responder

  • zamarguilea
    (14/07/13 15:17)
    #2

    Héroe, como padre te digo, que no sabes el alcance de tu acción. Le has dado la vida a nene y a sus padres. Mi más grata enhorabuena

    Responder

  • Patxi
    (14/07/13 09:44)
    #1

    Se tiene la impresión de que los socorristas no hacemos nada, regañar a la gente por poner en peligro su seguridad a toque de silbato y poco más. Pero aquí queda demostrado que también salvamos vidas!! Enhorabuena chic@s!! Y además tan jóvenes!! Y a los padres y/o tutores: no quitéis los ojos de vuestros hij@s en el agua, y estad siempre a "tiro de brazo" de ellos..

    Responder


Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra