Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
ANALES DEL REINO DE NAVARRA

Hija de Miramamolín

0
Actualizada 14/01/2012 a las 00:03
  • Mª INÉS SAINZ/ÁNGEL ELVIRA . MENDAVIA

Crecían los rumores en la cristiandad de que el Rey Sancho el Fuerte pretendía casarse con la hija de Miramamolín Abu Jacob. Era cierto, pues aquella infanta se enamoró de tal modo del rey de Navarra que pidió a su padre permiso para casarse con él.

Por ambas partes el aviso de tal boda fue mal recibido. El Rey don Alonso de Castilla, fue el más ofendido por ello, ya que veía que el navarro aumentaría su reino y sus riquezas con la dote de la novia. Incluso acudió al Papa para notificarle que don Sancho hacía favores y préstamos a los moros, por lo que el Santo Padre envió a su sobrino, el Legado en los Reinos de España, para avisarle que cesara en aquellos tratos. Abú Jacob, por su parte, hacía ver a su hija la gran inconveniencia de aquella boda y la diferencia de costumbres y, sobre todo, de religión de su amado. Ella, con una increíble terquedad respondía a su padre que se bautizaría y que con su conducta se ganaría el favor de sus súdbitos y, que si no llegaba a casarse, estaba dispuesta a morir.

Tras largo tiempo esperando que su hija entrara en razón sin conseguirlo, el padre consintió en la boda, dándole como dote su reino en España y la cantidad de dinero que don Sancho fijara a voluntad. Para firmar los contratos llegaron a Navarra embajadores moros magníficamente vestidos, con gran pompa y magnificencia. Don Sancho emprendió viaje a África en el año 1198 para arreglar las condiciones y recibir a la novia. Pero el desembarcar encontró que Miramolín Abu Jacob había muerto, tomando el gobierno un hermano suyo que anuló el matrimonio. Tras otro cambio de gobierno, volvió don Sancho a África a recibir a la novia y fue apresado. Por fin, tras otro cambio recuperó el reino un hermano de la novia, que le permitió volver a Navarra, lleno de riquezas, pero sin boda.

Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra