TRADICIÓN

Corella arropa a San Miguel a pesar de la lluvia

  • Al aguacero se sumó una parada cardiaca  que sufrió uno de los participantes, que fue llevado al hospital

Corella arropa a San Miguel a pesar de la lluvia

Un momento durante la procesión

DN
0
02/10/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • ALBERTO JIMÉNEZ. Corella
Corella celebró el lunes el día grande de sus fiestas en honor a San Miguel, aunque lo hizo con varias incidencias que afectaron al desarrollo de la procesión. La lluvia que empezó a descargar durante el recorrido obligó a suspenderla y también hubo que lamentar una parada cardiaca de uno de los participantes, que fue trasladado al hospital Reina Sofía aunque, inicialmente, estaba estable y consciente.

Como cada año, los corellanos salieron a la calle para acompañar a su patrón. Los actos comenzaron con la salida de la corporación municipal hacia la iglesia de San Miguel con el acompañamiento de la comparsa de Gigantes y Cabezudos y la Banda de Música. Entre las autoridades se encontraba el presidente del Parlamento foral, Alberto Catalán, así como alcaldes de localidades cercanas y representantes de los cuerpos de seguridad. 

Una vez en el templo, se celebró la misa, que estuvo armonizada por el Orfeón Virgen del Villar. Durante la homilía, el sacerdote José Luis Riquelme destacó la fuerza de San Miguel como libertador de los creyentes, y el valor de un pueblo como Corella para tenerlo como protector. "San Miguel es la bandera y el modelo de todo Corella", afirmó.

PROCESIÓN CON INCIDENTES

Una vez concluida la ceremonia, y a pesar de la lluvia que había caído a primera hora del día, los corellanos salieron a la calle para participar en la procesión. Todo fue bien durante el primer tramo, pero cuando los participantes tomaban la calle Mayor para dirigirse al Crucero empezó a descargar la lluvia hasta tal punto que se deshizo el cortejo con la gente refugiándose y con los más previsores protegiéndose con paraguas.

Los porteadores de San Miguel, que se van turnando durante el recorrido, se vieron obligados a acelerar el paso para llegar de nuevo a la iglesia, ya que la procesión se había disuelto por la gran cantidad de lluvia que estaba cayendo.

A pesar de todo, hicieron una parada en la plaza de España, donde el patrón escuchó una jota en su honor.

Pero las incidencias no quedaron ahí, ya que uno de los miembros de la peña El Tonel y también de la Orden de Argenzón que forma parte de la comitiva procesional, Manuel Armendáriz, sufrió una parada cardiaca. Fue atendido por varios médicos y se le trasladó al zaguán del ayuntamiento para evitar la lluvia hasta que llegó una ambulancia para trasladarlo al hospital. Inicialmente, Armendáriz se encontraba estable y consciente.

Mientras tanto, la mayor parte de los participantes en la procesión accedieron al templo de San Miguel por la puerta de atrás de la iglesia, aunque la imagen del patrón, dadas sus dimensiones, siguió dando la vuelta para poder acceder por la puerta principal.

Tras la procesión, entre los corellanos no recordaban cuántos años llevaba la ciudad sin suspender la procesión, ya que, a pesar de que en alguna edición sí había llovido durante la jornada, nunca coincidió con la recorrido de San Miguel por las calles de la ciudad. 
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE