Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca

Cuando música y vino se saborean al unísono

  • Pamplona, Los Arcos y Dicastillo serán los escenarios de las tres próximas sesiones que están programadas

Imagen de la noticia

Fernando Sánchez Giménez y Pedro Bujanda Cirauqui en un viñedo de Tierra Estella. DN

0
Actualizada 27/09/2011 a las 00:04
Etiquetas
  • R.A. . ESTELLA

¿A qué sabe un blues? ¿Tiene retrogusto de especias o de frutos silvestres? ¿Cómo se tararea un vino blanco? ¿A ritmo de calypso o de balada? Música y vino no hacen una pareja insólita, ni mucho menos. Quizá solo un tanto original, porque no es frecuente que la armonía musical se integre en un curso de cata como forma de expresión para subrayar la personalidad de cada caldo.

De esta idea nacen las "musicatas", un tipo de sesión ideada por dos vecinos de Tierra Estella en las que oído y paladar trabajan al unísono. El músico Fernando Sánchez Giménez, nacido en Sabadell pero residente desde hace años en Estella, y el enólogo oriundo de Nazar Pedro Bujanda Cirauqui han maridado estas dos disciplinas para ofrecer una experiencia diferente.

La pasión musical es el nexo de unión entre ambos, ya que Bujanda además de ingeniero agrónomo es vocalista del conjunto Voces Navarras y también estudiante de música. De la relación con su profesor, Sánchez Giménez, que toca el saxofón, clarinete y flauta y forma parte de varios grupos, nació la idea de las musicatas. "Fue a raíz de una fiesta que se hizo en un club de jazz de Logroño, con una cata de diez vinos y un disc jockey que ponía música disco de los 70 y 80. Comentamos la idea de unir música y vino, aunque no en esa dirección. Actividades con los dos elementos ha habido muchas, incluyendo conciertos en bodegas seguidos de catas, pero una propuesta en la que los dos elementos estuviesen estrechamente ligados, no conocíamos ninguna", apunta Sánchez.

Como buen profesional de la vinicultura, Pedro Bujanda comenzó a ver las posibilidades de que la música en directo crease una atmósfera que envolviese el vino y potenciase sus sabores. El nuevo tándem debutó bajo el nombre Notas de cata el 10 de abril de 2010 en Barasoain, a lo que siguió un segundo paso en la casa de la juventud de Estella con motivo de las fiestas de San Andrés del año pasado. Otras cuatro sesiones han venido después, más las cuatro que están programadas. Esta trayectoria ha permitido probar a fondo la fórmula. "La estructura de todas las sesiones , de unas dos horas de duración, es muy parecida. Normalmente se realiza una cata de cuatro vinos, un blanco, un rosado y dos tintos con diferente grado de crianza. Alguna vez, dependiendo de la localidad, se ha añadido un pacharán", explica Bujanda, que es quien explica a su compañero las características especiales de cada caldo para escoger el tema adecuado para acompañar la cata de ese vino.

Cada uno con su ritmo

Así, los blancos van con "bossa nova" y los rosados se animan con calypso, mientras que el blues o la balada se emplean para contextualizar diferentes tipos de tinto. "Es curioso, pero se ve como el ánimo de la audiencia va cambiando con la música y los diferentes ritmos. Incluso si después de una balada se hace una cata de pacharán a un ritmo rápido de funky el ambiente vuelve a cambiar por completo", indica Sánchez.

Aunque las sesiones les proporcionan compensación económica, no se trata tampoco de la actividad principal de ambos colaboradores, que han encontrado en las "musicatas" una fórmula para enseñar, trabajar y, al mismo tiempo, pasar un buen rato. "Ójala saliesen más, porque pasamos un rato realmente agradable haciéndolas. Y la respuesta del público hasta ahora ha sido muy buena", valora Bujanda.

El calendario de compromisos se va llenando en los meses de otoño

Después de un arranque algo tímido, este otoño, quizá por ser la época relacionada con la vendimia, el calendario de "musicatas" se ha animado notablemente. Hasta ahora el grupo había realizado seis (en Barasoain, Estella, Azagra, Los Arcos y dos en Viana), mientras que otras cuatro están en ciernes. La siguiente será en Pamplona, organizada por el consejo regulador de la DO Navarra, con un aforo excepcionalmente elevado de 50 personas (lo normal es no sobrepasar las 30), para la que no hay entradas desde hace más de una semana. "Como miembro del grupo de formadores de la denominación la acogida de este curso me ha dado una especial satisfacción", comenta Bujanda. Con un formato más habitual están previstas otras tres catas en Tierra Estella, dos de ellas con fecha y lugar, ya que serán en la casa de la villa de Los Arcos el 15 de octubre a las 19 horas y en el centro cultural de Dicastillo el 19 de octubre. Más adelante también está prevista otra cita en el contexto del programa de Tierras de Iranzu, un consorcio en cuyo ámbito coexisten varias bodegas y un productor de pacharán. Esta última "musicata" todavía no tiene fecha ni lugar de celebración.

Etiquetas
Selección DN+



Comenta el contenido
Tu opinión nos interesa Tu opinión nos interesa

Rellena el siguiente formulario para comentar este contenido.






(*) Campo obligatorio

Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra