Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Los ediles de Abárzuza donan sus retribuciones a proyectos del pueblo

El dinero irá a una cuenta del Ayuntamiento y el primer proyecto se enfoca al ocio de la población de 10 a 14 años

  • M.P.A.. ABÁRZUZA
Publicado el 23/09/2011 a las 01:04
Los corporativos de Abárzuza volverán esta legislatura a la situación que se vivía en la mayor parte de los ayuntamientos navarros antes del 2003, cuando la Comunidad Foral se convirtió en la primera de España en legislar una contribución para los ediles a la que se acogen ahora el 100% de los municipios. Los encargados de gestionar el gobierno local a lo largo de estos cuatro años lo harán gratis, sin percibir compensación económica alguna ni como una cantidad fija ni en función de la asistencia a las sesiones. Lo que les hubiera correspondido según la aportación del Gobierno de Navarra, que da un dinero fijo en función del tamaño del consistorio, lo donarán a proyectos para el pueblo.
Cada consistorio decide cómo paga a sus ediles y, a lo largo del verano, el BON (Boletín Oficial de Navarra) ha publicado los acuerdos tomados sobre este reparto por los distintos ayuntamientos. Abárzuza hizo lo mismo y el pleno dio el visto bueno a abonar 500 euros al mes al alcalde, José María Ros Antona, y 90 euros a los concejales por cada una de los plenos a las que acudan. En total, a lo largo de todo el año, la cantidad percibida desde las arcas forales para este concepto se eleva a 16.000 euros.
El dinero seguirá llegando , pero no lo utilizarán ni el primer edil ni sus compañeros de la coalición independiente Elkea, que obtuvo seis de los siete sillones del salón de plenos en los comicios del 22 de mayo. Los euros que entren se ingresarán a lo largo de toda la legislatura en una cuenta a nombre del Ayuntamiento, que irá decidiendo después su destino
Para casi 600 vecinos
El grupo en el gobierno de este municipio de casi 600 habitantes distante a diez minutos de Estella ha concretado ya la primera iniciativa con un dinero que prefiere no dedicar a gasto corriente sino a actuaciones que aporten un plus a la vida cultural y educativa de su localidad. Son ideas que la falta de recursos propios y de ayudas en momentos muy complicados por la crisis harían inviables de otro modo. La renuncia a las retribuciones en esta segunda mitad del año, desde que tomaran posesión en junio, va a rondar los 8.000 euros, es decir, la mitad del total que corresponderá a cada ejercicio. Un sector de la población, la veintena de vecinos que tiene entre 10 y 14 años de edad, tres cuadrillas de chavales del pueblo, se beneficiará de este primer proyecto.
Su tiempo libre preocupa a los padres y la corporación no se ha quedado ajena a ello. Para los pequeños, hay ludoteca. Para los mayores de esta edad, bajeras y bares. Con el otoño encima, era hora de pensar de qué manera llenar el ocio del resto y la solución ha llegado con el dinero de José María Ros y sus compañeros. Las que hubieran sido sus retribuciones permitirán contratar monitores que trabajarán con ellos los fines de semana en un local de la iglesia utilizado mediante un acuerdo con la parroquia. Cuando el frío ya no permita pasar las horas en la calle, en este centro joven encontrarán actividad organizada con personal a su cargo.
Reunión para informar
El alcalde, José María Ros, explica que quieren poner en marcha proyectos que repercutan en el interés del pueblo y que irán decidiendo a partir de ahora. Entre ellos se piensa, por ejemplo, en arreglar el camino del cementerio.
En una fecha por concretar de primeros de octubre, la agrupación Elkea convocará a los vecinos a una reunión en la que se les informará de la actualidad municipal y de los proyectos que se proponen llevar a cabo. Entre las novedades, la aprobación de una ordenanza que recupera el trabajo en auzolán para espacios comunes que pueden ir desde la colaboración para arreglar un camino a pintar el frontón.
Una condición previa para formar parte de la listaA sus 67 años y jubilado como funcionario del Ayuntamiento de Pamplona, José María Ros Antona pensó que, cerrada su vida laboral, era el momento de iniciar una nueva etapa ahora como protagonista de la actividad municipal. Economista y natural de este pequeño municipio, dijo adiós en el año 2009 a tres décadas al frente del organismo autónomo de las escuelas infantiles de la capital navarra. El pasado mes de mayo encabezó la lista de la Agrupación Electoral Elkea, a la que pertenecen seis de los siete ediles de la actual corporación.
"Entre todos -señala Ros- debemos hacer que nuestros pueblos mejoren". Ya antes de las elecciones, como un criterio plasmado en el propio programa electoral, planteó que el no cobrar retribuciones por el trabajo como ediles era condición imprescindible para formar parte de la lista. "Era algo que todo el que decidió formar parte de la candidatura ya sabía de antemano, así que lo que hicimos fue aplicarlo cuando accedimos al Ayuntamiento de Abárzuza. Lo percibimos del Gobierno de Navarra, pero no es para nosotros. Nuestra idea es que no se destina a arreglar farolas o jardines sino más bien a la cultura", añade José María Ros.
Sólo cuando alguno de los ediles afronte algún gasto por una obligación municipal, podrá abonársele luego la cantidad asumida. Salvo estos pagos que se aprobarán únicamente en casos concretos, el total de esas retribuciones se quedará en la cuenta del consistorio. Junto al alcalde, forman este grupo municipal de independientes Francisco Azcune López, José Antonio Orbaiceta Zudaire, Blas Esteban Astarriaga Corres, Isaac Díez Álvarez y Pedro Jesús Torrano Urabayen.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones