Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Ayuntamientos de Tierra Estella temen por su liquidez si se recorta el fondo

  • El problema se agrava en consistorios que no cuentan para suplirlo con remanente de tesorería disponible

Imagen de la noticia
Dos personas caminan frente a la fachada principal del Ayuntamiento de Estella en una imagen tomada ayer por la mañana. MONTXO A.G.
  • M.P.A.. ESTELLA
Actualizada 20/09/2011 a las 01:01

La noticia de que el reparto del fondo de transferencias corrientes a las entidades locales podría sufrir en este último trimestre del año un recorte del 30% ha disparado las alarmas en el personal que trabaja en las áreas de Hacienda e Intervención de los ayuntamientos. Ante los técnicos municipales se abriría una complicada recta final del año sin una cantidad procedente del Gobierno de Navarra que se destina sobre todo a gasto corriente. Con esta partida presupuestaria, que se percibe trimestralmente y redondea otras fuentes de ingresos como tasas e impuestos, se cuenta para financiar desde los salarios de las plantillas hasta el alumbrado, la calefacción, el teléfono y distintos imprevistos. Todo aquello que un ayuntamiento ve básico para su funcionamiento cotidiano.

La situación inquieta especialmente a aquellos consistorios que no cuentan con remanente de tesorería -la cantidad sobrante y pendiente de gasto del presupuesto del 2010- y temen por ello quedarse sin liquidez en esta recta final del año. Quienes sí lo hacen podrán echar mano de este disponible, pero renunciar a cambio a inversiones previstas que el remanente iba a hacer posible. ¿Cómo harán el ajuste? Secretarios e interventores de distintas localidades de Tierra Estella expresan en estas líneas su preocupación por un recorte que el vicepresidente Jiménez adelantó la semana en el Parlamento. "En el último trimestre del año -anunció- los ayuntamientos navarros podrían recibir un 30% menos de lo que esperaban cobrar".

Sin liquidez ni préstamos

Las dudas se dan estos días por igual en ayuntamientos de grandes y pequeños municipios de la merindad. "Nos vamos a encontrar sin liquidez de aquí a final de año y sin posibilidad de acceder a préstamos al no poder endeudarnos. No se si son conscientes de lo que supone quitarnos un 30% de la noche a la mañana y en cosas que no se pueden reducir porque no puedes quedarte sin luz ni agua y tenemos que seguir pagando las nóminas", subraya uno de los técnicos consultados. "Hay que decir exactamente lo que conlleva el fondo para ayuntamientos con muy pocos recursos. Da para vivir. Y va a ocurrir lo mismo que si a una pensión de 1.000 euros le quitas 300", añade uno de los funcionarios consultados.

En otro de los 72 ayuntamientos de la comarca, en este caso por debajo de la barrera de los mil habitantes, se habla de una decisión que les dejaría "a los pies de los caballos", sin poder financiar ningún tipo de inversiones ni acudir tampoco al préstamo. "Antes de este recorte deberían pensar en otras medidas, como reducir el plan de inversiones a obras de reconocida urgencia. Pero dejarnos sin esa partida, unido al umbral de endeudamiento supone que en algunos casos pueda haber problemas hasta para afrontar las nóminas", indica.

La bola se engorda en localidades en las que, a los gastos corrientes ordinarios, se suma el mantenimiento de instalaciones y servicios puestas en marcha en anteriores legislaturas al ritmo que crecían las licencias de obra con el boom de la construcción. "Se hicieron muchas cosas en tema de instalaciones deportivas o de educación, pero ahora hay que pagar su funcionamiento día a día", argumentan desde uno de los ayuntamientos.

En opinión de otro de los técnicos municipales consultados, se trata de cifras muy importantes para unas arcas locales que se resienten también de la caída en la recaudación vía ICIO (Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras) y de una morosidad en aumento en las contribuciones. "Lo único que están haciendo es trasladar el problema a los municipios que tienen ya los números muy ajustados. ¿Cómo lo vemos? Muy preocupados, sobre todo por saber si es una reducción puntual o la van a aplicar al fondo del próximo ejercicio. Nos apretaremos el cinturón como podamos pero, sin liquidez y teniendo que garantizar las nóminas, acabará, por ejemplo, habiendo retrasos en los pagos a proveedores", avanza el mismo técnico.

¿Y en futuros ejercicios?

"No nos vemos ante una situación deseable, ni mucho menos, pero una reducción del 30% limitada al último trimestre del año no va a suponer demasiado para este ayuntamiento. Siendo conscientes de la situación económica de las arcas forales, es un esfuerzo que puede afrontarse. El problema grave sería que dicha reducción la aplicasen para futuros ejercicios", subrayan en uno de los ayuntamientos consultados.

Con este argumento -la inquietud sobre todo ante la pérdida de parte de esta vía de ingresos para el conjunto de todo un año- coinciden en esta área municipal de otra población. "Nosotros tenemos remanente de tesorería este año, así que podríamos recurrir a ello si hiciera falta para el gasto corriente y no afectaría a las nóminas. Pero, si seguimos así y se decide ampliarlo al 2012, nos lo vamos a comer todo. Eso en nuestro caso, que disponemos de una partida a la que acudir aún dejando otros proyectos. No todos los pueblos están igual y va a haber serias dificultades para algunos", explican.

Un dinero según los habitantes y otros criterios

Con la ley foral de Haciendas Locales de Navarra como marco legal, las transferencias corrientes se distribuyen entre ayuntamientos y concejos mediante una fórmula de reparto que atiende a "criterios de justicia y proporcionalidad". ¿Cómo se miden? Tomando como base los índices de población, el gasto, la capacidad económica, los recursos propios y los servicios públicos que se prestan en cada entidad local.

En atención a esta circunstancia -el hecho de contar con dotaciones también para poblaciones del entorno- Estella ha reclamado en distintas ocasiones una carta de capitalidad que reconozca su condición de cabecera de comarca. Algunos de los actuales corporativos pusieron de nuevo el tema sobre la mesa en la reunión mantenida el pasado jueves en el consistorio con el consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, Roberto Jiménez. En el mismo encuentro, se abordaron las inversiones previstas para proyectos ya aprobados del plan de infraestructuras locales, la principal de ellas las escaleras de Juan de Labrit.

La posibilidad de recortar ese 30% que Roberto Jiménez avanzó el pasado día 14 de septiembre en el Parlamento afectaría, por tanto, al último reparto del fondo para este año. Si se computa sobre las transferencias corrientes de todo el ejercicio 2011, que en el caso de Estella ascienden a cuatro millones, uno por trimestre, supondría una rebaja del 8%.

LAS CIFRAS

El recorte en Estella. ¿A cuánto asciende el recorte del 30% en la recta final del año? En Estella, la cabecera de comarca con 14.000 habitantes, la cantidad correspondiente para este último trimestre sería en un presupuesto normal de 1 millón de euros. Aplicar esa reducción, supone dejar de ingresar algo más de 300.000 euros.

Otros ejemplos. Las cantidades que los consistorios tendrían que descontar de sus cuentas oscilan entre los 50.000 euros de un pequeño municipio o los 90.000 y 100.000 que se calculan ya en algunos por encima de los mil vecinos.



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE