Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
EMPLEO

Un acuerdo de flexibilidad evita la mayoría de los despidos en Vresa

  • El expediente incluye el cese del centro de trabajo de Andosilla, por lo que se reubican los 6 trabajadores afectados

Imagen de la noticia

Una imagen de la cantera de Vresa en Murieta, uno de los seis centros de producción. MONTXO A.G.

0
Actualizada 12/01/2012 a las 02:40
  • R. A. . ESTELLA

Después de dos semanas sentados en la mesa de negociación, un acuerdo de flexibilidad ha conseguido evitar la mayoría de los 11 despidos que planteaba la dirección de la empresa Canteras y Hormigones Vresa y a la que se oponía la plantilla de 32 empleados repartidos en seis centros de trabajo en Navarra en Murieta, Bearin, Andosilla, Tafalla, Liédena y Beriáin.

En la asamblea celebrada el pasado lunes, los trabajadores aceptaron por 19 votos a favor y 10 en contra una segunda versión del expediente que reduce las once extinciones iniciales a tres, de las cuales una se produce con contrato de relevo y otra se concreta en una baja voluntaria.

Además, en el compromiso sellado se incluye una mejora económica para las indemnizaciones, que además del mínimo de 20 días por año con un máximo de 360 días se incrementará con 5.000 euros lineales para los tres trabajadores despedidos.

El documento recoge también el cese de la actividad en el centro de trabajo de Andosilla, lo que hará necesario reubicar a los seis empleados del mismo.

Dado el fuerte descenso de pedidos y producción que lleva sufriendo la empresa vinculada al sector de la construcción desde el inicio de la crisis, el ERE tiene una doble vertiente, ya que el resto de la plantilla, 29 personas, se verá afectada por una regulación temporal con una aplicación máxima del 50% de las jornadas hasta el 31 de diciembre de 2012. Entre los frutos del acuerdo está una mejora de las condiciones de partida, ya que la empresa complementará al 100% las vacaciones y la percepción de una de las pagas extraordinarias. Además, a los jubilados parciales no se les aplicará la suspensión.

Un esquema elástico

Todo ello se debe en gran medida a las condiciones de flexibilidad pactadas para la aplicación de la regulación, que se organiza de forma rotatoria para los distintos tipos de empleados, desde los responsables de hormigón y áridos a los plantistas y transportistas de los dos tipos de producto. De esta manera, aunque estén regulados, siempre existirá un cupo de trabajadores en situación de disponibilidad por si la evolución de los pedidos requiriese su incorporación inmediata. Asimismo, podrán enviarse los trabajadores de una planta a otra en función de las necesidades de producción de cada una. La representación sindical en Vresa está compuesta por tres delegados repartidos entre UGT, CC OO y ELA.

Con esta fórmula, la empresa encara el año 2012 con un horizonte de mayor estabilidad. Participada por el grupo Cetya y Cementos Portland, Vresa ha registrado pérdidas en los años 2008, 2009 y 2010, mientras que para el ejercicio que acaba de cerrar se daba por supuesto el mantenimiento de los números rojos.

La fuerte crisis que afecta al sector de construcción, tanto en su vertiente de obra pública como de vivienda ha mermado significativamente el volumen de trabajo de la empresa, que mantenía abiertos hasta ahora seis de los siete centros de trabajo que ha tenido: dos canteras en Murieta y Bearin, tres fábricas de hormigón en Beriáin, Tafalla y Liédena y la gravera de Andosilla, que ahora cerrará.

Una cascada de expedientes

Con la llegada de 2012 se confirman los temores de que los expedientes comienzan a tomar un cariz de efecto "cascada". Los indicios venían apuntándose antes y de hecho, el número de empresas que han recurrido a regulación temporal en el entorno más cercano a Estella desde el mes de octubre son cinco, la mayoría de ellas de pequeño tamaño, con una previsión de periodos de inactividad prolongados. En total, suman 65 trabajadores más en regulación. El caso más significativo es el de Taicolor de Artavia, que antes de finalizar 2011 ha visto autorizado un nuevo ERE de suspensión temporal que afecta a un total de 38 trabajadores. El periodo de aplicación es de seis meses y durante el mismo se podrán reducir hasta el 25% de las jornadas. Taicolor recurrió a una primera regulación temporal en 2009 y al año siguiente hubo de recortar su plantilla en doce empleados.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra