Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

SUCESOS

El alcalde de Allo muere de un fallo cardiaco trabajando en el consistorio

  • El pleno decretó ayer tres días de luto y la teniente de alcalde, María Ángela González, le sustituirá temporalmente

Imagen de la noticia
Las banderas del Ayuntamiento de Allo ondean desde ayer a media asta con crespón negro. A la derecha, Fernando Sainz Aldaba. R.A.
  • D.N. . ALLO
Actualizada 06/10/2011 a las 13:50

El alcalde de Allo, Fernando Sainz Aldaba, de 52 años, casado y con una hija, murió ayer a causa de un fallo cardiaco mientras trabajaba en el Ayuntamiento. Fue el primero en llegar a la casa consistorial, poco antes de las nueve y desde allí telefoneó al alguacil, José Luis Esparza López, que se reunió con él pocos minutos después. "Hacia las nueve y diez entré en el Ayuntamiento. Estábamos los dos solos. Me dijo que no se encontraba muy bien y se sentó en un sillón. Sin embargo, no se le veía mala cara y se lo comenté. Entonces se dirigió al baño y yo me mantuve atento. Una vez allí, oí que emitía sonidos extraños y entré. Me lo encontré apoyado en la pared, casi en el suelo. Enseguida supe lo que pasaba y avisé al 112. Mientras tanto, le fui dando masajes cardiacos y haciendo la respiración boca a boca", explicaba ayer el empleado municipal.

Las asistencias médicas llegaron con toda celeridad, en menos de cuatro minutos. "Actuaron muy rápido y en un primer momento parecía que iba a salir, pero finalmente no pudieron hacer nada". Durante más de 45 minutos los equipos médicos, dos ambulancias y el médico y la ATS del consultorio local, intentaron la reanimación sin éxito. El funeral tendrá lugar hoy a las 18 horas en la parroquia de Allo. Fernando Sainz Aldaba, que pertenecía a la formación independiente Allo Siempre Allo (ASA), estaba convaleciente de una operación por una dolencia cardiaca congénita que se le practicó el pasado 13 de junio, aunque se estaba recuperando de forma satisfactoria.

Pleno extraordinario

La noticia se extendió por la localidad de poco más de mil habitantes en pocos minutos y todos los concejales a los que las ocupaciones laborales se lo permitieron acudieron rápidamente al Ayuntamiento. De hecho, a la una se celebró un pleno extraordinario con la ausencia de un sólo edil, en el que se decidió decretar tres días de luto oficial, en los que las banderas del Ayuntamiento ondearán a media asta. En el primero de los puntos del acta de la sesión se acordaba transmitir las condolencias de todos los corporativos a la familia y reconocer y agradecer la dedicación de Sainz Aldaba en estos años al pueblo de Allo. Temporalmente, el testigo de la alcaldía lo tomará la actual teniente de alcalde, María Ángela González Alonso, hasta que se tome una decisión definitiva. Ayer el ánimo de los concejales no les permitía afrontar con serenidad decisiones de trascendencia para el futuro.

Fernando Sainz Aldaba llegó a la política municipal en la legislatura anterior, en la que completó sus primeros cuatro años como alcalde, que renovó el pasado mes de junio. En la fase inicial de su primer mandato tuvo de afrontar el gobierno de una localidad azotada por las tensiones internas, en la que los plenos habían de producirse bajo la vigilancia de la Policía Foral para impedir enfrentamientos. En los últimos años la convivencia había mejorado, aunque la concurrencia de cuatro grupos políticos (tres de ellos independientes), dejaba entrever la pervivencia de varias corrientes políticas contrapuestas.

El mandato de Sainz Aldaba estuvo marcado además por la austeridad económica necesaria en una localidad que había afrontado la construcción de una residencia geriátrica municipal que se terminó hace cuatro años y que aún no ha abierto sus puertas. En la primera legislatura del alcalde de ASA se terminaron las obras y se consiguió una aportación económica del Gobierno foral para enjugar parte del déficit generado por la edificación.

En el capítulo de inauguraciones, la más importante fue la apertura de la variante de la localidad, una infraestructura que después traería más de un quebradero de cabeza al alcalde, ya que tras la apertura ocurrieron varios accidentes que obligaron a la reseñalización. La declaración de un brote de gripe A en verano de 2009 o una inundación importante en primavera de 2010 fueron algunos de los sucesos imprevistos que pusieron a prueba su capacidad de reacción.

Un hombre serio y concienzudo

Electricista de profesión, Fernando Sainz Aldaba había dedicado gran parte de su trayectoria laboral a Volskwagen, fábrica automovilística en la que trabajaba. Amante del deporte, en especial de la pelota, vivía pendiente de la vida familiar. En el Ayuntamiento, sus compañeros de grupo alababan su gran dedicación. "Era un hombre muy serio, que llevaba el Ayuntamiento en la cabeza las 24 horas al día. Siempre trató además de actuar con justicia y ecuanimidad, sin favoritismos", describía Montse Aedo, una de sus compañeras de grupo. El resto, no encontraba ni palabras. Visiblemente afectado estaba el socialista Victoriano Luquin, que fue teniente de alcalde de Sainz Aldaba entre 2009 y 2011, merced a un pacto de legislatura que no se ha producido tras las últimas elecciones. "Todavía no nos lo acabamos de creer". Era un sentimiento compartido por los empleados municipales que ayer se encargaron de recibir numerosas condolencias telefónicas e incluso flores que llegaron al Ayuntamiento.

Etiquetas


volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE