Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

FIESTAS DE LODOSA

El toro ensogado deja un puntazo y caídas en su tercera salida

  • La cuarta salida, la de las seis y media de la tarde, se saldó sin incidentes y sólo hubo que atender a un corredor

Imagen de la noticia
Los integrantes de la peña de Lodosa por el toro sujetan la soga del toro rodeado de corredores que respetaron las distancias. MONTXO A.G.
Imagen de la noticia
A falta de vallados, las columnas del ayuntamiento sirvieron de barrera para algunos aficionados. MONTXO A.G.
Imagen de la noticia
Momento en que el toro salía ayer por la mañana del cajón. MONTXO A.G.
  • M.M. . LODOSA
Actualizada 18/09/2011 a las 04:04

La tercera salida del toro ensogado de Lodosa en las fiestas de la Virgen de las Angustias que comenzaron este viernes se saldó con un puntazo y caídas. El protagonista involuntario de este parte de incidencias fue el lodosano Oier Martínez Barandalla, de 20 años, que recibió el puntazo en el abdomen en la zona del barranco del Abad. Primero le atendió Cruz Roja a pie de calle, que le trasladó hasta el centro de salud de la localidad. Allí, aunque vieron que la herida era pequeña y no presentaba peligro, optaron por derivarlo al hospital de Estella para evitar infecciones.

Además, también fue necesario llevar hasta el recinto sanitario a un joven de 30 años que presentaba un fuerte esguince en el tobillo a consecuencia de una caída. En cambio, por la tarde, con la cuarta salida que comenzó a las seis y media de la tarde, Cruz Roja sólo atendió a una persona que presentaba una pequeña herida en la cabeza.

Como era de prever en fin de semana , miles de personas se desplazaron hasta la localidad para presenciar este antiguo ritual al que nadie sabe poner fecha. "Desde que tengo uso de razón había toro ensogado y mi padre tampoco hubiera sabido decir a cuando se remonta", apuntaba Pablo Sala Gorricho, de 77 años.

Ayer por la mañana fue Donosito, un ejemplar de 590 kilos el encargado de continuar con el ritual que comenzó a las 11.30 horas con una salida limpia y una carrera hacia la parte baja de Lodosa, en la zona de la carretera que une la localidad con Cárcar. El grupo de sogueros de la peña Lodosa por el Toro que le siguió durante la poco más de media hora de carrera por las calles apenas tuvo que emplearse.

"Ha estado bien y el animal era noble, lo que ha permitido ver bonitas carreras. Pero era inevitable que se pusiera nervioso cuando había menos espacio o veía mucha gente a su alrededor", apuntaba uno de los sogueros, Jesús Abadía Molina, de 18 años.

El recorrido lo marca el animal ya que la única valla colocada es en el tramo junto a las gradas cerca del edificio consistorial y donde se produce la salida. Así, es el propio movimiento del gentío que rodea al astado el que avisa de su cercanía. Eran las doce menos cinco cuando el grupo de corredores irrumpía en el Paseo donde un autobús con un viaje de jubilados se quedaba interrumpido. Pero el toro se quedó por las calles paralelas hasta que los sogueros lo llevaron camino del camión.

Lo más difícil

Llegaba entonces el momento más complicado para ellos, introducirlo en el remolque. "Es lo más difícil, y hay que colocarse detrás de los cuartos traseros y guiarlo con el rabo. Por la parte de atrás, los toros no tienen fuerza, pero se puede revolver y encararse", decía David Campo Magallán, de 29 años y de la Peña Lodosa por el Toro. Ayer hizo un pequeño amago, pero para las doce y veinte ya se iba hacia ala plaza de toros para descansar.

"Este ha sido sencillo. Más miedo da el de la tarde que ya ha salido en otras ocasiones y está más sabido que otros", avanzaba Carlos Marzo Cidoncha. Pero Sementero, de 550 kilos y de la ganadería del Pincha, se limitó a seguir su recorrido sin embestir a nadie. Hoy, el toro ensogado sumará su quinta salida a las 13.15 horas, más tarde de lo habitual por celebrarse la procesión en honor a la Virgen de las Angustias. La sexta cita se producirá a las seis de la tarde y ambas arrancarán junto a las gradas ubicadas cerca del edificio consistorial. Y momentos antes, los "naranjitos" guiarán a los visitantes para dejar seguros sus vehículos.

Los vecinos también velaron por el astado

"Aquí la gente está muy concienciada en que no hay que maltratar al animal y evitar también así situaciones peligrosas. Cuando alguien lo citaba o le tocaba, todos le increpábamos", apuntó Silvia Ramírez Morentin, de 31 años y una de las corredoras habituales del toro con soga. "Aquí se vive mucho y yo venía desde que tenía ocho años con mi padre. ¿Miedo? No, creo que es más bien respeto".

Alberto Biarge Estévez, de 26 años, también es otra de las caras fijas en este peculiar encierro lodosano. "Acudo desde que tenía 16 años y si uno es prudente no es peligroso aunque siempre puede haber algún percance. Yo el que más disfruto es el del viernes, cuando estamos sólo los de casa y se puede estar dentro del recorrido con holgura. Hoy y mañana (ayer y hoy para el lector) hay demasiada gente en la calle para mi gusto".



volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE