Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

"Los rojos zumaques", voz de los que amasaron silencio

  • La estellesa Olaia Sánchez González ha grabado un corto basado en el fusilamiento en 1936 de su bisabuelo

Imagen de la noticia
Olaia Sánchez González, con la carátula de su cortometraje. MONTXO A.G.
  • M.M. . ESTELLA
Actualizada 11/01/2012 a las 00:03

Olaia Sánchez González, de 25 años y natural de Estella, sí sabía que su bisabuelo Cirilo Salsamendi Luquin había sido fusilado en 1936 en Lácar (Yerri) por pertenecer a UGT. De lo que se enteró por casualidad fue de la fecha: un 12 de septiembre. Precisamente el mismo día que nació ella hace 25 años. "En mi familia sí hablaban de él pero me ocultaron este dato. Cuando le pregunté a mi abuela porqué me contestó que no quería que mi cumpleaños fuera un día emborronado con recuerdos tristes".

Se enteró en Ibiricu (Yerri) a donde el año pasado acudió para participar en unas jornadas culturales y allí, en una pantalla grande, venían los nombres de todos los fusilados en el valle con la fecha en la que murieron. "No dije nada en casa. Después me fui a vivir a México, me involucré en un documental sobre música callejera y regresé para presentarlo. De vuelta a casa fue cuando la idea de hacer un cortometraje tomó cuerpo. Lo hablé como mi amigo fotógrafo Ion Reguera un martes y al sábado siguiente ya estábamos rodando", dice esta joven que tras cursar grado superior de Sonido y hacer un máster en post producción de audio, estudió la carrera de Imagen y Sonido. Ahora acaba de abrir una productora en México, donde de momento ha fijado su residencia

Amigos y familiares

Era el mes de octubre cuando todo se puso en marcha echando mano de amigos y familiares. Ella misma se ocupó del guión y de protagonizar la historia real de este descubrimiento que ha titulado Los rojos zumaques. Su amiga Alba Etxarri Chasco también figura como confidente en el cortometraje y en el papel de fusilados aparecen otros cinco conocidos: Manolo Chamosa; Egoitz Fraile; Iker Chasco; Andrés Jiménez y Alejandro Garijo.

Además contó con la ayuda de dos amigos músicos para interpretar los acordes compuestos por ella misma, Pantxo Corio e Iker Chasco. Y también con la de su familia, sus padres Josetxo Sánchez Salsamendi y María Puy González Alén; su hermano Mikel, su tíos María Ángeles y Jesús Sánchez Salsamendi y, en un papel estelar, su abuela Puy Salsamendi Mújica, de 81 años.

Ella hace de hilo conductor de esta historia recordando delante de la cámara las vivencias de aquellos años. "De su padre sólo hablaba en casa, pero no se atrevía a rememorar el pasado en público. Se fió de mí y yo sentí que le abría el camino para sacar todo lo que llevaba dentro. Afloraron recuerdos, como que mi bisabuela se quedó viuda, con otro hijo fusilado y cinco a los que alimentar trabajando como una burra. Y tuvo que aguantar en silencio las bromas, a veces macabras, de algunos. Había un hombre que siempre que la veía le apuntaba con el dedo a modo de pistola".

Los quince minutos en los que se resume esta historia se presentaron en la casa de cultura de Estella el pasado 30 de diciembre. "Para mí fue muy emotivo porque después de verlo muchas personas que también habían guardado silencio compartieron sus vivencias de aquellos años. Además acudió el poeta Gregorio Armañanzas que escribió sobre el tema en Los rojos zumaques de Estella, de quién tomé el título. Y sobre todo me hace mucha ilusión cuando ahora me paran jóvenes en la calle para decirme que invitan a sus abuelos a que les cuenten cómo vivieron aquellos días".



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE