MÚSICA

Jotas con acento ucraniano en Castejón

  • Victoria Holyk nació en Ternópil (Ucrania) el 28 de julio de 2001 y se trasladó a Castejón con su familia hace 4 años

Victoria Holyk Holyk, ucraniana y residente en Castejón, integrante de la Escuela de Jotas local

Victoria Holyk Holyk, ucraniana y residente en Castejón, integrante de la Escuela de Jotas local

e. morancho
0
28/06/2014 a las 06:00
Etiquetas
  • enrique morancho Castejón
La jota, canto tradicional y símbolo de Navarra, cuenta desde hace tres años con una joven admiradora ucraniana de 13 años que ha encontrado en este canto la facilidad de adaptación a su nueva situación en la localidad ribera de Castejón. Como alumna de la Escuela de Jotas, y bajo las órdenes de Maribel Muñoz, Victoria Holyk Holyk -Vika- se ha convertido en una jotera más, admirada y querida por todos sus compañeros.

Holyk -con nacionalidad española- nació en Ternópil (Ucrania) el 28 de julio de 2001. Hija única, llegó a Castejón en 2010, localidad en la que vivió su madre varios años antes. En la actualidad cursa 6º de primaria en el colegio público Dos de Mayo de Castejón.

De Holyk sorprende su madurez para razonar sus experiencias vitales y el interés por conocer todo lo que sea folclore navarro. Y es que no se conforma con estudiar e interpretar la jota, sino que también forma parte del grupo de danzas local Txirrinta. Además, ha sido premiada en el concurso parroquial de piropos a la Virgen del Amparo.

SIN CONOCER LA JOTA

A su llegada, Holyk desconocía la tradición jotera que había en Navarra, pero pronto surgió su interés hacia estos cantos cuando presenció algunos recitales en fiestas y en celebraciones. Pidió permiso a su madre y a su familia, que en un primer momento se mostró un poco escéptica. Aun así no pusieron ninguna traba y permitieron a Vika entrar a formar parte de la escuela de jotas de la localidad. Ahora están encantados de que cante jotas junto al resto de compañeras.

Holyk confesó que aún hay alguna expresión en español que se le resiste, pero que esto no le impide cantar las piezas a la perfección. "El idioma lo domino bien y el texto lo memorizo rápido. Quizás sea el estilo y la entonación que la profesora quiere que le dé a esa jota en concreto lo que me resulta más difícil. Lo que hago es escuchar cantar la pieza a otros joteros más experimentados y grabarla. Luego la ensayo tantas veces como haga falta para darle mi propio estilo", explica.

En el último festival de fin de curso que ofreció la Escuela de Jotas de Castejón, Holyk entonó sola una jota con profundo significado para la localidad, con gran arraigo ferroviario. La pieza se titulaba Que jaleo lleva el tren, y recibió una gran ovación de sus vecinos.

Holyk reconoció estar nerviosa cada vez que pisa un escenario. "Cuando el público aplaude lo primero que siento es un gran alivio porque, quieras o no, se hacen muchos nervios antes de salir. Después ves que la gente te aplaude y piensas, pues lo habré hecho bien. También sientes una gran satisfacción por comprobar que todo el esfuerzo de los ensayos ha valido la pena", señala.

A pesar de su juventud es consciente de la situación que vive su país de origen. "Sé que Ucrania está al borde de una guerra civil. Algunos veranos vuelvo a Ucrania a visitar a mi familia y me alegro de que vivan bastante lejos de los principales focos del conflicto", comentó.
Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE