Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Urbasa se llenó hasta la bandera por el Pilar

  • En el raso de la sierra se llenaron los cinco aparcamientos, mientras bares y restaurantes del valle no daban abasto

Imagen de la noticia
Una vista del balcón de Pilatos del otoño pasado. ARCHIVO/MONTXO A.G.
Imagen de la noticia
El cámping Bioitza el miércoles. DN
  • R.A. . ESTELLA
Actualizada 14/10/2011 a las 00:03

Con 21.000 hectáreas de parque natural nunca será cierto que en Urbasa no quepa un alfiler, pero el pasado miércoles, festividad del Pilar, esta aseveración estuvo más cerca que nunca de cumplirse. Vecinos y propietarios de negocios de restauración coincidían ayer en que nunca habían conocido una avalancha de visitantes tan masiva. Un único día de fiesta en un otoño con tintes veraniegos fue la combinación explosiva que desbordó a los negocios locales.

Las aglomeraciones comenzaron pronto, hacia las 10.30 horas de la mañana, cuando en Baquedano comenzó a presentirse lo que se avecinaba. En poco tiempo los espacios habilitados para el aparcamiento se llenaron y los coches comenzaron a invadir no sólo el casco urbano, sino algunos caminos agrícolas cercanos a la zona del Nacedero del Urederra, de manera que los agricultores no podían acceder con su maquinaria a las fincas. A petición de vecinos y agricultores la Policía Foral envió dos patrullas a Baquedano, que se encargaron de cortar, regular y ordenar el caos circulatorio. Entre las 12 y las 13.30 el acceso a Baquedano estuvo cerrado.

Mientras esta medida sirvió para aliviar la presión sobre esta pequeña localidad de 150 habitantes, al mismo tiempo recondujo a parte de los turistas más hacia arriba en el trayecto de la NA-718. En Améscoa Baja la afluencia de turistas también fue muy grande, con complicaciones de aparcamiento y tráfico, así como bares a rebosar.

Picos de visitantes

A partir del mediodía el flujo de tráfico se desplazó hacia la cima de la sierra, a la zona entre el balcón de Pilatos y el punto de información del parque natural. En los cinco espacios de aparcamiento habilitados en este entorno, desde el párking de Surgaina hasta las plazas junto al centro de información, los huecos estaban completos. Los senderos balizados dentro del parque estaban tan transitados que algunos optaron por caminar campo a través para esquivar el gentío. Aunque el atractivo de la sierra de Urbasa es estable durante todo el año, también es habitual que haya picos en los que el número de visitantes se multiplica, algo que suele suceder en dos fechas típicas, el 15 de agosto y el 12 de octubre. Sin embargo, entre los profesionales que atienden al turismo en la zona la opinión era unánime. "Nunca había visto tanta gente". Esta misma frase salió de los labios de Erkuden Olmedillo, que atiende el cámping Bioitza junto con Javier Aldaz. Este fue uno de los establecimientos que se quedó sin existencias a la hora de la comida y que no se vio superado por las peticiones de tantos clientes. "Aunque habíamos preparado tanta cantidad como en los mejores días de verano no hemos podido dar abasto", explicaba ayer.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE